Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juramento

Sergio Suppo

SEGUIR
LA NACION
Jueves 07 de diciembre de 2017
0

Si la idea es llamar la atención, lo están consiguiendo. Aunque importantes, los juramentos de los senadores y diputados nunca lograron escapar de la gris formalidad de los actos institucionales. En los últimos años, las ceremonias han ganado el efímero interés que provoca la sorpresa por la sorpresa misma. Jurar por la Constitución con la mano en la Biblia es un clásico en desuso. La excepción de quienes limitaban su juramento a mentar "a la patria" es también un lugar común.

Ayer, en Diputados, hubo una nueva versión de juramentos, corregida y aumentada. A los que renovaron la versión de encomendarse a los desaparecidos de la dictadura o sus héroes políticos se sumaron los que juraron para que liberen a Milagro Sala y por la memoria de Santiago Maldonado. Jorge Antonio Romero (Juntos Podemos Más), diputado por Corrientes, dijo al jurar: "Y por los 44 tripulantes del ARA San Juan, para que vuelvan con vida". El salteño Martín Grande (Cambiemos) agregó un "por que los delincuentes nunca más gobiernen este país". Nicolás del Caño (Frente de Izquierda de los Trabajadores) remató su larga lista de dedicatorias encomendándose a "los pueblos oprimidos del mundo".

Todo muy emotivo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas