Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El chavismo amplía el uso de un carnet social como herramienta de control

Millones de personas se anotaron ayer para tener el carnet de la patria, requisito para recibir subsidios y para votar

Viernes 08 de diciembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Maduro, con un lingote de oro durante un encuentro con el sector minero
Maduro, con un lingote de oro durante un encuentro con el sector minero.

CARACAS.- La clase media venezolana, empobrecida por la voraz crisis económica y social, se ha puesto a hacer un cola jamás imaginada, de la que renegaron desde el primer momento: la del carnet de la patria. Más de 16 millones de ciudadanos, de los casi 30 que pueblan el país, figuran ya como poseedores de este documento puesto en marcha hace un año. Se trata de un mecanismo para el control y registro de las ayudas sociales del chavismo, que también ha pasado a ser la forma de pago de las cajas de comida CLAP, adaptación bolivariana de la libreta de racionamiento cubana.

ONG de derechos humanos y la oposición avisaron desde el primer momento: la decisión presidencial esconde una herramienta de control social, político e incluso electoral. "De ahora en adelante todo se hará a partir de este carnet", confirmó Nicolás Maduro el domingo pasado. El presidente también insistió en que para votar pasado mañana en los comicios municipales los ciudadanos tenían que pasar lista con su carnet de la patria en los "puntos rojos", controles revolucionarios a las puertas de los centros electorales. Jorge Rodríguez, todopoderoso ministro de Comunicación, añadió que para recibir medicamentos también son necesarios la receta y el carnet de la patria.

Una ola de rumores y verdades despegó en paralelo a los "operativos de carnetización", ya muy concurridos previamente y que se masificaron en los últimos días. Sin el documento no habría bono navideño de medio millón de bolívares (equivalente a cinco dólares en el mercado paralelo). Tampoco las hallacas socialistas ni el pernil de Maduro, las comidas navideñas más tradicionales. Hasta para sacar dinero del banco, hacer una gestión estatal o comprar comida en un supermercado hará falta el carnet en el futuro, insinúan dirigentes oficialistas y avisan las voces de la calle.

"Una que pensaba que en revolución para recibir comida lo único que hacía falta era tener hambre y para recibir medicamentos, estar enfermo. Pero no, a alguien se le ocurrió un carnet de la patria para listar en el cuaderno del partido a los necesitados", criticó Gabriela del Mar, ex defensora del pueblo y chavista disidente.

"Es una estrategia para arreciar el chantaje político", dijo la diputada Mariela Magallanes. "La administración de la miseria se ha convertido en política de Estado", sentenció.

Siguiendo esa fórmula tan chavista de dar ejemplo lo antes posible, a Mariela Garrido, enferma de psoriasis, le exigieron ayer el carnet en el hospital de Vargas para continuar un tratamiento que ha dejado de recibir hace dos meses. El Parlamento recogió casos parecidos.

"¿Por qué estoy en esta cola? Tengo desviada la columna y me toca hacer nuevos exámenes, que están muy caros menos en el CDI (centro asistido por médicos cubanos y personal nacional). Todos me dicen que si voy allí sin el carnet no me van a atender", explicó a LA NACION William Martínez, de 68 años, tras dos horas de espera en el Ministerio de Educación. Al menos Liz Tineo, con 81 años, pudo saltarse la cola en el mismo sitio. Su mala suerte fue que el sistema informático se cayó cuando llegaba su turno.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas