Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asesinó a su suegro y fue sentenciadoa perpetua

El condenado tuvo la colaboración de un carnicero paraguayo

Martes 19 de diciembre de 2017

A once meses del homicidio del empresario Roberto Fernández Montes, ocurrido en un departamento de Caballito, fue condenado a la pena de prisión perpetua Santiago Corona, yerno de la víctima.

El veredicto fue dictado ayer por el Tribunal Oral Criminal (TOC) porteño N° 5, integrado por los jueces Fátima Ruiz López, Adrián Pérez Lance y Rafael Oliden.

El fiscal del juicio, Juan Fernández Buzzi, y los abogados de las dos querellas -una por cada hija de la víctima- habían solicitado la prisión perpetua para el imputado, al considerarlo coautor de "homicidio agravado por alevosía".

Para los acusadores quedó probado que tanto Corona, quien era yerno del empresario, como el carnicero de nacionalidad paraguaya Raúl Fernández Torres, de 51 años y prófugo, planificaron y concretaron el crimen.

"Lo planearon, lo pensaron y lo hicieron", dijo Buzzi al momento de dar por probada la coautoría material del asesinato en manos de Corona y del carnicero, según la agencia de noticias Télam.

Fernández Montes, que tenía dos hijas y era viudo, fue asesinado en su piso de Aranguren 36, Caballito, el 21 de enero pasado entre las 12.09 y las 13.31. Según María del Carmen, pareja de la víctima desde hacía 13 años, ese sábado Corona llegó hasta el edificio de Caballito, con una fingida preocupación, y se sumó a la búsqueda que habían encarado ella y la hija menor del empresario. "Este individuo, esta mala persona, aparece con la hija [mayor de la víctima] como si no hubiese pasado nada. Nos decía: «Cálmense, estén tranquilas», y a mí me dijo: «Maru, seguime con tu auto que hacemos el camino hasta el galpón»" de la empresa familiar, Mini Vial, en Chacarita, dedicada a las excavaciones en obras de construcción.

La menor de las hijas dio la clave para la investigación al observar la filmación de una cámara de seguridad. "Cuando volvió le pidió al encargado ver las imágenes e identificó al yerno como una de las dos personas que retiraban del ascensor un bulto, que estaba cubierto con una sábana manchada de sangre", según confiaron a LA NACION calificadas fuentes de la Policía Federal.

Se determinó que Torres llegó al edificio a las 9.05, pocos minutos después de la salida de la víctima. Ingresó por la cochera y subió por la escalera hasta el 5° piso. "Suponemos que entró con un control remoto que le dio el yerno de la víctima. Una hipótesis es que esperó al empresario en el palier", dijo una fuente policial. Aguardó el regreso de Fernández Montes y la llegada de Corona -ayer condenado- para cometer el asesinato.

En esta nota:
Te puede interesar