Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los aliados árabes de Washington, en una encrucijada

Viernes 08 de diciembre de 2017
0

EL CAIRO (AFP).- Los aliados árabes de Estados Unidos se debaten entre su poderoso socio y una opinión pública hostil a Israel después de que el presidente Donald Trump reconociera a Jerusalén como capital de ese país.

Egipto, Arabia Saudita y Jordania, aliados clave de Estados Unidos en la región y con vínculos geopolíticos o de dependencia financiera, están en una posición delicada. Aparte de las condenas, reprobaciones o advertencias es poco probable, según expertos, que estos países modifiquen su alianza con los estadounidenses.

"La decisión [de Trump] es un incordio para los regímenes aliados, sobre todo porque es poco probable que vayan más lejos en su rechazo a la posición estadounidense", señaló Oraib al-Rantawi, director del centro Al-Quds para estudios políticos, en Amman.

La iniciativa asesta un fuerte revés, sobre todo a Jordania, guardián de los lugares santos de Jerusalén desde hace casi un siglo y que firmó un acuerdo de paz con Israel en 1994.

Con el apoyo a "las políticas de judaización y colonización", Washington toca "lo que se puede calificar de legitimidad religiosa del régimen jordano" sobre Jerusalén, explicó Al-Rantawi. Jordania tildó la decisión de "violación del derecho internacional".

Arabia Saudita, guardiana de los lugares santos de La Meca y Medina, tampoco puede permanecer indiferente ante Jerusalén, tercer lugar santo del islam. Según Giorgio Cafiero, director de Gulf State Analytics, gabinete de asesoramiento de riesgos con sede en Washington, Riad es favorable a un acercamiento a Israel para hacer frente común contra la influencia regional de Irán, pero no a cualquier precio.

Los sauditas quieren evitar todo lo que "fortalezca el discurso del régimen iraní de que Teherán, y no Riad, es la capital de Medio Oriente más comprometida" en la defensa de los palestinos, estima Cafiero.

En Egipto, primer país árabe en haber firmado la paz con Israel en 1979, la mayoría de la población aún es hostil a Israel. El presidente Abdelfatah al-Sissi rechaza cualquier factor de inestabilidad, pero depende de la ayuda militar estadounidense. Por eso reaccionó con prudencia, al decir que la medida de Trump podría "complicar la situación".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas