0

Robert Pattinson, una megaestrella en el cine indie

En Good Time: Viviendo al límite, que llega este jueves a los cines locales, el galán de la saga Crespúsculo se pone bajo las órdenes de los hermanos Josh y Benny Safdie
Diego Batlle
0
11 de diciembre de 2017  

En el centro, un irreconocible Pattinson, un actor en busca de papeles más arrisgados
En el centro, un irreconocible Pattinson, un actor en busca de papeles más arrisgados Crédito: BP Distribution

Los hermanos Josh y Benny Safdie se convirtieron en referentes del cine independiente norteamericano -sobre todo del movimiento conocido como Mumblecore- con películas como Daddy Longlegs (2009) y Heaven Knows What (2014), que -en su apuesta por personajes excéntricos y muchos diálogos- tenían una impronta más europea que norteamericana. Rodados casi sin presupuesto (Joshua también filmó en solitario The Pleasure of Being Robbed, en 2008) y muchas veces con actores no profesionales, esos largometrajes más otros cortos y documentales los transformaron en dos de los directores más valiosos de la nueva generación con epicentro en la ciudad de Nueva York.

Con esos antecedentes, el dúo sorprendió cuando anunció que trabajaría con una megaestrella como Robert Pattinson . Si bien son más o menos de la misma edad (Josh tiene 33 años, Benny y el actor, 31), provenían de mundos casi opuestos. Sin embargo, viendo el resultado final de Good Time: Viviendo al límite, que BF Distribution lanzará este jueves en las salas argentinas, puede decirse que la alianza resultó perfecta.

Para aquellos que creían que Pattinson iba a quedar para siempre como el galán bastante insulso de la saga Crepúsculo, el actor londinense se encargó de desmentirlos y buscó trabajar con realizadores de renombre, como David Cronenberg ( Cosmópolis, Polvo de estrellas), David Michôd ( El cazador), Werner Herzog ( Queen of the Desert) y James Gray ( Z: La ciudad perdida). Sin embargo, el mejor papel en lo que va de su carrera es, sin dudas, el de Good Time: Viviendo al límite.

Good Time - Official Trailer #1 [HD] - Subtitulado por Cinescondite

1:51
Video

Pattinson interpreta en este film, que algunos críticos se animaron a definir como "la nueva Taxi Driver" por la adrenalina y la potencia de su narración (aunque ellos siempre citan a Jean Renoir y John Cassavetes como principales influencias), a Niklas, un ladrón de bancos de Queens que debe hacerse cargo de su hermano Nick (el propio Benny Safdie), que padece ciertas discapacidades mentales. Los primeros minutos de la película son notables: el asalto a una sucursal, el furioso escape y una bomba de pintura que les explota cuando abren el bolso con la plata conforman una secuencia de acción y humor absurdo extraordinaria. Nick es atrapado y encarcelado en la isla de Rikers, y Connie deberá hacer de todo durante una noche para poder liberarlo. La mención del clásico rodado en 1976 por Martin Scorsese -de todas maneras- no parece antojadiza, ya que el maestro también originario de Nueva York parece haber apreciado el talento de los Safdie y será uno de los productores de su próximo proyecto, el thriller Uncut Gems, que a principios de 2018 protagonizará Jonah Hill.

La presencia de Pattinson cambió el destino de Good Time: Viviendo al límite, pero no su esencia. "Le escribimos un correo electrónico sin demasiadas expectativas y justo estaba buscando proyectos arriesgados. Accedió de inmediato. Con él a bordo el presupuesto creció, pudimos hacer tomas aéreas con helicóptero y conseguimos permisos para filmar en un banco y en un shopping, ya que en nuestras películas anteriores no teníamos plata para pagar permisos y rodábamos en la calle de forma clandestina, huyendo de la policía", recuerdan los hermanos.

Pattinson se "puso la camiseta" en todo momento: en las largas sesiones de ensayos para preparar el personaje, en el exigente rodaje y en la promoción, a la que le dedicó varias jornadas. Y no sólo eso. En diálogo con LA NACION hace pocos días, el máximo responsable del Festival de Cannes, Thierry Frémaux, admitió que había pensado a Good Time: Viviendo al límite para las funciones de medianoche, pero fue la propia estrella la que agarró el teléfono, lo llamó y le dijo que debía ser más audaz en la selección. Frémaux accedió y la terminó incluyendo en la disputa por la Palma de Oro. No la ganó, pero tanto el film como la actuación de Pattinson recibieron múltiples elogios.

"Siempre quise aparecer como alguien que fue elegido en un casting callejero. Como filmamos en un estilo guerrilla, en plena ciudad, estaba muy nervioso ante la posibilidad de que la gente y los paparazzi me reconocieran durante el rodaje y eso destruyera toda la ilusión de un proyecto así. Por suerte no ocurrió y no me tomaron ni una foto con un celular. Estaba tratando de conectarme con el personaje, de que no se notara la actuación, de desaparecer, de ser un fantasma en la multitud. El rodaje fue muy espontáneo, agotador, no parábamos nunca, tenía la cámara pegada todo el tiempo y las indicaciones de los directores me llegaban por mensajes", dijo Pattinson en Cannes.

El futuro de los Safdie -más allá del confirmado rodaje de Uncut Gems- está lleno de búsquedas e ideas diversas. "Somos como termitas, hemos rechazado propuestas para películas ajenas de gran presupuesto porque preferimos concentrarnos en nuestros proyectos como actores o como directores, ya sea en cortos, en largometrajes o en series para televisión. Siempre soñamos con concretarlos y ahora que se nos están abriendo las puertas es hora de explorarlos. También queremos salir de la burbuja de los festivales. Desde hace una década veníamos haciendo películas que muy pocos veían y eso nos frustraba un poco. Ahora queremos conectar con un público más amplio y Good Time: Viviendo al límite fue el primer paso en ese camino", concluye Joshua.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.