Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Amigo invisible: el juego que se impone para combatir el estrés de las compras navideñas

Cada vez más familias eligen este sistema que ayuda también a reducir gastos;la estrategia se popularizó tanto que hasta hay apps que facilitan los sorteos

Jueves 21 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Por esta época, los compradores de último momento invaden los shoppings
Por esta época, los compradores de último momento invaden los shoppings. Foto: Ignacio Sánchez

Para la Navidad pasada, Antonella Vidal, de 32 años, madre por tres, compró 15 regalos. Para sus hijos, su marido, sus padres, sus cuatro cuñados, su hermana, sus tres sobrinos y para ella (porque, claro, de eso también tiene que ocuparse). "Nos encanta hacer regalos, pero la verdad que salir a comprarlos es estresante. Este año cambiamos la fórmula. Organizamos un juego de amigo invisible y, al menos, sólo tuve que encargarme de cuatro regalos: el que me tocó a mí y los de mis hijos", cuenta.

A la hora de comprar presentes, los sondeos indican que los porteños son los que prefieren hacerlo a último minuto. Apenas un 35% se organiza previamente. Uno de cada tres adultos dijo que las compras navideñas son una situación estresante o agobiante, según una encuesta que encargó la empresa IRSA, propietaria de distintos centros comerciales. En cambio, para los millennials, que tienen entre 25 y 35 años, comprar es un placer: siete de cada diez señalaron que disfrutan de ese momento y que vale la pena cuando llega el instante de abrir los regalos. La encuesta se hizo sobre la base de un muestreo de 585 casos.

Una de las estrategias para combatir el estrés al comprar regalos que adoptan cada vez más familias es la organización de un "amigo invisible", también llamado Secret Santa. En una encuesta que organizó la empresa OLX, uno de cada cinco argentinos va a participar de un amigo invisible en esta Navidad.

El sistema es sencillo: se organiza un sorteo con los nombres de los participantes y a cada uno le toca hacer un regalo sólo a la persona que le tocó. Algunos definen un monto y otros lo dejan a criterio de cada uno. Según el sondeo de OLX, hecho en base a 820 casos, el 82% de los que participan de un amigo invisible navideño lo van a hacer con su familia; el 27%, con sus amigos, y un 14%, con sus compañeros de trabajo.

Cuando se les consultaron los motivos, el 51% dijo que lo hace por diversión; el 27%, para economizar, y el 21%, por ambas razones.

Sobre los montos que se establecen, el 63% señaló que iba a gastar menos de 500 pesos para cada regalo. Apenas un 9% pensaba superar los 1200 pesos.

María Garibaldi, de 29 años, no tiene hijos y ya lleva comprados diez regalos. Casi todos para sus sobrinos y para los hijos de sus amigas. El sábado pasado se levantó temprano y en dos horas resolvió toda la compra. "Siento que hice un uso eficiente de ese tiempo", dice. Le falta uno, que comprará en estos días. La regla de oro en su familia es: regalos sólo para los chicos y entre los adultos, se hace un amigo invisible. "Ese es el regalo más difícil. Pero por suerte es uno solo".

Techies

En la familia de Garibaldi apostaron por las tecnológicas. Buscaron una página Web que permite cargar los nombres de los participantes y sin necesidad de hacer un sorteo de papelitos, a la vieja usanza, les lanzó una lista de a quién le tocaba regalar a cada uno. Existen aplicaciones para celulares, como "Amigo invisible online" y "Open Secret Santa".

El sondeo que encargó IRSA también apuntó al fenómeno del amigo invisible como una tendencia en crecimiento. En el estudio también se marca que los millennials son mucho más propensos a este tipo de sistemas.

Preferencias

¿Quiénes reciben más regalos? Los chicos son los privilegiados. Según el sondeo que se hizo en centros comerciales, el 70% de las familias les hará regalos y el 50% los entregará a todos los adultos del hogar.

Según el estudio de OLX, el 13% de los encuestados dijo que este año no comprará regalos. En tanto, un 25% indicó que gastará en uno o dos presentes. El 39%, entre tres y cinco. El 17%, entre seis y diez presentes, y el 7%, en más de diez.

El ranking de los que reciben más regalos son: los hijos, la pareja, los padres, los sobrinos y los hermanos. El monto destinado a cada presente sigue una lógica similar: para los hijos, el 56% dijo que gastaría hasta 1000 pesos. Para las parejas, el 44%, menos de 750 pesos. Para los padres, el 30% estimó destinar hasta 500 pesos.

Las estadísticas del comercio en la Argentina indican que, entre el 50 y el 60% de los regalos que se hacen para Navidad se cambian en los días siguientes, entre el 26 de diciembre y el 10 de enero. Esta tendencia llamó la atención del sector de indumentaria, porque, pasada la temporada alta de ventas y el pico del consumo, como Navidad, los shoppings y centros comerciales se veían nuevamente desbordados por personas que iban no a comprar, sino a cambiar el regalo que habían recibido.

Una encuesta que realizó la Universidad Abierta Interamericana para la investigación del libro Deseo consumido, indagó a 1200 personas sobre cómo es el comportamiento de los argentinos en relación a los regalos. Las conclusiones indican que cambiar un regalo ya no es interpretado como una ofensa o un desprecio.

Según los resultados, casi el 40% de los entrevistados dijo tener el hábito de cambiar los presentes que recibe. La frecuencia varía: el 9,2% reconoce que lo hace siempre o casi siempre. El 31,2% dijo que los cambia "a veces". En tanto, el 60% señaló que no los reemplaza nunca. Los hombres son algo más propensos a cambiar los presentes que las mujeres. Casi el doble de veces reconocieron que lo hacen siempre o casi siempre.

Se les preguntó cómo se sentían si se enteraban que alguien había cambiado un regalo que ellos le habían hecho. El 14% dijo que "decepcionado". Sin embargo, el 86% reconoció que no le importaba.

El agobio, en números

51 por ciento: De los que participan de los sorteos del amigo invisible, según un sondeo hecho por OLX sobre la base de más de 800 casos, lo hace por diversión. Y el 21%, para economizar.

35 por ciento: De los más de 500 encuestados por la empresa IRSA se organiza con tiempo para comprar los regalos de Navidad.

33 por ciento: De los porteños dice que las compras navideñas son una situación que le provocan estrés o agobio.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas