0

La rescataron al nacer de un camión jaula camino al matadero; ahora la ternera lucha por su vida

En medio de la bosta y del terror de las de su especie; esa fue la forma en que Save llegó al mundo
En medio de la bosta y del terror de las de su especie; esa fue la forma en que Save llegó al mundo
Nació en el viaje que terminó con la vida de su madre, un grupo de activistas logró sacarla a ella del infierno e intentan recuperarla antes de poder trasladarla a un santuario.
Jimena Barrionuevo
0
20 de diciembre de 2017  • 00:09

Fue en el camión que la transportaba hacia el matadero. Con una temperatura que superaba los 30°, hacinada junto a otras de su misma especie y en medio de heces y olor a miedo, dio a luz a su ternera. "Nos dimos cuenta que algo pasaba mientras hacíamos la vigilia en las puertas del matadero de Morón y una fila de camiones repletos de animales, esperaba en la entrada. Notamos que el chofer del último de los vehículos caminaba de un lado al otro, hablando con el celular, se lo veía preocupado. Nos acercamos y nos contó que una de las vacas había parido a su cría en el viaje. No podíamos creerlo, despacio caminamos para verla, y ahí estaba, entre muchas otras: recién nacida, acurrucada en el piso lleno de mugre, de bosta y dolor", relata Federico Callegari (39), activista de Buenos Aires Animal Save, un movimiento que se propone ser testigo de la realidad que padecen los animales de granja camino al matadero para poder visibilizarlo y difundirlo.

Sin tiempo que perder y a través del camionero, el grupo de activistas por los derechos de los animales logró hablar con el dueño del campo del que provenía la mamá. Se le pidió la tenencia de la ternera y el hombre la entregó telefónicamente de manera voluntaria. Pero la situación se complicó. "Mientras el chofer del camión quería que nos llevemos a la ternera, los del matadero debatían si dárnosla o no. Fue un momento tenso. El camión avanzó y entró al matadero, llegó a la manga. Save, como llamamos a la recién nacida y Tormenta, su mamá, aún estaban ahí dentro del camión jaula con las otras vacas", explica Callegari.

La Ley 14346 de Malos Tratos y Actos de Crueldad hacia los animales establece en el artículo 3, inciso 6 q ue serán considerados actos de crueldad: causar la muerte de animales grávidos cuando tal estado es patente en el animal y salvo el caso de las industrias legalmente establecidas que se fundan sobre la explotación del nonato. "Esto quiere decir que es ilegal transportar a un animal en este estado, así como también serán cómplices quienes cometan el acto de matar, en este caso los del matadero, cuando a priori ese animal no debería estar ahí. De repente, una oportunidad se presentó y sin dudarlo, rescatamos a la pequeña y la pusimos a salvo", agrega el activista .

Así rescataban a Save la noche del 16 de diciembre
Así rescataban a Save la noche del 16 de diciembre

Yonatan del Refugio Los Salvajes, donde estuvo transitada la ternera las primeras horas
Yonatan del Refugio Los Salvajes, donde estuvo transitada la ternera las primeras horas

Ahora Save está a salvo pero la lucha no termina. "La ternera, como todos los bebés animales y humanos, necesitaba a su mamá. Contrarreloj, hicimos todo lo posible para salvarla a Tormenta. Le pedimos al ganadero y al dueño del matadero que, en una muestra de humanidad respetaran la vida de una madre y su derecho a criar a su hija por encima del dinero, y que les permitieran vivir en libertad, juntas, como siempre debió haber sido", contó Callegari afligido. Por eso, el lunes a la mañana un grupo de activistas se congregó en la puerta de Ganadera San Roque, Matadero Municipal de Moron (Av. Hipólito Yrigoyen 1498) para evitar que mataran a la vaca. Pero fue demasiado tarde. La vaca fue faenada, como muchas otras. "Son seres pacíficos, sociales y quieren a sus familias. Sienten dolor y sufren y saben perfectamente cuando están seguras, y cuando no. Tienen mucho miedo cuando se llevan a miembros de su familia, cuando se las llevan a ellas, cuando viajan amontonadas, sacudidas por el andar del camión, llenas de ganas de huir, y cuando conocen al último humano, el que va a robarles su vida", dijo entre lágrimas.

Tormenta y el último adiós antes de ser faenada
Tormenta y el último adiós antes de ser faenada

Mientras, Save pelea por su vida. Sus rescatistas no saben con certeza cuánto tiempo estuvo en el camión y si pudo ser amamantada y recibir el calostro de su madre, ese que protege a todos los recién nacidos de infecciones. "El calostro de las primeras seis horas es muy importante. El animal tiene tiempo de tomarlo hasta las 12 primeras horas de vida, después el intestino ya no puede absorber las inmunoglobulinas, que son las defensas que le permiten sobrevivir y evitar las infecciones. Además el calostro aporta proteínas y factores de crecimiento. Es una incógnita si tomó el calostro o no pero la realidad es que ahora queda muy dependiente de lo que nosotros le podamos dar de comer", explica el médico veterinario Baltazar Nuozzi, quien está haciendo el seguimiento de Save hasta que pueda estabilizarse y ser trasladada a un santuario en la provincia de Córdoba.

Save llegó con muy bajo peso, alcanzaba con esfuerzo los 28 kilos, cuando lo ideal es que un ternero recién nacido llegue a los 40 kilos. "Seguramente el estrés del traslado, el miedo de la madre y haber nacido en esas condiciones influyeron en ese estado. Le dimos antidiarreico, sueros, vitaminas, antibióticos y alimento para suplantar ese calostro que no tomó. Y algo fundamental que estamos haciendo: le damos afecto. Porque está estudiado que el afecto, el cariño y la contención del animal -aunque la gente lo subestime porque es un animal de producción- eleva el sistema inmune, igual que en el humano, el canario, el gato y el perro. Son seres sintientes", concluye Nuozzi. Save es un símbolo de la lucha que muchos llevan adelante por los derechos de los animales y hoy pelea por su vida.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.