Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chile regresa al centro

Martes 19 de diciembre de 2017
0

Contra lo que habían anticipado las encuestas de opinión, que una vez más se equivocaron, pues anticiparon una elección reñida, Sebastián Piñera se impuso con amplitud en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales chilenas de anteayer.

De ese modo, el timón del gobierno de Chile regresa ahora al centro del espacio político, que acaba de obtener un triunfo rotundo, por más de nueve puntos porcentuales. La victoria es de la moderación política del centro. La inevitable radicalización de la izquierda en la segunda vuelta terminó perjudicando a su candidato.

Las persistentes indefiniciones y ambigüedades de la administración saliente de la socialista moderada Michelle Bachelet generaron un clima de falta de confianza y de cierta incertidumbre expresado en una caída de la tasa de crecimiento y de la inversión en el país trasandino y han sido responsables de lo sucedido en Chile. En los últimos cuatro años, la economía creció a un promedio anual del 1,8% de su PBI. Para el año que viene se pronostica, en cambio, que esa tasa alcanzará el 2,8% del PBI.

Chile es hoy considerada la nación más moderna de América del Sur. Su sociedad, afirmando sensatamente un rumbo evidentemente exitoso, acaba de confirmar lo dicho. Para ello, prefirió dejar de lado el discurso pseudoprogresista del ex periodista y sociólogo Alejandro Guillier y ungió nuevamente presidente a Piñera, un experimentado ex empresario de 68 años que ya gobernó entre 2010 y 2014, precediendo a Michelle Bachelet para ahora sucederla.

En lo que va del año, unas 424.000 personas que ingresaron en Chile se quedaron a vivir allí. Lo hicieron atraídas por las oportunidades que ofrece y desanimadas por las realidades prevalecientes en sus naciones de origen. El flujo de la emigración venezolana hacia Chile creció este año más de un 100%, como el de los haitianos. Este tema está en la agenda de cuestiones que el próximo gobierno deberá resolver.

Por tercera vez, en un ambiente de paz y civilizado, Bachelet y Piñera se encontrarán en marzo próximo en el Congreso del país vecino para el traspaso de la banda presidencial. Pero esta vez la coalición de izquierda, la llamada Concertación, podría estar, de cara al futuro, herida seriamente. Bachelet está anunciando que, luego de la derrota de su espacio político, saldrá del mundo de la política y no volverá a presentar una candidatura presidencial.

Piñera deberá gobernar sin que su fuerza política tenga el control del Congreso, razón por la cual deberá discutir y negociar con la oposición sus propuestas centrales. En su cartera aguardan temas bien complejos que ya han comenzado a ser debatidos con intensidad, como el de la gratuidad de la educación; el sistema jubilatorio privado; el matrimonio igualitario, y la adopción por parte de parejas del mismo sexo. Cada uno podría transformarse en una ardua batalla parlamentaria.

La exitosa receta de Chile está edificando continuamente, queda visto, un clima de estabilidad y tolerancia política que se suma al dinamismo que caracteriza a una economía sustancialmente abierta y de mercado que ha sido y sigue siendo manejada con gran prolijidad y profesionalidad y que, a lo largo de las últimas décadas, ha eliminado persistentemente grandes porciones de pobreza.

Para nuestro país, el amplio triunfo de Piñera debería ser tomado como un acontecimiento que fortalece la visión y la actuación del presidente Mauricio Macri en la región. Las coincidencias ideológicas, las visiones compartidas y hasta la amistad personal que existe entre ambos así lo auguran.

Cuando Brasil todavía no ha regresado a su normalidad política y va camino de las elecciones presidenciales del año que viene, lo acontecido en los comicios de Chile podría también tener impacto en su evolución de corto plazo y afectar adversamente la candidatura del cada vez más cuestionado Lula da Silva. Algo parecido podría suceder en México, Colombia y Paraguay, que también se preparan para concurrir a las urnas el año próximo para elegir allí sus respectivos presidentes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas