Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Encubrimiento, traición y búsqueda de la verdad

Es de destacar el impulso dado a la denuncia del fiscal Nisman por el acuerdo con Irán luego de años de intentar consagrar la impunidad

Viernes 08 de diciembre de 2017
0

El atentado contra la sede de la AMIA, que terminó con la vida de 85 personas y dejó seriamente heridas e incapacitadas a centenares de víctimas, es el hecho criminal más grave sufrido en nuestro país. Y amenazaba, increíblemente, con convertirse en el encubrimiento criminal más desvergonzado, silenciado e impune de nuestra historia gracias a las complicidades de funcionarios políticos y judiciales que estuvieron siempre más comprometidos con el poder que con la ley.

Mucho, demasiado tiempo se ha perdido en la búsqueda de la verdad sobre lo ocurrido en la AMIA, el 18 de julio de 1994. A esa injustificable ausencia de justicia para con los deudos de las víctimas y, en definitiva, para con todos los argentinos, y cuando ya se creía que nada más ominoso podía ocurrir en ese largo, sinuoso y manoseado expediente, se sumó, el 14 de enero de 2015, la denuncia del fiscal Alberto Nisman respecto de que la firma del memorándum con Irán tuvo por objeto lograr que Interpol levantase las alertas rojas de captura internacional que pesan sobre los diplomáticos y ex funcionarios iraníes sospechados de haber cometido el atentado.

La historia que sigue es harto conocida. Nisman nunca llegó al Congreso Nacional para explicar su grave y fundada imputación contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y varios de sus funcionarios, entre ellos, su canciller, Héctor Timerman. Faltando pocos días para presentarse ante los legisladores, el fiscal fue hallado muerto en su domicilio con un tiro en la cabeza. Más de dos años después, un peritaje oficial de la Gendarmería aseguró que a Nisman lo mataron tras haberlo drogado y golpeado.

Ayer, en atención a la investigación de esa denuncia, el juez Claudio Bonadio ordenó los procesamientos por los delitos de traición a la patria y encubrimiento agravado del atentado contra la AMIA del ex secretario legal y técnico del kirchnerismo Carlos Zannini, del referente de la comunidad islámica en la Argentina Jorge Khalil y del dirigente piquetero Luis D'Elía, a quienes mandó detener. También procesó y pidió el desafuero con prisión preventiva de la ex presidenta y actual senadora Cristina Kirchner y la detención de Timerman, a quien concedió prisión domiciliaria por su delicado estado de salud, entre otras medidas.

Antes de Bonadio, otro juez, Daniel Rafecas, había seguido el camino exactamente inverso, al desestimar la denuncia de Nisman en un trámite velocísimo, con el que a su turno estuvieron de acuerdo el fiscal de Justicia Legítima Javier de Luca y los camaristas federales Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, este último recientemente destituido por actos de corrupción y por no poder justificar su patrimonio.

Para ninguno de ellos existió delito en la firma del memorándum con Irán. Posteriormente, la Sala I de la Cámara Federal declaró inconstitucional el acuerdo con Teherán por entender que violaba facultades del Poder Judicial. El kirchnerismo apeló. El actual gobierno no lo hizo y quedó firme dicha inconstitucionalidad. Y en diciembre del año último, la Cámara Federal de Casación dispuso reabrir la valiente denuncia del fallecido fiscal.

En su resolución, Bonadio sustentó su decisión de procesar, detener y pedir un desafuero ante la posibilidad de que los acusados obstruyan la investigación o se fuguen, en virtud de que permanecieron durante un prolongado período en las más altas esferas de influencia del poder estatal, con el cual conservan nexos, lo que incrementa las posibilidades de que se evadan o de que dificulten la marcha de la investigación. Eso en cuanto a la forma. En cuanto al fondo, está claro que un juez no mandaría detener a un ex presidente y a altos ex funcionarios si no contase con pruebas suficientes de su culpabilidad.

Cuando Rafecas cerró la causa por la denuncia de Nisman, tal como hemos dicho desde estas columnas y lo reiteramos ahora, cometió un hecho aberrante. Una acusación tan grave como la de encubrir a los autores de un atentado, dirigida a una presidenta, jamás debió desestimarse. Todo lo contrario, debió haberse abierto una investigación y hecho una cuidadosa valoración de la prueba con la que se contaba, además de la búsqueda de nuevos elementos.

Durante los últimos tiempos, a través de diversos medios, se ha podido conocer que lo que el memorándum proponía respecto de las autoridades iraníes es precisamente lo que esas autoridades reclamaban en privado de parte de nuestro gobierno de entonces. Cualquier ciudadano puede acceder hoy a las escuchas que se analizan. LN Data reveló oportunamente 40.000 audios que forman parte de la denuncia de Nisman y que pueden ser consultados por quienes así lo quieran (http://www.lanacion.com.ar/1976325-dos-anos-de-analisis-de-las-escuchas-de-nisman). Desde el gobierno kirchnerista se usaron todo tipo de ardides y recursos -que incluyeron escenarios diplomáticos y judiciales inexistentes- para apurar al Congreso con la sanción del tratado. Un convenio que, por otro lado, nunca tuvo su correlato de parte de Irán, ya que jamás lo ratificó.

Se ha hablado con insistencia del presunto intercambio de petróleo por cereales entre ambas naciones. En los Estados Unidos, en 2011, una alta funcionaria dijo que Hugo Chávez habría intercedido ante la Argentina en favor de Irán para la obtención de tecnología nuclear. También un reconocido instituto internacional sostuvo que existían fuertes razones para creer en esos pactos de negocios espurios. La propia Cristina Kirchner anunció un cambio de rumbo en la causa AMIA al manifestar en 2010 ante la ONU su decisión de proponer a Irán que la investigación por el atentado se dirimiese en un tercer país. No había ninguna necesidad para ello. No eran válidas las excusas sobre no extradiciones que agitaban desde la Cancillería. El memorándum no hacía falta. Frente a tal cúmulo de versiones y dudas dentro y fuera del país, ¿cómo se explica que Rafecas haya dado por sentado que no existió ningún tipo de delito, que en este asunto no había pasado nada?

Ante su cuarto procesamiento judicial y el pedido de desafuero en su contra, ayer Cristina Kirchner volvió a calificar de despropósito el avance de la denuncia del fiscal Nisman y de "exceso" las medidas de Bonadio. En su ya conocida autodefensa frente a todas las acusaciones judiciales que pesan sobre ella, volvió a victimizarse y acusó al actual presidente de ser el autor de una insólita persecución contra opositores, y al juez Bonadio, de ser su brazo ejecutor.

Nada concreto respondió al periodista de LA NACION Gabriel Sued cuando le preguntó sobre qué esperaba que sucediera en el Senado con el pedido de desafuero en su contra. Tal vez no ha querido ser coherente con su propio proceder cuando le tocó definir sobre un caso similar. En 2001, la también entonces senadora Kirchner rechazó con énfasis el ingreso a la Cámara alta de Raúl Romero Feris, quien contaba con varios procesamientos y una condena. "Incorporarlo sería un escándalo difícil de superar y heriría de muerte las posibilidades de reconciliar al Senado con la sociedad. La República necesita no sólo nuevos senadores, sino un nuevo Senado", había dicho entonces la señora de Kirchner.

Por lo que se ha visto con la escandalosa defensa que el Senado ha hecho de la continuidad en ese cuerpo del doblemente condenado Carlos Menem, Cristina Kirchner podría seguir amparándose en sus fueros.

La Justicia ha dado ayer un paso importante en contra de la impunidad. Falta ahora que se definan los senadores. Los fueros no han sido pensados para convertir las cámaras legislativas en aguantaderos de algunos personajes que jamás deberían siquiera pisarlas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas