Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Misión: la pausa perfecta

Los días de semana, el almuerzo no debería ser solo un trámite: esa hora que corta el día bien puede convertirse en un momento para descansar el cerebro, dedicarte tiempo a vos y volver al resto de la jornada con actitud y energía renovadas

Jueves 07 de diciembre de 2017 • 09:17
0
No tenés idea el peso que puede tener un buen recreo de mediodía en tu rutina
No tenés idea el peso que puede tener un buen recreo de mediodía en tu rutina.

La imagen clásica es bastante triste. Un oficinista aburrido, comiendo directo de su tupper, sentado en su escritorio y mirando de reojo la computadora. En pleno almuerzo, pero sin realmente disfrutarlo ni desconectarse del todo, aún rodeado del contexto laboral y hasta con la posibilidad de que pase su jefe y le encargue una nueva tarea. Y la imagen no solo es triste, también es poco sana. Porque no hay jornada de trabajo que pueda ser realmente productiva sin un mínimo recreo y descanso para la mente. Y porque la comida es energía, y es tan importante lo que ingerimos como de qué forma y a qué tiempos lo hacemos, para que verdaderamente surta su efecto en nuestro organismo. A continuación, entonces, una pequeña guía para que tu hora del almuerzo se convierta en un momento tan preciado como productivo.

Conocé tus alrededores

Antes que nada, tenés que hacerte a la idea: esa hora te pertenece y, más allá del mucho trabajo que tengas, es importante que te la tomes. Reducirla a media delante de la computadora puede hacerte ganar más tiempo para terminar ese informe que tenés que entregar, pero a la larga va a restarte calidad de vida y hacer que llegues más cansado al final del día. Entonces, no tengas culpa de hacer el corte.

Dicho esto, lo primero que deberías hacer es inspeccionar los alrededores de tu lugar de trabajo. Ir tomando nota mental de los distintos lugares de comida, prestar atención a las recomendaciones de tus compañeros y chequear los servicios de delivery que llegan hasta allí. Y en el caso de que elijas esta última opción o seas de los que prefieren llevarse comida de su casa, empezá a buscar lindos lugares donde comer ese almuerzo. Si estás por el Microcentro, por ejemplo, en estos días primaverales vale la pena acercarse hasta la plaza San Martín para comer entre el verde y los cantos de los pajaritos. O si querés sumar unas cuadras más de caminata, la Reserva Ecológica puede ser el escape perfecto para sentirte a años luz de la rutina.

Y en esta clásica zona de oficinistas, algunas recomendaciones gourmet. Para los amantes del sushi, In & Out Sushi conjuga piezas de calidad y muy frescas con un servicio extrarrápido, que permite armar el combo que quieras, siempre al mismo precio. "Cualquier variedad de sushi, arrolladito primavera, ensalada y bebidas vale lo mismo. Elegí y armá tu almuerzo sin recurrir a la calculadora", tientan desde el local. Aunque para los indecisos siempre hay combos recomendados ya armados. También en plan de platos livianos que no requieran una supersiesta luego, valen la pena las ensaladas de Dean & Dennys, que ofrecen variedades como Caesar, Pasta Salad y Tuna, con lomitos de atún. O, un poco más hacia Recoleta, la cocina siempre fresca de la chef Jessica Lekerman en Möoi, cuyos wraps, sándwiches y ensaladas son una gran opción para cortar el día, plenos de ingredientes frescos y muchas veces también orgánicos e integrales.

Y un dato: si querés optimizar el tiempo, hay muchos lugares que también permiten take away, y basta llamar un rato antes y hacer tu pedido para que lo tengas listo cuando pases (de camino a algún lindo espacio verde).

Otro tipo de corte

Otro corte posible para el día es reservar turno para un buen masaje
Otro corte posible para el día es reservar turno para un buen masaje.

Pero la comida no es lo único que puede brindarte sensación de descanso y relax. También podés usar esa hora de corte para hacer algo que te haga bien, como ir al gimnasio o darte un masaje o hasta hacerte las manos o los pies. Si bien va a implicar que luego sí debas comer tu almuerzo en tu escritorio, mentalmente va a significar un enorme respiro que te va a inyectar nueva energía para seguir con tus tareas.

En Vibraforma, por ejemplo, en apenas 20 minutos podés lograr resultados equivalentes a dos horas seguidas de ejercicio. Sucede a partir de trabajar sobre una plataforma vibratoria sobre la que se realizan ejercicios de entrenamiento funcional, combinación con la que se genera una mayor respuesta de los músculos. Todo sucede siempre con profesores a cargo que van armándote rutinas acorde a tus necesidades.

Para los interesados en mejorar sus técnicas de golf, en tanto, un hotel de lujo en Microcentro esconde The Green Club, un increíble simulador que te va a hacer sentir que estás en cualquiera de las mejores canchas del mundo. Allí podés elegir contratar un profesor para que te ayude con tu swing y estilo en general o simplemente ir a tirar pelotas y analizar los datos métricos de tus tiros. Una vez que termines, también podés comer ahí un almuerzo rápido, o pasar por el pro shop para tentarte con algún ítem con el que completar tu bolsa de palos y equipo.

Y para los que no quieren hacer nada más que poner la mente en blanco, puede ser el tiempo perfecto para un masaje de esos que te dejan caminando sobre nubes. En Casa Lindao, por ejemplo, el masaje Body Express insume una hora y media e incluye una exfoliación corporal, una máscara con fango y una humectación de cuerpo. El Anti Age Facial, en tanto, requiere el mismo tiempo y promete una revitalización biológica de la piel de rostro y escote, un tratamiento intensivo de recuperación celular en cara y cuello y una recuperación de la luminosidad del cutis. O si no, en 1:10 hs. es posible hacerse el Spa Asiático, que incluye una exfoliación corporal, un masaje con cañas de bambú y aceites templados y una terminación con toallas calientes. O tomarse una hora para el Spa Hawaii II, un masaje hawaiano realizado con kiwis y esencias de naranja, melisa y jazmín, que aportan vitaminas y principios activos que relajan el cuerpo y dejan la piel suave y espléndida.

Del modo y con el fin que sea, esta escapada debe tener una única misión: retornar a la oficina renovado y listo para encarar con productividad la segunda mitad del día.

Verdaderos oasis

Los hoteles de lujo son verdaderos oasis dentro de la ciudad, ideales para alejarse de la rutina por una hora
Los hoteles de lujo son verdaderos oasis dentro de la ciudad, ideales para alejarse de la rutina por una hora.

Los hoteles de lujo, un circuito a tener en cuenta

Si lo que estás buscando es una hora del almuerzo que realmente te aleje de tu rutina laboral, el circuito de hoteles de lujo del centro es una variante idónea. En general con menúes ejecutivos a precios más que lógicos, ofrecen la combinación perfecta entre ambiente elegante y discreto y cocina de autor que jamás defrauda.

Algunos de nuestros recomendados son:

NH Florida: con un menú que cambia muy seguido acorde a las estaciones, se enfoca en platos internacionales. Su propuesta de mediodía incluye entrada, plato principal y postre.

L'Orangerie: nada destila más elegancia que el Alvear Palace Hotel. Y nada tienta más que su bufet del jardín de invierno, con una amplia variedad de platos fríos, calientes y postres, todo presentado con la maestría de las técnicas culinarias internacionales.

Midi:el restó del Hotel Lafayette ofrece platos típicos argentinos, desde ñoquis con salsa de quesos hasta lomo al vino tinto. También unas picadas imperdibles muy recomendables si se almuerza entre varios.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas