0

Se calienta el duelo entre Puigdemont y Junqueras, horas antes de las elecciones

Los dos líderes, distanciados, se disputan voto a voto el dominio del independentismo
Martín Rodríguez Yebra
0
19 de diciembre de 2017  

BARCELONA. No queda tiempo para disimular. El duelo entre Carles Puigdemont y Oriol Junqueras por el dominio del independentismo catalán quedó expuesto a todas luces en las horas finales de la campaña para las elecciones del jueves.

"Hemos demostrado que damos la cara; yo estoy aquí porque no me escondo de lo que hago", dijo el destituido vicepresidente Junqueras en una entrevista telefónica desde la cárcel madrileña de Estremera, donde está preso desde hace un mes y medio. La alusión sonó a un dardo contra el ex presidente Puigdemont, que está acusado en la misma causa por rebelión y sedición, pero huyó a Bélgica para seguir en libertad.

Los dos hombres que impulsaron la fallida proclamación de la república catalana, el 27 de octubre, compiten en listas distintas por presidir la Generalitat. Según las encuestas, Junqueras, de Esquerra Republicana (ERC), pelea el primer lugar con la antinacionalista Inés Arrimadas, de Ciudadanos.

Puigdemont los persigue algunos puntos por detrás, pero se ha ido acercando día tras día. Se postula con la marca Junts per Catalunya (JxC) y reclama que, salgan como salgan las elecciones, si los separatistas tienen mayoría se lo reponga a él al frente del gobierno. Sería argumenta una señal de rechazo a la intervención que decretó el presidente Mariano Rajoy.

"Si crees en las instituciones catalanas no puedes renunciar a que el presidente sea Puigdemont. Si proponemos un sustituto sería rendirse y estar de acuerdo con que mande Rajoy en Cataluña", atizó la jefa de campaña de JxC, Elsa Artadi.

Junqueras les cerró la puerta en la cara en la breve pero intensa nota que le dio a la radio RAC1 desde la prisión: "Estoy seguro de que formaremos gobierno y de que yo mismo, si el Parlament lo decide, tendré la oportunidad de presidirlo". Rectificó así un mensaje que había emitido al inicio de la campaña en la que sugería que cedería la cabeza de un eventual gobierno de ERC a su número dos, Marta Rovira.

En su partido explican que la decisión de Junqueras de salir a marcar distancias se debe a la forma en que Puigdemont está aprovechando la ventaja competitiva que le da la libertad de movimiento.

La relación entre los dos líderes está herida desde los días finales de octubre. No se hablan desde la proclamación de la república, que derivó en el inmediato cese del gobierno y la intervención estatal de las instituciones de Cataluña.

Junqueras se negó a repetir la coalición electoral Junts pel Sí, con la que formaron gobierno en 2015. Seguro de la posición que le daban las encuestas, decidió lanzarse a conquistar por primera vez la primacía del nacionalismo catalán.

Pero la cárcel rindió menos que el pretendido "exilio" de Puigdemont. La consultora Gesop le otorgaba a ERC 28,1% a principios de noviembre, contra 12% de la lista del presidente destituido. Ayer los ubicaba 21,3% a 19%. La otra facción separatista, la CUP, va sexta, con 5,5%.

La división permite que Arrimadas jefa de la oposición al independentismo pueda quedarse con el primer lugar (tendría 22,5%). Más allá de la disputa entre ellos, los separatistas no tienen garantizados los votos para formar gobierno. Gesop -con casi todas las consultoras- le otorga a la suma de bancas de ERC, JxC y la CUP una horquilla de entre 66 y 69 diputados. La mayoría se obtiene con 68.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.