Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Del Rojo a la MLS: el camino a la fama que Ezequiel Barco recorrió en menos de 500 días

Desde que debutó en Independiente, en agosto de 2016, tuvo un ascenso meteórico y todo indica que pasará a la MLS a cambio de 12 millones de dólares netos; el Nº 10 que rechazaron Boca y River quiere irse campeón

Viernes 08 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Archivo

Cuando su madre, Esther, le aconsejó que se fuera de Villa Gobernador Gálvez a Buenos Aires, Ezequiel Barco , inteligente, supo que era el momento de dar el salto más importante de su corta vida. Rechazado primero por Boca y luego por River, Independiente , a principios de 2015, le abrió las puertas. Jorge Bernardo Griffa, el formador más prolífico de la historia del fútbol argentino, acababa de asumir como coordinador de las inferiores y, al tanto del talento de ese joven dinámico, se lo llevó a Avellaneda. Con 15 años, a punto de cumplir 16, Barco había tenido poco roce en el fútbol de alto nivel pero iba por su sueño. Venía de jugar en el club de Griffa y en Central Córdoba de Rosario. El tiempo, de a poco, empezaba a apurarlo.

El Rojo, ante ese escenario, se presentaba como una de sus últimas oportunidades para meterse en un grande del fútbol argentino: un paso en falso hubiera trastocado sus planes. Nadie, sin embargo, podría haber imaginado que lo que no había ocurrido en una década y media iba a resumirse a menos de 36 meses. Barco, que anteanoche pudo haber jugado su último partido en el Libertadores de América, está a un escalón de ser campeón de la Copa Sudamericana . El miércoles, en el Maracaná, el mediocampista ofensivo de 18 años será una de las piezas más importantes del equipo de Ariel Holan. La final ante Flamengo, incluso, podría ser su despedida: Atlanta United, el equipo de la MLS que dirige Gerardo Martino, ya ofreció 12 millones de dólares -netos- por su pase. Sólo faltan detalles para que la operación se cierre.

"La salida de Barco nos dolerá como nos dolió la de Rigoni. Son futbolistas muy difíciles de reemplazar, por sus características y por la parte humana, pero Independiente necesita vender para estar económicamente saneado", decía Holan luego del partido, como quien sabe que no le quedan más opciones que aceptar la salida de uno de sus mejores futbolistas. Como cuando dejó Villa Gobernador Gálvez para sumarse a la pensión de la ciudad deportiva de Villa Domínico, ahora todo indica que Barco se mudará a los Estados Unidos. Atlanta, la ciudad de la Coca-Cola y la CNN, lo hará crecer aún más como persona.

Compañía argentina

La MLS es una de las ligas que más se ha fortalecido en los últimos años. A un ritmo vertiginoso, los equipos estadounidenses ya no sólo compran jugadores estrellas que están al borde del retiro. Durante el último trienio se han permitido apostar por jóvenes promesas, lo que hace más dinámico a un deporte que se incrusta con éxito entre la población norteamericana. Atlanta United, que fue fundado en 2014 pero que recién este año tuvo su primera participación en el torneo más importante del país, además del Tata Martino, cuenta con tres argentinos en su plantel: Leandro González Pirez, Yamil Asad y Héctor Villalba.

El primer contacto entre ambos clubes se produjo hace dos meses. Atlanta United, con su cuerpo de observadores, ya llevaba varias semanas analizando el rendimiento de Barco. Martino, preciso en su conocimiento del fútbol argentino, dio su punto de vista y completó la cadena. Así fue que entonces, desde el estado de Georgia, llegó una comunicación oficial a la sede de Mitre 470, a ocho mil kilómetros al sur del continente. A partir de esa mañana comenzó una negociación que podría terminarse en breve. La institución de Arthur Blank, también dueño de los Atlanta Falcons de la NFL, ofreció una suma imposible de rechazar para los directivos de Independiente: 12 millones de dólares limpios por el pase, dos cláusulas de 500 mil dólares por objetivos cumplidos y un diez por ciento ante una futura venta. Todo a pagarse en 60 días. Un ingreso que le permitirá al Rojo terminar de ponerse de pie en cuanto a su economía.

La carrera de Barco fue por la vía rápida. Nunca perdió el camino. Luego de llegar a las inferiores en 2015, necesitó poco tiempo para ganarse un lugar entre los titulares de su categoría. Al galope se convirtió en una parte importante de la séptima división. Ya cuando pasó a la sexta, en los pasillos del club se hablaba de su nivel. No había entrenador o futbolista de la cantera que no supiera de su categoría. Sin haber jugado en la reserva, durante el receso de invierno de 2016 pasó a formar parte del plantel de primera. Debutó en agosto del año pasado. Su primer gol llegaría un mes más tarde, a Godoy Cruz, el 10 de septiembre. De ahí en más construyó un perfil formidable a una velocidad desenfrenada.

A 492 días de su primer partido oficial en la máxima categoría, Barco, el habilidoso gambeteador de Independiente, jugará en el Maracaná la vuelta de la final de la Copa Sudamericana, la prueba deportiva más importante de su vida. En el duelo de ida, donde fue una de las figuras, ya demostró de qué está hecho.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas