0

Tras casi un año de mandato, Trump logró su primer gran triunfo con la reforma fiscal

El Congreso aprobó el mayor recorte de impuestos en 30 años; según los demócratas, beneficia a los sectores más ricos
0
21 de diciembre de 2017  

Trump festejó ayer la reforma con los legisladores republicanos, en Washington
Trump festejó ayer la reforma con los legisladores republicanos, en Washington Fuente: Reuters - Crédito: John Ernst

WASHINGTON.- Donald Trump logró lo que tanto anhelaba. Un mes antes de cumplir un año de mandato, el presidente norteamericano se anotó su primera gran victoria legislativa con la aprobación del Congreso de un profundo recorte de impuestos, que, según los demócratas beneficia a las empresas y a los contribuyentes más ricos.

La medida, que se aprobó ayer con 224 votos a favor y 201 en contra en la Cámara de Representantes, es la mayor reforma del sistema de impuestos del país desde la que promulgó el ex presidente republicano Ronald Reagan, en 1986.

La iniciativa se aprobó luego de una repetición de la votación debido a una pequeña falla de procedimiento y pocas horas después de que el Senado diera su visto bueno por 51 votos contra 48. Ahora sólo falta la firma de Trump, prevista para antes de la Navidad.

El paquete aprobado ayer incluye reducción de impuestos por un volumen de casi 1,5 billones de dólares en diez años. Entre los puntos principales se encuentra una gran reducción del impuesto de las empresas, del 35 al 21%, y una baja de los gravámenes para los más acaudalados. También recorta los impuestos para otros sectores de la población, pero en menor medida y sólo de manera temporal.

El plan también amplía algunas deducciones que benefician a los matrimonios con hijos y apunta a simplificar las declaraciones impositivas, cuya complejidad ha sido uno de los principales pilares del negocio de los servicios de contabilidad en Estados Unidos.

Para los republicanos, los recortes de impuestos darán un impulso al crecimiento económico del país. Sin embargo, la oposición demócrata y economistas advirtieron que el plan beneficiará al 1% más rico del país, profundizará la desigualdad y ensanchará el déficit fiscal. Además, consideran que es falso el argumento de que las compañías usarán el dinero extra para contratar a más trabajadores o aumentar los sueldos.

Ajeno a las críticas, Trump festejó su primer triunfo legislativo. "Estamos devolviendo la grandeza a Estados Unidos", dijo en un discurso, al evocar su eslogan de campaña "Hacer a Estados Unidos grande de nuevo". Rodeado de los líderes republicanos del Congreso, Paul Ryan y Mitch McConnell, Trump elogió desde la Casa Blanca el proyecto, al que calificó como "el mayor recorte de impuestos en la historia" de Estados Unidos.

Eufórico, el mandatario había celebrado antes la aprobación del proyecto con una catarata de tuits. Trump dijo que la rebaja de impuestos era un "regalo de Navidad para el pueblo norteamericano", criticó las "noticias falsas" por difamar el proyecto y felicitó a sus socios republicanos, con quienes ha tenido una relación con altibajos.

Trump también dedicó un festejo especial para una parte de la reforma. "Con este texto de ley abolimos esencialmente al Obamacare", sentenció en Twitter, en referencia al sistema de salud aprobado en 2010 por su antecesor, Barack Obama.

Una de las razones por la que muchos especialistas sostienen que la reforma golpeará a las clases más bajas es porque recibirán menos ayudas públicas para contratar sus seguros médicos.

La Casa Blanca y las bancadas republicanas introdujeron en la reforma impositiva algunas enmiendas al Obamacare para destruir el corazón de esa ley, a la que no pudieron derogar, a pesar de los repetidos intentos a lo largo de este año. Actualmente, tener un seguro médico es obligatorio. Sin embargo, este punto central de la ley de Obama fue eliminado con la nueva reforma impositiva.

Por ahora, los estadounidenses son escépticos a la reforma: dos tercios creen que los recortes beneficiarán a los ricos más que a la clase media, según una encuesta de la cadena CNN, un argumento recalcado por los demócratas desde hace semanas.

"La gente cambiará de opinión", dijo el republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes. A partir de febrero próximo, las deducciones se notarán en los recibos de sueldo.

"Trump pierde su credibilidad en las calles", señaló, por su parte, The Washington Post. Para el diario, si los seguidores del presidente notaran que no se beneficiarán demasiado de la reducción de impuestos, esto se le podría volver en contra en las elecciones de medio término de 2018. El líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, afirmó: "Los republicanos se arrepentirán de este día".

Las claves de la iniciativa

  • Rebajas: La reforma fiscal de Trump incluye recortes de impuestos por casi US$ 1,5 billones en diez años; un punto central es la gran reducción de los impuestos a las empresas del 35 al 21%
  • Críticas: Según los demócratas, las grandes empresas y los más ricos se beneficiarán más que los sectores pobres y la clase media; además, afirman que la iniciativa agrandará el déficit
  • Antecedente: La reforma fue comparada con la que impulsó el republicano Ronald Reagan hace 31 años

Agencias AP, Reuters, AFP y DPA

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.