Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando la literatura se revela como una amistad

Víctor Hugo Ghitta

SEGUIR
LA NACION
Sábado 09 de diciembre de 2017
0

En el prólogo de La biblioteca de noche (Siglo Veintiuno), Alberto Manguel cuenta que esos templos de la lectura son en el fondo un gesto de optimismo: sabemos que el mundo no tiene demasiado sentido, y sin embargo no dejamos de acumular información en los libros (y de buscarla en ellos) en la esperanza fatalmente vana de conferirle al universo alguna clase de orden. Que lo diga el director de la Biblioteca Nacional, que vive rodeado de libros, no es poca cosa. El volumen es -como siempre en Manguel- de una belleza sobrecogedora, no sólo por la amabilidad del tono sino por el esplendor de las ideas, que en muchos pasajes exhiben una rara originalidad.

Manguel lee con nosotros y nosotros con él, mientras nos lleva por el laberinto de las bibliotecas procurando comprender cómo circulamos por ellas. En uno de los epígrafes que inaugura el volumen, cita al poeta otomano Latifi, que llamó a cada uno de los libros de su biblioteca "un verdadero y afectuoso amigo que disipa todas las preocupaciones". La literatura como amistad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas