0

Los empresarios catalanes apuestan a que el voto enfríe el proceso separatista

Buscan disminuir la tensión política y reiniciar el saneamiento de la producción económica
Silvia Pisani
0
20 de diciembre de 2017  

MADRID.- Las elecciones de mañana serán decisivas para el futuro de la economía catalana, golpeada con una inédita fuga de empresas y capitales luego de tres meses de proceso independentista cuyo futuro se dirimirá en los comicios.

En un duro editorial, el diario La Vanguardia tildó ayer de "catástrofe" esos efectos y cuestionó la "irresponsabilidad" de los dirigentes independentistas que los minimizan, a los que asoció con el dicho según el cual "no hay peor ciego que el que no quiere ver".

La negación del daño económico sólo puede explicarse, sostuvo, o bien por "ignorancia" o porque la dirigencia independentista practica "una militancia acrítica que antepone la causa al análisis fiable de la realidad".

La sangría económica en las ocho semanas transcurridas desde la fallida declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre pusieron en alerta al empresariado, mucho más decidido ahora a evitar que el daño se profundice.

No hay antecedentes en la Unión Europea (UE) de un estampida semejante. Más de 3000 empresas trasladaron su sede fuera de la región. En sólo una semana, los catalanes retiraron más de 6000 millones de euros de dos de sus principales bancos, hoy también afincados fuera de ese territorio para asegurar a sus ahorristas, entre otras cosas, que mantienen la protección del fondo de garantías europeo.

La coincidencia generalizada es que en el voto de mañana se juega mucho del futuro económico de la que se jacta de ser una de las regiones más prósperas de España, bajo el diagnóstico coincidente de que habrá tensión si se vuelve al escenario de ruptura.

"Un estado independentista tendría que luchar y mucho contra una fuga de divisas", previno Carles Torredent, del Instituto Económico de Barcelona (IEB). No muy distante fue la voz del Instituto de Estudios Económicos (IEE), para el que un retorno al proceso independentista tendría un "impacto significativo" sobre el crecimiento tanto para la economía catalana como para la española en general.

Para Cataluña proyectó un recorte del 5% en las previsiones del año próximo, lo que restaría dos décimas al avance de la economía nacional.

En medios empresariales se admite, sin embargo, que el tironeo de la incertidumbre es doble.

Por un lado, temen a la inseguridad que traería aparejada un nuevo ciclo independentista. Por el otro, al hielo con que tropezarían en caso de quedarse fuera del amparo y la sintonía de un nuevo gobierno de ese signo. "Es como encender una vela a cada santo", graficó a la nacion un analista local. "Mientras muchos empresarios firman documentos que piden certezas, donan, al mismo tiempo, fondos a la Asamblea Nacional Catalana (ANC)", una de las plataformas independentistas, explicó.

El Círculo de Economía, tradicional espacio de debate de la elite catalana, previno sobre la necesidad de que las fuerzas políticas "expongan propuestas concretas y realistas y se comprometan a desarrollar su acción en el marco de la legislación vigente".

La prosa, si bien advierte del riesgo, se queda atrás de lo que suele escucharse en voz más baja.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.