Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Café Tacuba: del lado del sol, pero con un pie (y la cabeza) en la luna

La banda mexicana se presenta hoy en el Gran Rex, pero antes hace un repaso de su trayectoria, el momento político, sus promesas y cómo llegó a Jei Beibi, su último disco, que la ubica más cerca de la luz

Jueves 07 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Los cuatro fantásticos del rock mexicano bajan de sus habitaciones con una sonrisa y su habitual generosidad. Llegaron hace apenas unas horas a Buenos Aires, después de un vuelo de catorce horas desde su México natal, con escala y espera en Panamá. Ninguno pudo dormir siquiera una siesta, pero aquí están con su mejor cara para afrontar un día de entrevistas con la prensa argentina. "Al menos esta noche van a dormir bien", se los consuela. "Bueno, no sé, es que nos gusta mucho venir a Buenos Aires y disfrutamos tanto de la noche que tienen aquí que ya veremos".

"Meme" Del Real, Rubén Albarrán y los hermanos Rangel, Joselo y Quique en un momento de adultez y confirmación musical
"Meme" Del Real, Rubén Albarrán y los hermanos Rangel, Joselo y Quique en un momento de adultez y confirmación musical. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

Los Café Tacvba están de vuelta en la ciudad de la furia para presentar, esta noche, en el Teatro Gran Rex, su último álbum, Jei Beibi, el primero que el grupo más grande del rock latino después de Soda Stereo graba como artista independiente y el primero también en la era Trump, que tanto parece afectar a su México querido. "Recién en unos años se van a notar los cambios", dirán durante la entrevista.

Pero los Tacvba nunca adhirieron al estilo panfletario en sus creaciones y las canciones de Jei Beibi hablan del tiempo, de la actualidad y de las circunstancias que rodean a sus cuatro integrantes -aquí, como en los Beatles, todos componen y suman al menos un par de temas por disco-, pero sin por ello apartarse de la poesía que los trajo hasta aquí ni del espíritu bailable incrustado en el centro de su ADN.

De allí que Jei Beibi pueda abrir con un tema para la pista de baile como "1-2-3", que busca luz en una situación dramática como la desaparición forzada de 43 estudiantes en Ayotzinapa, tres años atrás ("Jei Beibi, no quiero que seas un número más", cantan). O, como cuenta el mismo Joselo Rangel, que les lleguen videos de niños bailando o cantando en festivales escolares un tema que persigue el significado de la muerte como "Futuro", el primer simple del álbum, lanzado el 1º de enero de este año. "Nos seguimos sorprendiendo de las reacciones del público ante nuestras canciones. Es realmente increíble y mucho más en casos como este, cuando la canción trata una temática tan fuerte", dice Joselo, sentado en el lobby de un coqueto hotel en Palermo.

Cerca de cumplir 30 años de carrera, los Café Tacvba parecen haber encontrado el equilibrio justo entre sus inquietudes existenciales, su natural introversión y la continua búsqueda de nuevos caminos que los guíen a lugares hasta aquí no explorados.

"Creo que en este disco transitamos los dos senderos, porque sigue existiendo nuestra parte introvertida, y no es de extrañarse, considerando la edad que tenemos y las vivencias que hemos tenido como personas, pero también es cierto que hay algo más hacia afuera. Definitivamente es un disco más fresco, más optimista", dice Quique Rangel.

A su lado, su hermano Joselo admite que la palabra optimismo, en ellos, "es rara", pero "algo de eso hay en este disco. En el cuestionamiento de la vida, el saldo tiene una expectativa más positiva que en El objeto antes llamado disco, que es un disco más denso, más encerrado. Una canción como «1,2,3», que aborda una temática tan cruda como la que vivimos en México, está encarada desde una manera mucho más esperanzadora, conscientes incluso de decir si vamos a tocar este tema, la temática de la desaparición, y la violencia, no hay que hacerlo de manera tan directa. La idea fue que fuera sutil y que pudiera infiltrarse en la cultura pop. Infiltremos esta idea en una canción pop, para que haya una repercusión mayor, en lugar de hacer una canción que pueda ser críptica o panfletaria".

En su último disco, la banda más grande de México confirmó su capacidad creativa
En su último disco, la banda más grande de México confirmó su capacidad creativa. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez

De un año a esta parte, cuando la charla con artistas mexicanos atraviesa la realidad de su país, el tema Donald Trump resulta ineludible y de los cuatro músicos es Meme el que arriesga un análisis sobre la situación. "A un año todavía no son tan palpables los cambios que sí se van a notar en unos años. Existe en México una necesidad, al menos eso percibo yo, de buscar en qué momento se va a tropezar Trump. Lo que todos están esperando es que en cualquier momento lo destituyan, pero creo que eso no va a pasar. Puede incluso, como cualquier presidente norteamericano, hacer un período de ocho años". Quique acota: "Los tiene a todos muy felices". Y Meme continúa: "Lo que sí ya es claro es que a México están regresando muchas personas. Si estás en la ciudad todavía no te das cuenta, pero ya he escuchado muchos casos de gente que está buscando trabajo, cuando tal vez antes trabajaba en los Estados Unidos de jardinero, ganando buen salario y ahora vuelve y no encuentra nada. Se están partiendo muchas familias y pienso que la parte humana es lo más inmediato. Lo único que rescato de esta situación es que cuando asumió Trump muchos mexicanos se pusieron a mirar hacia dentro, qué hacer por nuestro país. Estábamos muy acostumbrados a depender del Tratado de Libre Comercio, a ser los principales clientes de los EE.UU. y ahora eso no va a ser así. Entonces es como que hay una conciencia acerca de eso y se intentará replantear la situación para depender menos de esa relación".

Grito de libertad

Por primera vez en su carrera, Café Tacvba es hoy una banda independiente, pero, lejos de levantar banderas, los músicos aseguran que es la consecuencia de los tiempos que vive la industria. "No es algo que buscáramos", dice Quique. "Terminó el contrato con Universal y vimos la posibilidad de seguir con ellos o con alguien más, pero las condiciones como se presentaban literalmente nos orillaron a decir: «Tomemos esto por nuestra cuenta». También se hizo muy evidente que iba a ser mejor para estos tiempos en los que las compañías de discos ya no tienen por qué funcionar como bancos que te proporcionan fondos, como consejeros artísticos que te dicen cómo llegar a un público, cuando esa brecha se ha ido acortando entre las redes sociales y contando con gente como Gustavo Santaolalla, que artísticamente siempre ha estado ahí junto a nosotros, más allá de nuestro vínculo con la compañía".

El músico y productor argentino estuvo con Café Tacvba desde su primer álbum, editado en 1992, y su relación se extiende hasta este Jei Beibi, que el mismo Santaolalla calificó como el mejor disco de los mexicanos. "Una de las cosas que más me gustan de trabajar con Santaolalla es que él hace una evaluación externa de nuestras canciones, sin importar la relación de amistad que tenemos desde hace tantísimos años", dice Joselo. "Recuerdo que cuando estábamos preparando el disco Sino, le mandamos ocho canciones que para mí estaban bien para empezar a trabajar y él nos dijo que no, que todavía nos faltaba trabajo, que regresáramos al estudio. Fue muy fuerte y yo hasta me enojé. Pero tenía razón. La siguiente etapa de canciones fueron superiores a lo que le habíamos mandado. A lo mejor uno no tiene el respeto, el cariño, la admiración o lo que sea por una persona que llegue y te diga que tu trabajo creativo no es tan bueno, que puedes dar más. Pero con él siempre ha sido así".

Clásicos y modernos, retro y vanguardistas, electrónicos y folklóricos, los Café Tacvba supieron asimilar los cambios a su alrededor y reinventarse más allá de los años transcurridos. De allí que, más allá de pisar la línea de los 50 años, continúen interesados en actualizar su "sistema operativo". "En estos días es necesario hacer un cambio de hábito, un cambio de ideas, de chip. Elementos como las redes sociales pueden ser naturales para las nuevas generaciones, pero para nosotros no. Pero lo interesante para mí no es solamente cómo se comunica, sino cómo afecta la parte creativa. Y percibo que hay algo de eso en este álbum. Creo que en El objeto antes llamado disco estábamos, sin querer queriendo, hablando de esta cuestión: ¿qué vamos a hacer y cómo nos vamos a comportar? Veíamos claro el cambio y hoy día no es lo mismo que ayer. Tienes que estar muy atento y pendiente, y eso demanda tiempo y energía".

-Por último, vi que finalmente dejaron de incluir su hit "Ingrata" en los conciertos...

Joselo: -Sí, pero no fue una cosa así tan consensuada, de hecho surgió acá, en la Argentina, en una entrevista [N. de la R.: realizada por Humphrey Inzillo, en noviembre del año pasado, en LA NACION]. A Rubén le hicieron una pregunta directa sobre esa canción y después en una tocada él dijo que no se sentía a gusto cantando ese tema.

Meme: -Y luego en Twitter nos enteramos de que ya no la íbamos a tocar, ja ja... Para eso sirven las redes sociales también.

Joselo: -Tal cual, fue así. De repente me empezaron a llegar preguntas y porqués, y se hizo algo tan grande que me encantó. Me gustó porque fue algo que ni lo planeamos ni lo pensamos ni nada, básicamente es Rubén diciendo que no quería cantar esa canción. Pero lo que generó se me hace muy importante. No tanto si la tocamos o no. Es algo que la sociedad quiere dialogar de alguna manera o debería dialogar. Es lo que estamos viviendo con todo lo que está saliendo a la luz en términos de violencia de género. Meme escribió esa canción en otro contexto y no tenía ese cometido, pero el mundo está cambiando y hoy esa canción tiene otra lectura.

Playlist personal

¿Qué está escuchando cada uno?

Rubén Albarrán

"De lo último me encantan los Meridian Brothers, pero también estoy escuchando a Celia Cruz, un disco llamado Santero. Me gustó mucho el disco La alianza profana, de Dengue Dengue Dengue, y escucho mucho a Julián Carrillo, un músico mexicano que desarrolló el sonido trece. Además, estoy escuchando a Isao Tomita: ese disco maravilloso The Planets".

Emmanuel "Meme" Del Real

"Estuve escuchando a Arcade Fire, porque los vi en vivo en medio de la gira en los Estados Unidos, y últimamente estoy descubriendo, por decirlo así, a Neil Young".

Joselo Rangel

"Me gusta mucho el rock argentino y estuve escuchando mucho el último disco de Él Mató a Un Policía Motorizado. Y también a Mi Amigo Invencible, que me encantan. Además, estoy empezando a escuchar música clásica, en especial Chaikovski. La forma en que se toca el violín en sus piezas es como si se tratara de Hendrix o Jimmy Page".

Quique Rangel

"Me gusta buscar nueva música en ciertos sitios y blogs de reseñas, y hace poco ingresé a una plataforma de música en streaming. Ahora mismo estoy escuchando el nuevo disco de Beck y el último de Charlotte Gainsbourg".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas