0

Otra vez, la intolerancia y la barbarie

Los hechos de violencia repetidos ayer demuestran que sectores opositores siguen valiéndose de grupos de choque para desestabilizar al Gobierno
0
19 de diciembre de 2017  

No hay dudas a estas alturas de que algunos sectores, como los que ayer sembraron el caos en las adyacencias del Congreso de la Nación, pretenden reemplazar el diálogo y el normal desenvolvimiento de las instituciones por la violencia. Convergen allí grupos radicalizados que, desde hace mucho tiempo, definitivamente no están alineados con los principios de la República ni con la vida democrática, y otros que, además de su falta de compromiso con esos valores, sólo persiguen la desestabilización del actual gobierno para que la Justicia deje de investigar a ex funcionarios kirchneristas que pueden perder su libertad, sus privilegios y sus fortunas mal habidas.

Al igual que el jueves pasado, los militantes de la violencia se hicieron presentes ayer en la Plaza del Congreso con el pretexto de su oposición a una reforma previsional. Pero su verdadero objetivo era otro bien distinto: atentar contra las instituciones, alentando los fantasmas de los recordados episodios de violencia de diciembre de 2001, que concluyeron con la caída del gobierno de Fernando de la Rúa.

Es evidente que las circunstancias entre uno y otro período son muy distintas. A diferencia de 2001, existe hoy una coalición política gobernante que ha revalidado un importante apoyo en las urnas, traducido en un mayor número de bancas legislativas. Hay también un clima de diálogo político entre el Poder Ejecutivo Nacional y los gobernadores provinciales -sólo uno de ellos se abstuvo de firmar el reciente acuerdo fiscal entre la Nación y las provincias-, y una fuerza partidaria, liderada por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que ha sido duramente castigada en las últimas elecciones.

La irresponsabilidad y la mala fe de algunos dirigentes sindicales también estuvo a la orden del día. Un paro irracional paralizó no pocas actividades industriales y provocó innumerables problemas en subtes y en vuelos aéreos. Su único fin es la extorsión a las autoridades.

Sólo la intolerancia y la desesperación pueden explicar ciertas actitudes obstruccionistas de la oposición kirchnerista, Algunos de los mismos diputados que el jueves pasado lograron frustrar el desarrollo de la sesión con bochornosas agresiones, que incluyeron el intento de arrebatarle el micrófono al presidente del cuerpo legislativo, Emilio Monzó, ayer buscaron valerse de los violentos incidentes provocados fuera del Congreso por activistas para que la sesión fuese levantada. Curiosamente, representan al mismo sector político que, años atrás, vetó el 82% móvil para los jubilados y condenó a un alto porcentaje de ellos a pasar a cobrar el haber mínimo, provocando una avalancha de juicios al Estado.

Esta vez, hubo sesión y no lograron su cometido. Pero, una vez más, hubo que lamentar la barbarie. Los episodios de violencia se iniciaron cerca de las 13.30, en la intersección de la avenida Rivadavia y Rodríguez Peña, cuando un grupo de jóvenes que se desprendió de columnas de fuerzas izquierdistas comenzó a arrojar piedras y botellas contra efectivos policiales. Además de decenas de heridos y detenidos, entre bombas Molotov, hubo cobardes agresiones a periodistas por parte de activistas y ataques a comercios en la Avenida de Mayo, al tiempo que la Plaza del Congreso quedó destrozada. Todo un símbolo de una Argentina violenta que se resiste a quedar en el pasado y que no encontrará un límite si, como tantas otras veces, no hay una efectiva investigación judicial y los responsables de los desórdenes terminan impunes.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.