Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Michael Phelps y su activa participación en las redes: fuera del agua, es un tiburón de gran impacto comercial y social

Está siempre en el centro de la escena: desde convenios con empresas hasta documentales para combatir ansiedades y depresión, un fenómeno que va más allá del deporte.

Jueves 07 de diciembre de 2017 • 17:31
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Twitter

La historia grande de Michael Phelps se nutrió de 16 temporadas rompiendo marcas, haciendo historia y forjando una figura que trascenderá todos los tiempos del deporte mundial. Dentro de la piscina, un monstruo supremo. Fuera de ellas, un hombre común. Con virtudes, con falencias y debilidades. Con la necesidad imperiosa de volcar sus experiencias y sabedor de lo que significa un comunicador con llegada a millones de personas.

Phelps es el hombre de las 28 medallas olímpicas, sí. También aquel chico que se lanzó por primera vez a una piscina por una búsqueda de bienestar y de superación personal impulsado por sus padres, que visualizaron una alternativa para combatir su déficit de atención. El adolescente que se fue llenando de gloria. El que combatió el doping desde el mensaje y desde la práctica. El que entró en las sombras, se desvió del camino y deambuló con la posibilidad del suicidio. El que volvió a pleno para retirarse con honores en Río 2016. El esposo de Nicole, el padre de Boomer. El que se prestó a concretar, aunque sea virtualmente, un sueño con Discovery: nadar con tiburones en una carrera computadorizada. ¿Perdió? Sí, en los tiempos. Nunca en el objetivo final: tirando en aguas frías brazadas de fama ya como ex nadador.

Phelps es un fenómeno social. Pocos como él a la hora de entender el juego de las redes. Basta con recordar lo que ocurrió con el pequeño Boomer en Río 2016, cuando tenía apenas 3 meses: le hizo una cuenta de Instagram y en tres semanas tenía 280.000 seguidores, subiendo fotos muy simpáticas. Hoy roza los 800.000.

Sabe lo que genera y lo explota. Comercialmente y no tanto. Se lo puede ver promocionando un alimento balanceado para mascotas (Nulo Pet Food) o los colchones americanos de la firma Leesa, garantizando dulces sueños, en una movida marketinera que se originó a partir de los secretos y estudios a los que se sometió durante sus horas de descanso en los tres años previo a los Juegos de Río. Pero es el mismo Phelps que aparece en familia dando consejos sobre el uso racional del agua potable en la vida diaria, con ejemplos simples como el cepillado de dientes. O mucho más profundo aún: es el que participa en un documental sobre ansiedades y depresión ("Angst"), algo que lo afectó durante una etapa muy dura de su carrera como deportista. Tratándose de factores que agobian a millones de personas en los Estados Unidos, muchos de ellos con desenlaces trágicos, el relato de Phelps con suma crudeza provoca un efecto de alcances ilimitados. Ese crack que se confiesa y dice: "Recuerdo estar en mi habitación durante cuatro o cinco días sin querer estar vivo, sin hablar con nadie. Fue una lucha para mi. Me di cuenta de que no podía hacerlo solo".

Con Under Armour, empresa de la que es uno de sus embajadores junto con otros deportistas famosos (Stephen Curry, Andy Murray, Canelo Alvarez, Jordan Spieth, Tom Brady), ha penetrado a través de you tube con videos de gran receptividad en el público. Uno muy famoso, realizado antes de Río 2016, que forma parte de una campaña ("Rule yourself"), con el eslogan "lo que haces en la oscuridad es lo que te impulsa a la luz", muestra la parte que no se ve del atleta en su preparación para conseguir la superación y alcanza hoy casi 13 millones de visitas (https://www.youtube.com/watch?v=Xh9jAD1ofm4). O los 7,3 millones de views que registra aquella carrera medley en la que compite solo contra tres olímpicas de su país y le gana sobre el final al cuarto integrante "algo pesado": Shaquille O'Neal (https://www.youtube.com/watch?v=aWJ7SmOVUO8).

Con 3,3 millones de seguidores en Instagram y 2,25 millones en Twitter, Phelps es aquel que el sábado 13 de agosto de 2016, desde las entrañas de la Villa Olímpica en Barra da Tijuca, horas antes de su último oro, confirmó su retiro definitivo por Facebook Live, grabando con sus compañeros de la 4x100 estilos, una pieza que al día de hoy arroja más de 4 millones de vistas. El que también es capaz de desafiar por twitter a Conor McGregor, el irlandés campeón de artes marciales mixtas que "boxeó" con Floyd Mayweather, a nadar contra él simulando golpes como brazadas. Un fenómeno que traspasó todas las barreras y que claramente sintió que su vida no concluía dentro del agua. Sólo empezaba una nueva etapa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas