Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rigondeaux, del destierro al Madison

Osvaldo Príncipi

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 08 de diciembre de 2017
0

El cubano Guillermo Rigondeaux describía con un conocimiento excelso las cualidades supremas de los cigarros habaneros, en el patio principal del Centro de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD), de Buenos Aires, en donde concentraba con la selección de su país, en 2007, haciendo saber a quién quisiera comprárselos que obtendría, sin duda alguna, los mejores precios de mercado.

Aquel admirable doble campeón olímpico tenía 27 años, cansado de evocar sus hazañas en Sydney 2000 y Atenas 2004, redoblaba su entusiasmo al devorar los "hot-dog" porteños, con los cuales sus fanáticos lo agasajaban, previo al torneo clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Brasil.

Nos preguntamos, entonces, al presenciar tales episodios tan contradictorios, si esa maravilla boxística, diagramada por la política deportiva cubana para convertirse en cuádruple campeón olímpico, único en la historia, con presuntas conquistas en Beijing (2008) y Londres (2012), sentía realmente ese objetivo o buscaba cristalizar un rotundo cambio de vida y de carrera, en los escenarios más espectaculares del boxeo. Para ello, había que arriesgar muchísimo. Había que arriesgar hasta la vida.

Nunca subió al ring en Río de Janeiro. Decidió desertar de su delegación en las playas cariocas, junto a su compatriota Erislandy Lara, actual campeón mundial mediano jr; tres semanas después, fueron detenidos por el FBI y deportados hacia su La Habana.

Aquel muchachito de piel morena, nacido el 30 de septiembre de 1980, en Santiago de Cuba, que deleitaba a sus admiradoras con el manejo de su viejo auto descapotable, sufriría luego la más descarnada destitución de jinetas deportivas y degradación ciudadana; ordenada y ejecutada, por el mismísimo Fidel Castro, quién canceló de por vida su licencia de boxeador. Sin embargo.

Como por arte de magia, Rigondeaux desapareció de Cuba y a modo de trata de boxeadores profesionales, apareció en Miami. Hasta los capitales turcos del boxeo europeo se interesaron por él, pero finalmente ancló en Miami.

Mañana será su gran noche. Tendrá su gran pelea. La realización o derrumbe de un sueño, sentido y dolido. Ahora, con el título mundial supergallo (AMB) en su poder, retará al ucraniano Vasyl Lomachenko, en una de las mejores peleas del año (sólo superada por los cotejos Golovkin vs Alvarez y Ward vs Kovalev). Dirimirán por el cetro liviano jr ( OMB), en poder del europeo y televisará Golden TV,(Canal 503 de DirecTV), en el Gran Teatro, del Madison Square Garden.

La historia personal de Rigondeaux excede la jerarquía de este combate entre dos estrellas del olimpismo, consagradas a nivel profesional. Se mantiene invicto desde su debut en 2009 y en su séptima pelea ganó el mundial supergallo. Paseó su boxeo por Nueva York y Las Vegas, pero su eficacia, sin espectacularidad, jamás halló comprensión en el público yanqui.

Lomachenko, de 29 años y una carrera de 15 victorias y un revés, ganó las medallas de oro en Beijing 2008 y en Londres 2012. Es el favorito para ganar el combate.

A la hora de pelear, Rigondeaux prensará sus labios y retendrá lágrimas rabiosas. Mañana, su talento será necesario más que nunca en el ring del Madison, para argumentar el porqué de sus sueños cuando salió de Cuba.ß

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas