Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El romance de dos ex presidentes que vuelven a la Cámara alta

Rodríguez Saá y Cristina sellarán una alianza política, pero en bloques separados

Jueves 07 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

"¡Se ha formado una pareja!" El latiguillo forjado por Roberto Galán en su recordado programa Yo me quiero casar, ¿y usted? calza a la perfección para describir el nuevo matrimonio político que protagonizarán Cristina Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá en el Senado.

No los une el amor, sino el rechazo a Mauricio Macri y la posibilidad de convertir ese nicho opositor en una plataforma de lanzamiento, desde la cual intentarán reflotar sus proyectos políticos en 2019.

Cristina Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá en la ceremonia de jura de Senadores
Cristina Kirchner y Adolfo Rodríguez Saá en la ceremonia de jura de Senadores.

La alianza será táctica y sólo se verá reflejada en el recinto de la Cámara alta -como ocurrió la semana pasada, en la ceremonia de jura-, a partir de la sintonía opositora de sus discursos y en la coincidencia a la hora de votar en contra de los proyectos del Poder Ejecutivo. No habrá cohabitación en un mismo bloque, por lo que Cristina y el Adolfo deberán pelear por separado por sus espacios de poder en el Senado. Será un matrimonio por conveniencia, con camas y bienes separados.

La primera señal de la alianza la dio el diputado Andrés Larroque, quien subió el miércoles pasado a Twitter una foto de Cristina y el Adolfo juntos, cuchicheando, en la sesión de jura. Remata la imagen con la frase: "Acá empieza todo".

La confirmación llegó desde la otra vereda. Los dos ex presidentes trabajarán en tándem, al menos durante el año próximo, como oposición al macrismo, aseguró a LA NACION un estrecho colaborador del puntano. Otra señal de convivencia es la integración al despacho de la futura senadora María Eugenia Catalfamo, compañera de fórmula de Rodríguez Saá, del ex asesor del vicegobernador de Santa Cruz Pablo González.

La convivencia entre los hermanos Rodríguez Saá y el kirchnerismo nació como una unión transitoria electoral en San Luis. El gobernador Alberto Rodríguez Saá se vio en la necesidad de apelar a la "unidad" del peronismo para enfrentar a Cambiemos. El Alberto sacrificó su orgullo y rindió sus armas en el Instituto Patria ante la misma Cristina Kirchner que había retaceado fondos a San Luis durante su presidencia.

De hecho, el Adolfo fue quien le dio refugio en su Interbloque Federal a los senadores peronistas (Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero y Sonia Escudero) que se vieron forzados a dejar el bloque del FPV por su oposición a consagrar con fuerza de ley la resolución 125.

A priori, no parecen muy claros los beneficios para Adolfo Rodríguez Saá de renovar la alianza con Cristina Kirchner. Su acercamiento a la ex presidenta estuvo a punto de aislarlo de sus compañeros del Interbloque Federal, grupo que seguirá unido sólo por la necesidad de sumar número a la hora de pelear el reparto de cargos en la Cámara y en las comisiones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas