Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Néstor Ramljak, de Nonpalidece: "Sordos hay en todos lados"

El cantante de la banda de reggae dispara contra los detractores del género, mañana, en Obras, su banda compartirá una noche muy especial junto a The Wailers, el mítico grupo que tocó con Bob Marley y que aún lidera su bajista original, Aston "Family Man" Barret

Jueves 07 de diciembre de 2017 • 19:41
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Néstor Ramljak, de dreadlocks, junto al resto de Nonpalidece
Néstor Ramljak, de dreadlocks, junto al resto de Nonpalidece.

"Tocar con The Wailers siempre es especial. Aunque ya hemos compartido escenario con ellos en varias oportunidades, siempre se renuevan la alegría y la admiración por una banda que ha sido muy inspiradora para nosotros. En mi caso particular fueron ellos los que me motivaron a armar una banda. Verlo en vivo a Family Man (Aston Barret, bajista y director musical de la veterana banda jamaiquina) es puro aprendizaje. El es uno de los músicos más consistentes del género, es parte de la historia grande del reggae. Alguna gente dice que The Wailers es hoy una banda de covers de Marley, pero si los ves en el escenario te das cuenta de que la mística sobrevive. Este show en Obras es una gran oportunidad para escuchar de nuevo esos clásicos que se proyectaron a todo el mundo desde una isla muy pequeña y muy pobre". El que habla con tanta admiración es Néstor Ramljak, cantante de Nonpalidece , una banda de reggae, un colectivo artístico y un generador de festivales y giras que unen a las bandas del género desde Buenos Aires y hasta la mismísima Jamaica.

Ramljak o "Néstor de Nonpa", como lo llama su público, todavía recuerda sus primeros contactos con el reggae, allá por los años 80, cuando iba a bailar con sus cuatro hermanos y en los boliches sonaban, además de ABBA y Roxette, temas de The Police, Bob Marley y UB40. "Esa fue la puerta de entrada a un género del que me terminé haciendo muy fan", aclara el cantante, que encontró entonces todo un mundo. "Los que dicen que el reggae es muy repetitivo se están perdiendo algo. Claro que tiene patrones rítmicos y armónicos establecidos, como también los tiene la chacarera. Los más puristas no nos corremos mucho de esos patrones, pero de ahí a afirmar que es siempre lo mismo hay un trecho. Esa es una visión errada y superficial. El reggae busca contundencia en esa especie de loop permanente que te hipnotiza, algo relacionado con su origen y con el efecto de la marihuana. Pero, como me dijo alguna vez Bobby Flores, sordos hay en todos lados".

En el concierto de Obras, Nonpalidece tocará temas de toda su carrera, incluyendo dos nuevos que grabaron este año con Brindsley Forde, de la banda inglesa Aswad: "Keep The Fyah Burning" y "Total Destruction". "El año pasado tocamos con Israel Vibration en La Plata y Flabba Holt, fundador de Roots Radics, otra gran banda jamaiquina, nos propuso la idea de grabar dos temas con él. Fuimos a un estudio de Lanús y concretamos. Después se sumó Brindsley, que estaba acá porque lo había invitado la gente de Riddim a un ciclo de conciertos de verano que hicimos en La Trastienda. Y hasta terminó volviendo a Buenos Aires en abril para hacer con nosotros un video que quedó muy lindo. Tocar con gente como esta es muy importante".

Ramljak es un convencido de que el reggae es un vaso comunicante ideal para los contenidos sociales y políticos, tal como lo certifica su rica tradición jamaiquina: "Siempre me llamó mucho la atención un caso como el de Bob Marley. Cómo se puede revertir una situación de pobreza extrema, opresión, prejuicios y violencia gracias a una obra tan bonita, tan poética. Y además, en la Argentina de hoy hay mucha tela para cortar en ese sentido. Podés estar cerca de la fundación de Susana Trimarco y conseguir que alguien se interese por el tema de la trata de personas, por ejemplo. Sabemos que mucha gente que nos sigue también nos toma como modelo. Y para mí nuestra carrera, fundada en la autogestión, ya es un ejemplo en sí mismo. Mantenemos la misma formación desde que arrancamos y seguimos generando conciertos, discos y giras por América latina con nuestras propias herramientas".

En esas giras apareció una plaza muy fuerte, realmente inusual para una banda argentina: "Costa Rica ya es un clásico para nosotros –cuenta el vocalista de Nonpalidece–. Hace más de diez años que vamos. Creo que la gente está especialmente agradecida porque muchas bandas llegan ahí de pasada y no vuelven. Acá pasa lo mismo cuando vas a La Pampa o a Jujuy, porque todos van siempre a Córdoba Mendoza y Santa Fe".

A punto de ser padre, Ramljak señala que el futuro inmediato de Nonpa estará sujeto a lo que le demande en los próximos meses su situación familiar, pero también calcula que pronto la banda entrará de nuevo a grabar: "Activistas, el último disco, es de 2014. Desde que lo editamos no paramos de tocar y hacer giras. Después de Obras tenemos algunos shows más y seguro que habrá un parate por esto de la paternidad. Pero sí, ya es menester grabar un álbum nuevo".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas