0

Los entretelones de la infidelidad

Miguel Espeche
0
9 de diciembre de 2017  

Traición, desengaño, soledad, rabia, claudicación... y dolor, mucho dolor. Eso y mucho más aparece en el escenario emocional cuando se descubre una infidelidad en la pareja. En un muy importante número de casos, ese descubrimiento significa la corroboración del final de un sueño.

Se pierde la vivencia de transparencia en la relación y la clandestinidad emerge como elemento en un espacio que alguna vez pretendió exclusividad y cercanía.

La infidelidad, cuando sale a la luz, termina a veces en separación lisa y llana, y a veces no.

Hay parejas que se reconstruyen a partir de ella, otras continúan con muletas y otras, en un importante número de casos, se terminan formalmente separando, aunque en ocasiones ya habían terminado su vínculo emocional antes de que apareciera la tercera persona en discordia, a la que muchas veces se le echa la culpa de todo.

La infidelidad es signo de una problemática de la pareja. El tercero entra por la puerta de la dificultad o conflicto que ya existía en una relación que cruje, está marchita o afronta circunstancias que no pudieron ser sinceradas. Es difícil imaginar la entrada de un tercero en la relación si esta no tiene alguna herida, alguna grieta, alguna zona tóxica o algún dolor o bronca que no pudieron ser puestos de manifiesto...

Podrán dictarse sentencias morales ante los infieles, pero, más allá de esa posibilidad que muchos ejercen, queda muy corto el moralismo ante este tipo de circunstancias, sobre todo si lo que se desea es comprender bien el fenómeno.

Claro está que hay muchísimas maneras de ser infiel, desde el marido que "se va de juerga", a veces con la callada anuencia de la esposa, hasta aquel cónyuge que, en medio de una historia de conflicto crónico en su pareja, genera, a través de una infidelidad, una crisis que le habilita la salida, más allá de los perjuicios del caso.

Hay infidelidades terribles, que obligan a las personas que las sufren a resignificar toda una vida, y ponen en tela de juicio su propia capacidad de percepción, generando una suerte de catástrofe emocional. En tal sentido, suele decirse que los signos de la infidelidad están a la vista y que el que no quiere verlos no los verá. Eso sin dudas es así. Sin embargo, la experiencia de casos y más casos indica que más allá de esa real responsabilidad en la ceguera, a veces es genuina la sorpresa ante el emerger de una infidelidad.

Son casos, por ejemplo, en los que la situación se ha extendido en el tiempo en clave de "doble vida". Es muy dolorosa la sensación de haber vivido en una mentira, más allá de las responsabilidades del caso que, aunque en diferente medida, siempre atañen a ambos miembros de la pareja.

El peso cultural

Muchas veces ayuda a la infidelidad una cultura que a menudo erotiza lo prohibido por sobre lo que ocurre a la luz de la "legalidad". Es de esos mitos que, a modo de buzón, muchos compraron y sufren las consecuencias. También ayuda a la existencia de la infidelidad, creer que la pareja es el final del camino, cuando de hecho es el comienzo. Recostarse en la mecánica de la pareja, y no tener cercanía, intimidad y curiosidad por el proceso del otro ayuda a que existan esos abismos que, luego, abren la puerta a terceros que vienen a denunciar el deterioro.

Mucho más podría decirse del tema, y cada uno tendrá su óptica. No se trata, en todo caso, de centrar todo en evitar la infidelidad con gualichos, detectives y control de mails y WhatsApp, sino, en todo caso, en promover y enaltecer la lealtad, la vitalidad del vínculo, el erotismo en su amplio sentido, y desde allí, pasarla bien en la pareja, que cuando ese es el objetivo es más difícil que un tercero entre al ruedo con las complicaciones que eso trae aparejadas. ß

El autor es psicólogo y psicoterapeuta

@MiguelEspeche

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.