Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una oportunidad para la Argentina

Lunes 18 de diciembre de 2017
0

El viaje que inició desde Ushuaia el ARA San Juan abrió una oportunidad para los argentinos. Con dolor, aquellos marinos lograron que mirásemos y redescubriéramos dos amores olvidados: nuestro mar y la defensa.

La búsqueda del submarino nos desnudó en materia de defensa. En las asistencias que recibimos descubrimos cuántas limitaciones tenemos y qué poco soberanos concretamente somos.

Las tantas urgencias de nuestro país, la carencia de amenaza de guerra, son las explicaciones al olvido de nuestra dirigencia por la defensa, pero esconden la principal: la falta de claridad en relación con qué, dónde y de qué manera tenemos que defender y proteger con nuestras FF.AA.

No hay comunidad soberana si no tiene capacidad de proteger a los suyos. Las FF.AA. reúnen a los hombres de esa comunidad, con vocación de defenderla de todas las formas de violencia con las que otros actores quieren apropiarse o afectar sus intereses. La violencia no desapareció. Los actores con capacidad de daño se multiplicaron.

Sin embargo, los debates en defensa inundan lo semántico. Si defensa o seguridad. Si nuevas amenazas o las tradicionales. Si hipótesis de conflicto o de oportunidad. Podemos darle el nombre que más se ajuste a lo que pensamos, pero lo que no podemos evitar es que nuestros intereses sean disputados por otros. El tipo de guerra que hay afuera no podemos elegirla. Tampoco al enemigo que amenaza esos intereses o al riesgo que los pone en peligro. Pero al brazo armado de nuestro país en el exterior debemos darle las capacidades para poder hacerles frente.

No necesitamos inventarle tareas dentro del territorio. Hay tres espacios en el que el Estado no logra ejercer plena soberanía y requiere, entre otras capacidades, la militar, a fin de proteger sus intereses. El ciberespacio, que hace vulnerable sistemas vitales, comunicaciones e información; el espacio exterior, donde el lugar que hay es cada vez más disputado tecnológicamente, y el mar, cuya vastedad y proyección hoy nos interpela.

He aquí nuestra segunda oportunidad: el Mar Argentino. Buscando el submarino redescubrimos su inmensidad, y nuestra incapacidad de protegerlo todo. De la riqueza de su biodiversidad dan cuenta los numerosos buques que piden permiso para investigar; de su caladero, el valor de sus exportaciones y la pesca extranjera en el borde de nuestra milla 200. De la riqueza de su suelo, las empresas petroleras que lo exploran. En ese mar, además está Malvinas y con Malvinas la proyección hacia la Antártida.

Patagonia y Patagonia Azul, nuestro sur, son un desafío estratégico que nos convoca. Necesitamos diseñar un plan de desarrollo que incluya ciencia y tecnología, defensa y producción. El proyecto Pampa Azul se quedó corto, contempló sólo lo científico. Requiere ser parte de un plan mayor donde el objetivo no sea la presencia en el mar, sino su protección y su uso.

Quienes nos disputan el mar nos han demostrado que ellos tienen con qué. Sean quienes fueran esos "ellos". Y nuestras capacidades regionales no alcanzan para decirles que es nuestro, que primero están los nuestros. Aquellos que eligieron un día irse al mar con la vocación de estar al frente si alguien nos amenaza nos abrieron una puerta digna de esa vocación. Demos estos dos debates y encontremos algo que nos una. Y que no sea sólo el dolor por su partida.

Politóloga. Directora de la Escuela de Política y Gobierno de la UCA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas