Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detuvieron a un ex policía, jefe de seguridad de la feria Urkupiña

Estaba prófugo desde agosto y respondía a Enrique Antequera

Jueves 07 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

En Urkupiña, una de las tres ferias del complejo La Salada, nadie quería caer en las oficinas "AA" y "101". Allí, según la Justicia, eran llevadas las "mecheras" y los arrebatadores detenidos por el "ejército paralelo" de Enrique Antequera, uno de los reyes de ese mercado que movía millones de pesos cada semana. Ayer quedó detenido el jefe de esa "policía privada" que aplicaba la ley de La Salada. Juan Manuel Arturo Louzán estaba prófugo desde agosto pasado. Cercado por los investigadores se presentó en los Tribunales de Lomas de Zamora.

Con este ex policía bonaerense, que hasta 2004 revistó en la comisaría de Villa Barceló, Lanús, son 17 los sospechosos detenidos en la causa conocida como La Salada II.

Este ex uniformado, que fue exonerado de la fuerza de seguridad provincial por su presunta vinculación con un secuestro, será indagado hoy como supuesto organizador de una asociación ilícita que era encabezada por Quique Antequera, uno de los capos de La Salada, junto a Jorge Castillo, administrador de la feria Punta Mogote.

Al momento de presentarse en los Tribunales de Lomas de Zamora, Louzán afirmó que era inocente y que se había mantenido prófugo por decisión de sus anteriores abogados, a quienes despidió para contratar a un nuevo letrado.

"Las cosas no son como las están contando. Yo me vengo a entregar porque voy a probar que no tengo nada que ver con la causa de asociación ilícita", dijo el acusado segundos antes de ser esposado por los policías que custodiaban el edificio judicial, en Larroque y Camino Negro.

A partir de los elementos reunidos por el equipo de investigadores judiciales coordinado por el fiscal general adjunto Sebastián Scalera se habría determinado que a las oficinas "AA" y "101" eran llevados los ladrones sorprendidos en Urkupiña por alguno de los 40 custodios que formaban parte de la agencia de seguridad privada que dirigía Louzán.

Allí, como si se tratara de una comisaría, a las "mecheras" y a los "punguistas" les confeccionaban un legajo con fotos y datos personales, como si fuese un prontuario policial. Durante los allanamientos, los investigadores secuestraron 60 carpetas con imágenes de los arrebatadores "sumariados".

Louzán sostuvo que no correspondían a Urkupiña las imágenes que se difundieron cuando fueron detenidos Jorge y Adrián Castillo, en las que aparecían mujeres que eran sometidas al escarnio público luego de que las descubrieran robando en la feria. Sin embargo, fuentes judiciales indicaron que había grabaciones en las que se registraron situaciones similares en aquellas oficinas de Urkupiña.

Si bien operaba en La Salada, la empresa de seguridad que supuestamente comandaba Louzán estaba radicada en Ezpeleta. Figuran como titulares de dicha firma Luis Nelson Dávalos y su hijo, ambos ex policías -Federal y bonaerense- y actualmente detenidos, junto a integrantes de la barra brava de Boca Juniors.

A pesar de no tener autorización legal del Estado para ceder la portación de armas de fuego a su personal, todos los custodios recorrían la feria con revólveres.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas