Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maximiliano Meza, el actor de reparto que ahora es una pieza clave

El ex jugador tripero vive su mejor momento en Independiente; versátil, rinde en varios puestos

Miércoles 06 de diciembre de 2017 • 23:31
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Meza la tomó de volea y puso el 2-1
Meza la tomó de volea y puso el 2-1. Foto: LA NACION / Mauro Alfieri

Cuando Maximiliano Meza juega bien, Independiente juega bien. Cuando el ex futbolista de Gimnasia se pierde en la cancha, deambula y no encuentra la pelota, Independiente luce gris. Meza es la usina de fútbol, el hombre que puede actuar en varios puestos -enganche, doble cinco, lateral derecho- y en todos juega bien. El circuito ofensivo rojo pasa necesariamente por él: en algún momento, Meza toca la pelota. Inventa. Elige el mejor pase.

Y en algún momento, como este partido de ida ante Flamengo, Meza define y es capaz de convertir. Como luego de la corrida de Ezequiel Barco. Vio la pelota en el aire y no lo pensó dos veces: remate de primera y al primer palo para conseguir el segundo gol de Independiente.

El de este primer capítulo de la final de la Copa Sudamericana fue otro gran rendimiento suyo. Una actuación que sirve para reafirmar que desde hace un buen tiempo se junta en la mesa de los caudillos futbolísticos del equipo dirigido por Ariel Holan. Aunque haya llegado con perfil bajo en septiembre del año pasado, ahora es un jugador total e imprescindible. Con Holan en el banco, Meza encontró su lugar en el mundo rojo. ¿La razón? Sumó sacrificio. Respuestas. Talento. Goles.

El entrenador no se queda solamente con la faceta ofensiva de Meza. Sabe que puede resolver en espacios reducidos y encontrar al compañero mejor ubicado. Pero Holan redobla la apuesta: en los últimos meses, Meza sumó ida y vuelta a su juego. Dinámica. Marca. Puede definir en el área rival y volver a toda velocidad para que el equipo no esté descompensado. Puede, incluso, dar una mano al mediocampista central o a un lateral en problemas. Esa cuota extra de sacrificio completó su repertorio. Y es una de las razones que lo vuelven imprescindible en la formación titular.

La irregularidad que mostró cuando estaba Gabriel Milito -su primer DT en Independiente- quedó en el olvido desde que Holan dirigió un par de entrenamientos con el plantel. Meza se ganó la confianza del nuevo cuerpo técnico y ya no salió del equipo.

Además de por su despliegue, Meza es uno de los más precisos del plantel con los pases. Pasa por su mejor momento desde que llegó al club e Independiente lo disfruta. Más allá de lo que ha influido Holan en su desarrollo, Meza tenía ese talento. Era cuestión de darle confianza y ponerlo en una posición que sintiera. Aunque tardó en acomodarse, el jugador que cumplirá 25 años la próxima semana entendió la lección. Se sacrificó por él y por su equipo. Y pasó de actor de reparto a protagonista principal.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas