0

5 secretos de Rolando Rivas, taxista, la telenovela icónica de la Argentina

¡Se paraba el país! El amor de Rolando y Mónica cautivó a más de una generación
¡Se paraba el país! El amor de Rolando y Mónica cautivó a más de una generación Fuente: Archivo
Desde el romance clandestino de sus protagonistas hasta la terrible venganza de Alberto Migré contra Soledad Silveyra, la biografía del recordado guionista revela intimidades de esta gran ficción
Tomás Balmaceda
0
21 de diciembre de 2017  • 00:51

Aunque las nuevas generaciones no la hayan visto -ya que sus numerosas repeticiones concluyeron hace varios años y parte de su material original se perdió- Rolando Rivas, taxista es un título que está presente en el imaginario colectivo y que marcó un momento único en la televisión argentina, ya que fue la primera ficción que “paraba al país”, con muchas innovaciones en un género que era visto aún como exclusivamente femenino. Pero, como toda obra icónica, la telenovela esconde muchos secretos.

De hecho, existen muchos mitos falsos a su alrededor, como que fue la primera telenovela que llevaba en su título al protagonista masculino o con una profesión popular (ambos logros son para Nino, una superproducción argentino-peruana de 1970 con Enzo Viena). No sólo eso, sino que en 1974 Juan Carlos Dual y Nora Cárpena habían protagonizado Me llamo Julián, te quiero, en la que él era un remisero. Así que el éxito de Rolando... no se basaba tanto en su temática sino en la química especial de sus protagonistas y unos libros que cruzaban la realidad.

La trastienda de la tira, junto con datos nunca antes conocidos y testimonios exclusivos, forman parte de Migré. El maestro de las telenovelas que revolucionó la educación sentimental de un país, una biografía atrapante y exquisita que escribió Liliana Viola y editó Sudamericana. Aquí, seleccionamos cinco datos poco conocidos.

Ningún canal quería hacer la novela

Cuando Alberto Migré, que ya tenía un nombre ganado en el mundo de la televisión, le acercó a Romay la idea de su nuevo proyecto, recibió una negativa rotunda: “¡Estás loco, Alberto! ¿cómo se te ocurre hacer una novela adentro de un taxi?”. “El dueño de Canal 9 argumenta que no hay plata para semejante disparate, no ha llegado al país el videotape y por el momento es más fácil (y más frecuente) sacar un tanque a la calle que un camión de exteriores. Migre se va a la competencia”, escribe Viola en su libro.

El autor le tenía mucha fe al proyecto -su anhelo era, en realidad, cruzar la realidad con la telenovela, pero según decía el único espacio posible para eso era un taxi- y lo llevó a Canal 13, en donde lo aceptaron a cambio de realizar dos proyectos en paralelo más, por si Rolando... fallaba.

Nadie sabe cómo Migré encontró a su Rolando

Así empezaba el primer capítulo de Rolando Rivas, taxista

6:13
Video

“ Claudio García Satur era visto por todos como un antigalán. Hasta el momento no había tenido un contrato anual para ningún papel”, explica Viola. La autora consigna en Migre las numerosas versiones de cómo el autor se decide a elegirlo como su galán. Según María de las Mercedes Hernando, el guionista le confesó que un día salía del canal y vio a García Satur de espaldas hablando por teléfono y allí mismo se dio cuenta que él era Rolando. Nora Cárpena , en cambio, dice que le ofrecieron primero a ella el rol que haría finalmente Solita Silveyra y que no aceptó porque no le agradaba el primer actor apalabrado, que parece haber sido Alberto Martín. El mismo García Satur, por su parte, le dijo a Viola que Migré le prometió un protagónico en un pasillo en 1969. “De las incontables e incompatibles versiones, sólo coinciden en destacar el hallazgo como una de las mayores intuiciones del autor”, asegura el libro.

Entre Rolando y Mónica había mucho más que besos de ficción...

Medio siglo después, el amor de Rolando y Mónica sigue intacto
Medio siglo después, el amor de Rolando y Mónica sigue intacto Crédito: Sebastián Freire

Aunque ninguno de los dos lo quiso confirmar durante la presentación del libro hace algunos días atrás, el vínculo entre los protagonistas había traspasado la ficción y esto le trajo varios dolores de cabeza a Silveyra, quien por ese entonces estaba casada con José María Jaramillo. Es por eso que al terminar el primer año de la telenovela, la actriz decide no renovar contrato, lo que irritó de sobremanera a Migré, conocido por ser cabezadura y algo rencoroso.

Por el carácter de ambos, todo el medio artístico creyó que no volverían a trabajar juntos. Pero las ganas de hacer otro éxito fueron más grandes y meses más tarde el guionista escribiría para la rubia Pobre diabla.

Cárpena exigió que maten al personaje de Solita pero...

La renuncia de Silveyra a Rolando Rivas, taxista no iba a detener al gran éxito de la televisión. Y es por eso que Migré recurrió a una de sus actrices favoritas, Nora Cárpena, para la segunda temporada. La intérprete sólo puso una condición: que maten al personaje de Silveyra. “Recuerdo que le dije ‘Alberto, necesito que usted mate a Mónica. No puedo entrar en la vida de Rolo con Mónica viva, la necesito muerta -confiesa Cárpena en el libro de Viola- pero él, tan sabio, me dijo ‘No, Nora, no. No la voy a matar porque si se muere, su fantasma va a estar rondando todos los martes, la gente la va a extrañar y Rolando también. Yo necesito que la odien y voy a hacer algo peor que matarla”.

La novela incluyó la temática del aborto

La salida “peor que la muerte” que pensó Migré fue tan cruel como provocadora para la época. En el primer episodio de la segunda temporada de Rolando..., se anunció el embarazo de Mónica, con la última escena filmada por Silveyra para la tira. Y al episodio siguiente, ya sin ella, se ve a una doble de espaldas entrando a una clínica privada a realizarse un aborto. En la ficción, cuando Rolando descubre lo que Mónica hizo, sale corriendo desesperado por la calle y se choca con un niño.

“Era en las calles de Boedo y se lleva por delante a Quique, Marcelo Marcote, que es mi hijito. Así, medio peleando, nos conocemos. Él pierde un hijo y yo soy una mujer sola con una criatura...”, explica en el libro Cárpena.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios