0

Carmen Alen: "Hay una nueva generación de diseñadores latinos"

Carmen Alen
Carmen Alen Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Después de trabajar para marcas de primera línea, fundó su marca y abrió su primer local, trabaja con una concepción deconstructiva y se nucleó con emprendedoras emergentes para tener juntas más fuerza exportadora, el plan es montar un showroom en París.
Lorena Pérez
0
16 de diciembre de 2017  

Carmen Alen
Carmen Alen Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo

Carmen Alen lanzó su marca con la intención de reversionar las clásicas prendas de un guardarropa, una idea similar, dice, a la de Martin Margiela y Demna Gvasalia. Sin buscar protagonismo, esta comparación sólo pretende develar hacia dónde orienta su búsqueda: una nueva deconstrucción, que revé la indumentaria de uso diario con otras materialidades y formas. Y para hacerlo, encontró como aliados a Gastón Pinto y Brian Bigio, dueños de las marcas Airborn y Nevada, que no sólo la incorporaron en su team, sino que se convirtieron en socios estratégicos de su firma. Acumuló experiencia trabajando con María Cher, Mariana Cortés, Jessica Trosman y Martín Egozcue, para arrancar con lo suyo hace poco más de un año con una colección pequeña, que se animó a exhibir en una tienda propia, Godoy Cruz al 1600 en Palermo; al poco tiempo la subió a un shop online y, hoy, junto con un nuevo grupo de diseñadores formó United Creators para poner un pie en París.

-¿De qué trata tu propuesta?

-Alen rinde culto a los íconos de la historia de la indumentaria, que incluye prendas deportivas, mucha sastrería y también jeans. La marca trata del universo de lo real porque mi inspiración está en el placard de cualquier persona.

-¿Cuál es tu método?

-Consiste en trabajar sobre lo hecho, pero dándole una vuelta, un giro que renueve. Para esto, busco tener una mirada histórica de las prendas y juego con la materialidad y el tamaño; me gusta mucho el volumen, por eso mis productos son más oversized.

-Conseguiste socios estratégicos.

-Busqué un socio antes de lanzar la marca, pero me costó; hablé con varios y me decían que era difícil que con un pdf alguien invirtiera. Entendí que era necesario avanzar en el desarrollo de productos. Para esto, para enfocarme y concentrarme, logré el apoyo de Gastón Pinto y Brian Bigio, dueños de las marcas Airborn y Nevada. Me ayudaron, me ordenaron, en el sentido de que antes de asociarme, hacía de todo: desde la producción hasta la atención del local, y tal diversificación me dispersaba mucho. Y no sólo pasé a ser responsable del diseño de estas etiquetas, sino que también ellos se animaron a financiar mi propia marca. Ahora trabajamos juntos en su desarrollo, que incluye el desafío de poder responder al comercio mayorista.

-¿Lo tuyo es hacer y deshacer?

-Sí. Cada temporada lanzo prendas a las que llamo infalibles, porque son ponibles y atemporales, son esas que se conservan porque se pueden usar con personalidad durante las siguientes estaciones y, además, por supuesto, sumo nuevas piezas. Busco reconvertir. Por ejemplo, reedito un remerón cuya moldería salió de una prenda de talles especiales hecho con una tela imposible, y logro una mejor versión en algodón peruano, que tiene una muy buena caída. Así, lo hago apto a todas, para que a todas les quede bien; por eso funciona. Es que Alen presenta clásicos con onda. Quiero mejorar esas ropas que todos tenemos, pero pretendo que mantengan su esencia. Además, trato de adaptarme al mercado porque sé que también tengo que ofrecer algo de moda para que la consumidora se interese.

-Sos una diseñadora sub-30, pero tu recorrido por la moda local es amplio.

-Sí, pasé por varias marcas. Fueron experiencias que me dieron una imagen real del negocio, no sólo del mundillo del diseñador. Mi primera pasantía fue en Cher, donde me desempeñé en Control de Calidad, cuando aún estaba en el colegio secundario. Luego ingresé a la FADU mientras hacía otra corta pasantía en Juana de Arco; allí la experiencia fue superenriquecedora, ya que trabajaba en forma directa con bordadoras de ñandutí de Paraguay y pude intervenir activamente en el diseño de sus piezas. De ahí, me contacté con Jessica Trosman, una mujer a la que admiro muchísimo y que considero mi mentora porque me enseñó el funcionamiento del sistema de la moda mundial. En el camino, volví a Cher como diseñadora y, cuando Jessica vendió su marca me llamaron para ser jefa de diseño de Trosman en principio para la colección de Buenos Aires, no del exterior, y luego para todo Trosman. Mientras proyectaba Alen comencé a diseñar para hombres en Félix, y ahora estoy en Airborn y Nevada. Y sí, en poco tiempo, recorrí bastante.

-¿Cómo se instala una nueva marca de diseño en el mercado?

es un grupo de diseñadores que no competimos entre nosotros, sino que compartimos recursos y nos potenciamos

-Hay que entender el universo estético de una firma y hacer productos que funcionen para eso. Es difícil porque hay ciertos parámetros que existen en la Argentina que limitan, como el llamado "valor agregado". Esto suele ser algo que las marcas masivas repiten como fórmula: incluyen estampas, piedras, parches y más detalles en una misma prenda sólo porque creen que la gente paga más por un producto que tenga muchas cosas que por uno minimalista. Consideran que lo recargado vale más.

-¿Qué es United Creators?

-Junto a las firmas Nous, Boerr Yarde Buller, Vanesa Krongold, House of Matching Colours, Blackmamba y Pablo Bernard formamos United Creators. Nos unimos con el fin de exportar, debido a que el panorama es complicado y necesitamos nuevas oportunidades. El plan es juntos abrir un showroom en París para abaratar costos y para que nuestro producto sea competitivo en otros mercados. Somos una nueva generación, no competimos entre nosotros sino que compartimos. Nuestras firmas tienen identidades diferentes, aunque apuntamos al mismo público. Nos parece importante salir de la Argentina y mostrarnos como la nueva generación de diseñadores latinos. Europa ya mostró a los creativos japoneses, a los belgas y a los americanos. Este podría ser el momento en que miren para acá, ¿no?

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.