Dónde comprar los mejores vestidos de fiesta usados - LA NACION
0

Dónde comprar los mejores vestidos de fiesta usados

Estudio 54
Estudio 54 Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato
Es una alternativa sustentable y más accesible para darles una sobrevida a prendas casi nuevas. Dónde encontrar oportunidades
Silvina Vitale
0
23 de diciembre de 2017  

Un recorrido por seis lugares donde conseguir vestidos de fiesta de segunda mano, en multimarcas y locales de diseño de autor. Variedad de prendas con muy poco uso, ofertas en consignación y en sample sale

Alta costura & hallazgos

Estudio 54, Av. Alvear 1883, local 38

"La idea es que se puedan llevar un supervestido en condiciones sin gastar una fortuna", dicen Jeanette Cukierman y Gala Mansour, que cuelgan en sus percheros vestidos muy cuidados, impecables, sin sorpresas de firmas como Valentino, Carolina Herrera, Vera Wang u Oscar de la Renta, hasta hallazgos de marcas nacionales desde Ménage à Trois, Jorge Ibáñez y Gabriel Lage. Un vestido de seda de Ralph Lauren con escote profundo está $ 14.000, uno de gasa de Vera Wang en negro bordado en lentejuelas se consigue a $ 7000 y un clásico de hilo de Missoni cuesta $ 6000; se encuentran también diseños de Valentino, como un vestido plisado en rosa viejo con un ruedo de encaje negro a $ 5500.

De estética minimalista

Kostüme
Kostüme Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato

Kostüme. Gurruchaga 1585

No son pocos los diseñadores que ponen a la venta las prendas que se usan en desfiles, campañas y producciones fotográficas. Una postura de modelo no es nada, por eso las piezas de Camila Milessi se ofrecen en perfecto estado. De su mano o con su mirada, sugiere un vestido 100% algodón con pliegue delantero a $ 3600, otro en 100% algodón forrado en viscosa con un nudo en el frente y la espalda que cuesta $ 3400, entre otros diseños.

Sastrería geométrica

Nous Etudions
Nous Etudions Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato

Nous Etudions, Armenia 1933;

Su fuerte es experimentar con el volumen y la geometría bajo la premisa de no usar materiales derivados de animales sino texturas poco habituales, como el vinilo o el neoprene. De su última temporada, ofrece en sample sale un vestido de organza y neoprene en fucsia por $ 5500 y otro de eco cuero en blanco a $ 3200.

Novias a medida

.
. Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato

Constanza Sturla, Santa Fe y Julián Álvarez;

Esta diseñadora de novias propone prendas ready to wear y variedad de vestidos de fiesta en muy buen estado, algunos con una sola postura. Un plus, su asesoramiento y la posibilidad de adaptar, hacer arreglos y retoques a medida. Tiene opciones de alta costura de marcas internacionales y nacionales a partir de $ 3000.

Fiesta + cóctel

.
. Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato

Novias en el ropero, showroom en Peña y Uriburu; Novias en el ropero, showroom en Peña y Uriburu

Adriana Longinotti y Adriana Villanueva sacan del ropero y resignifican cientos de vestidos de fiesta y cóctel, desde alta costura, a partir de $ 4000. Las compradoras tienen la posibilidad de regresar con el vestido para dejarlo en consignación, sólo si está en excelentes condiciones y fue llevado a la tintorería.

Menos formales

.
. Fuente: LA NACION - Crédito: Agustina Tato

Galpón de ropa, J. Newbery 1967 y sucursales

Es una tienda de compra venta de usados a precios rebajadísimos, en vestidos de cóctel y para un after office especial. Las opciones que van desde $ 250, en prendas con poco uso, trabajan con marcas nacionales e internacionales: Forever21, Zara, Jazmín Chebar, A. Y. not dead, Rapsodia, H&M, Paula Cahen d' Anvers, Cher y Wanama.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.