0

Una jueza investiga la denuncia sobre el reparto de los expedientes

Tras la acusación de Carrió, Servini analiza si el software que se utiliza en el sistema es vulnerable
Maia Jastreblansky
0
18 de diciembre de 2017  

"El sistema de sorteos informáticos es manejable", dijo, y alteró a más de uno en los corrillos de los tribunales. Los dichos de la jueza federal María Servini tocaron uno de los nervios más sensibles del Poder Judicial, porque el sistema que asigna las denuncias penales a los juzgados es el punto de partida para garantizar la imparcialidad de los procesos.

La magistrada avanza con una investigación penal sobre el sistema Lex 100, que, mediante un algoritmo, determina qué juez queda a cargo de las causas. Fue tras una denuncia de Elisa Carrió, quien pidió que se investigue si hay irregularidades en el software de los sorteos, que debe regirse por la aleatoriedad.

Según pudo conocer LA NACION de fuentes judiciales, Servini ordenó en los últimos días que la Facultad de Ingeniería de la UBA realice un profundo peritaje. Requirió que intervengan dos ingenieros informáticos para que se focalicen en "el aprovechamiento de las vulnerabilidades" del software. Es decir, la magistrada les pidió que estipulen si los puntos débiles del sistema pueden dar lugar a una manipulación.

A fines del año pasado, Servini allanó el centro de datos del Poder Judicial, en un operativo respaldado por personal de la AFIP, con experiencia en la materia. Luego se recabaron testimonios del personal de la Dirección General de Tecnología. Tras esas pesquisas, los expertos realizaron un informe en el que listaron una serie de vulnerabilidades en el Lex 100. El diagnóstico fue lapidario y Servini lo compartió con el Consejo de la Magistratura y la Corte Suprema. Entre otros puntos, los especialistas señalaron que varias personas utilizaban un mismo usuario para ingresar al sistema de sorteos y que se implementaron contraseñas de baja complejidad, como "pjn123", en muchos casos.

La aplicación, que fue contratada tras una licitación, "carecía de información vital, como el código fuente" y "faltaban políticas de manejo de información crítica".

Los testigos, en tanto, manifestaron que los usuarios administradores, de forma previa, tenían a la vista los valores que se utilizan para determinar las "bolillas" con los juzgados que ingresan al sorteo. Señalaron que "el sistema es inestable", más aún en los fueros donde incide la calidad de conexión.

En su informe, Servini también puso de relieve el sorteo de la causa por la muerte de Alberto Nisman, que se efectuó dos veces. Ese procedimiento en particular es investigado en una causa aparte por el juez Claudio Bonadio. Por ahora, todo apunta a un error del sistema y no hay huellas de una adulteración voluntaria, por lo que ni siquiera hay imputados.

Los sorteos de juzgados no son los únicos que generan dudas. Por cuerda separada, Servini también investiga la selección de auxiliares de justicia, que debería ser aleatoria. La magistrada aceptó como parte querellante a dos martilleros, patrocinados por Poder Ciudadano, que aseguran que la designación de especialistas para los remates judiciales está direccionada.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.