0

El futuro de Bachelet, entre la ONU y varias incógnitas

Tendrá un trabajo ad honorem en el organismo, pero además analiza ofertas de ONG
Rubén Guillemí
0
17 de diciembre de 2017  

El presidenta chilena Michelle Bachelet
El presidenta chilena Michelle Bachelet Fuente: AFP - Crédito: Archivo

Nadie esperaba que las dos veces presidenta chilena, hija de un alto jefe militar del gobierno socialista de Salvador Allende, y que por su actividad política estudiantil fue torturada junto a su madre en los calabozos de la dictadura, aprovecharía la finalización de su mandato el próximo 11 de marzo para dedicarse finalmente a descansar, a la vida hogareña y a cuidar sus nietos.

Pero el anuncio de que Michelle Bachelet, que trabajó en ONU Mujeres de 2010 a 2013 tras su primera presidencia, ya tiene asegurado un nuevo cargo como consultora del secretario general de las Naciones Unidas desató una tormenta política en septiembre pasado, en plena campaña electoral.

La acusaron de haber estado gobernando estos años con una agenda legislativa al gusto de los organismos internacionales (con temas como el matrimonio igualitario o el aborto) y se burlaron de la capacidad que tendrá para mediar en cuestiones globales cuando no pudo resolver, por ejemplo, el conflicto mapuche. Otros ironizaron que había estado jugando al " chao jefe", el popular juego de lotería que tiene como primer premio un sueldo asegurado de por vida. "Es lamentable que el « chao jefe» llegue a La Moneda", dijo el presidente del partido derechista Renovación Nacional, Cristián Monckeberg.

Bachelet confía en que las reformas que implementó serán respaldadas el domingo

3:53
Video

Pero quienes conocen bien a Bachelet afirman que sus motivaciones profundas son diferentes. "En ella es mucho más fuerte el sentido del deber que la vocación de poder. La presidencia se le cruzó en la vida, no fue algo que ella salió a buscar. Y ahora este cargo en la ONU tiene que ver con que no puede dejar de aprovechar la oportunidad de hacer algo desde un sitio relevante", dijo a LA NACION Andrea Insunza, directora del Centro de Investigación de la Escuela de Periodismo UDP, y coautora, junto a Javier Ortega, del libro biográfico Bachelet, la historia no oficial.

"Más allá del cargo en la ONU, que no es remunerado y no requiere que se mueva de Chile, creo que en realidad Bachelet analiza los ofrecimientos de varias ONG en el tema de las energías renovables, que fue una de las grandes preocupaciones de su último mandato", agregó Insunza. En efecto, la presidenta fijó en este gobierno el objetivo de una matriz energética en un 60% de energías renovables para 2035 y de un 70% para 2050.

Pero la otra gran duda es si Bachelet espera además en el futuro volver a jugar algún rol puertas adentro de Chile, tras haber descartado cualquier posibilidad de una tercera postulación a la presidencia. Cuando concluyó su primer mandato, en 2010, se retiró con una altísima popularidad del 80%, pero ahora apenas llega a la mitad.

Bachelet destacó la buena relación entre Chile y Argentina

4:36
Video

"Ella siempre dijo que sabía que en su segundo mandato no sería tan popular porque trabajaría sobre cambios cuyos resultados se verían a mediano y largo plazo, como la reforma educativa, la tributaria o la electoral. Pero eso era lo que ella más soñaba hacer. Sin embargo, su popularidad no cayó por sus reformas, sino por los casos de corrupción", explicó Insunza.

Todo indica entonces que, como la propia presidenta anticipó, su futuro político en Chile pasará fundamentalmente por defender lo que ella llama su legado. En una desafortunada frase, un ministro de su gobierno dijo al comienzo del mandato que venían con una "retroexcavadora" para arrasar con el sistema neoliberal impuesto por el ex presidente Sebastián Piñera, que hoy busca volver al poder en el ballottage que disputa con Alejandro Guillier.

Ahora Bachelet teme que la "retroexcavadora" se le vuelva en su contra y está decidida a defender con uñas y dientes lo hecho.

Como a lo largo de toda su vida se propuso seguir luchando desde lo profundo de su persona, enraizada en lo que ella llama sus cinco pecados capitales. "Soy mujer, socialista, víctima de la dictadura, separada y agnóstica", suele decir.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.