La TV del futuro se discute aquí - LA NACION La TV del futuro se discute aquí - LA NACION
0

La TV del futuro se discute aquí

Marcelo Stiletano
0
10 de diciembre de 2017  

Todos hablan por estos días del papel de la Argentina como sede de trascendentales cumbres internacionales, inminentes o futuras. En cambio se dice muy poco de un encuentro de características globales que también tuvo hace muy pocos días a Buenos Aires como sede, y del que participaron destacadas personalidades de todo el mundo. Allí se discutió sobre una materia mucho más simbólica y seguramente de mucha menor magnitud respecto de lo que se tratará este fin de semana alrededor de la Organización Mundial de Comercio o, el año que viene, en la cumbre de los países del G-20.

Fuente: LA NACION

Habrá que acostumbrarse, por fin, a reconocer que la Argentina, entre fines de noviembre y principios de diciembre, funciona desde hace nueve años para esta fecha como espacio de discusión de algunas de las tendencias decisivas del presente y el futuro audiovisual. Cualquier profesional u observador atento a lo que ocurre en este terreno que haya recorrido los espacios de encuentro que la Universidad Católica Argentina puso a disposición de Ventana Sur en esos días puede corroborarlo.

Concebido originalmente como un punto de unión con los grandes mercados internacionales que funcionan al calor de los festivales más importantes de cada temporada a partir de una idea conjunta entre el Festival de Cannes y el Incaa, Ventana Sur tuvo este año sin embargo una feliz y literal conexión con la historia del cine. Ya sabemos que el gran aperitivo de Ventana Sur es la semana de preestrenos de Cannes en Buenos Aires, que el propio hombre fuerte de la máxima fiesta cinematográfica del calendario global, Thierry Fremaux, programa y presenta en persona a partir de títulos que forman parte de la competencia oficial del mismo año.

Pero esta vez, el incansable Fremaux no trajo selectos invitados extranjeros para acompañar sus obras. La figura fue él mismo, en este caso como responsable máximo del Instituto Lumière, que en su cuartel general de Lyon cuenta con un festival propio dedicado a cultivar la memoria del cine y a trabajar en el rescate de su patrimonio. Pero ese apellido no pertenece sólo a un festival y a una ciudad. ¡Lumière! comienza la aventura es el formidable documental dirigido y narrado por el propio Fremaux, durante el cual se recorren 108 de las películas realizadas por los hermanos Louis y Auguste Lumière entre 1985 y 1905.

"Ellos inventaron tres cosas esenciales para el cine: la técnica, el arte y el público", suele decir Fremaux. A los ojos del espectador de hoy, la relevancia de ese viaje se multiplica. Sirve como primera referencia, una suerte de brújula original que nos guía en torno de las búsquedas que hace el cine de hoy. Ninguna de las preguntas esenciales sobre el presente y el futuro pueden soslayar ese punto de partida, porque -como sugiere el lenguaje propuesto por Fremaux en ese documental- parecería que los Lumière se anticiparon a la mayoría de las preguntas que nos hacemos en la actualidad. Esos primitivos bocetos de un lenguaje que encontraría en David Wark Griffith a su primer narrador adelantan buena parte de lo que ocurriría después, como lo sugiere un documental que bien merece una presencia amplia en la cartelera y no solamente un puñado de funciones, con la presencia del propio Fremaux.

La novedad de este año es una puerta abierta para que el Festival Lumière, que convocó en Lyon en octubre último a casi 175.000 personas, pueda realizarse también con frecuencia anual en Buenos Aires. Desde la edición internacional de Variety, John Hopewell escribió que esa posibilidad podría convertirse en un acontecimiento nacional y regional, ya que funcionaría como eje de un conjunto de iniciativas latinoamericanas destinadas a recuperar el valor de la preservación y la restauración del patrimonio cinematográfico, además de convocar a las nuevas generaciones al descubrimiento de los tesoros de la historia del cine. El tema figura en la agenda de Fremaux y del Incaa.

Más allá de esta travesía al pasado, Ventana Sur contó este año con varios focos de atención bien localizados, cuya continuidad marcará año a año el funcionamiento de este encuentro como termómetro de las grandes tendencias cinematográficas del momento, expuestas desde una mirada predominantemente latinoamericana. Un espacio dedicado a la animación (con grandes proyectos en marcha desde Brasil y la Argentina), otro en el que se afirma cada vez más la exploración del llamado cine de género (Blood Window, del que dio cuenta ampliamente en estas páginas María Fernanda Mugica) y un tercero (Trends) en el que se discutieron con amplitud las posibilidades que ofrece la realidad virtual como nuevo marco para la narración y la experimentación. Las "experiencias inmersivas" vienen atrapando la atención de los organizadores de los grandes festivales internacionales, de Cannes a Venecia, y los debates abiertos en Ventana Sur tendrán su continuidad en París, en febrero próximo.

El otro fenómeno al que habrá que prestarle atención preferencial es el de las sesiones denominadas Fiction Factory, divididas en dos paneles, uno dedicado a los modelos de coproducción local e internacional y el otro, al funcionamiento de los llamados ecosistemas de contenidos. La experiencia vivida durante 2017 en materia de ficciones en la Argentina, con exitosos cruces entre el cine y la TV, la pantalla tradicional y las nuevas plataformas, la producción local y las estrategias de poderosas compañías regionales obligan a prestarle mucha atención a estas deliberaciones. Alrededor de qué se discuta y se presente allí estará lo esencial del material televisivo puesto a disposición del público de aquí en adelante.

En la Argentina se cierra para ese ecosistema un año muy intenso, también marcado por la continuidad de una suerte de estado deliberativo, a veces latente, a veces más manifiesto, que parte de la comunidad audiovisual sostiene en disidencia con algunas de las políticas oficiales. En coincidencia con Ventana Sur se conoció una carta pública dirigida al presidente Macri firmada por representantes de entidades de alto perfil y mucha influencia en la industria como la Academia del Cine de la Argentina, la Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica, la Asociación de Productores Audiovisuales, Proyecto Cine Independiente y Directores Argentinos Cinematográficos, además de algunos nombres muy comprometidos e identificados con el ideario del oficialismo, como Juan José Campanella y Luis Brandoni. Los firmantes le piden a Macri una audiencia urgente para tratar una propuesta ligada a la reforma tributaria. Concretamente acompañan y respaldan una iniciativa del diputado Julio Raffo (Diálogo y Trabajo-Capital Federal) para destinar la mitad del gravamen que el proyecto oficial quiere imponer a los servicios de streaming como Netflix (el 21% de IVA) al Fondo de Fomento Cinematográfico. Como se ve, el futuro cercano o amplio, local y global, del mundo audiovisual se discute cada diciembre en Buenos Aires.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.