0

Jerusalén. La ciudad vive una Navidad triste

Nafta al fuego. Luego de que Trump declarara a Jerusalén la capital de Israel, la hostilidad entre judíos y musulmanes creció y estalló la violencia
Elisabetta Piqué
0
24 de diciembre de 2017  

ROMA

Es una de las Navidades más tristes de los últimos años en Jerusalén. El 6 de diciembre último el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido oficialmente esta ciudad en disputa como capital de Israel, y anunció que trasladará allí su embajada. La decisión fue como echar nafta al fuego. Criticada en forma unánime por la comunidad internacional, la declaración de Trump ha provocado una oleada de protestas en diversos países árabes y enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad israelíes y palestinas en varias ciudades de la Tierra Santa.

Hubo choques en Jerusalén, Ramallah, Hebrón y Belén -que suspendió sus celebraciones de Navidad y decidió apagar las luces del emblemático árbol de la plaza frente a la basílica de la Natividad-, con más de 1800 heridos y al menos cuatro muertos. Desde la franja de Gaza fueron disparadas decenas de misiles hacia el sur de Israel, con los usuales contragolpes aéreos israelíes.

"Es claro que a nivel sociológico la declaración de Trump ha arruinado la Navidad no sólo a Belén, sino también a Jerusalén", dice, en diálogo telefónico con la nacion, Mario Sznajder, profesor emérito de Ciencias Políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén. "Todos los días hay incidentes, se ha recalentado el ambiente y el impacto fue tremendo: casi no hay peregrinos ni en Belén ni en Jerusalén. Desde la franja de Gaza ya no es un goteo de misiles, sino una escalada, y hay un aumento continuo de la tensión."

El reconocimiento de Jerusalén -ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos- como capital de Israel y el anuncio del traslado de la embajada norteamericana supusieron el cumplimiento de una promesa de campaña de Trump, pero también una ruptura con la política seguida por su país en las últimas décadas. El Congreso estadounidense, de hecho, aprobó en 1995 una ley que prevé ese traslado, pero ningún presidente se había animado a implementarlo, consciente de los daños que esto implica para la seguridad nacional.

"A mí me parece un juego de sombras. Jerusalén occidental es la capital de hecho de Israel, porque allí están la Knesset (el Parlamento), la Corte Suprema y las oficinas ministeriales. Aunque también es un hecho que nadie reconoce los decretos de anexión de Israel desde 1967. Hasta Estados Unidos sigue reconociendo la división de Jerusalén en oriental y occidental y tiene dos consulados. Por eso pienso que la declaración de Trump, que no ha movido ningún ladrillo, no representa un cambio serio, salvo que, para los palestinos, ahora Estados Unidos dejó de ser un mediador objetivo", señala Sznajder. "El primer ministro, Benjamin Netanyahu, presenta la decisión de Trump como una victoria, Pero en verdad no lo es. No están trasladando la embajada y la declaración deja abierta la posibilidad de que en el futuro pueda darse un reconocimiento palestino", apunta.

Para Noura Erakat, periodista y defensora de los derechos humanos de origen palestino que vive en Estados Unidos, la decisión de Trump desenmascara cincuenta años de hipocresía de Washington en las negociaciones para solucionar el conflicto palestino-israelí. "Cuando Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel, no hizo más que consolidar cincuenta años de política exterior de Estados Unidos, que siempre favoreció la expansión colonial israelí en Jerusalén oriental y en Cisjordania", señala. "Entre 1967 y 2017 Estados Unidos ha vetado 43 resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que querían sancionar el comportamiento de Israel y bloquear la construcción de nuevos asentamientos. Con la ayuda de Washington, Israel logró que aumentara la población de colonos de Cisjordania desde los 200.000 de 1993 hasta los 600.000 de hoy, mientras daba la impresión de buscar acuerdos con los palestinos. Por lo tanto Trump, con su decisión, no dio un paso hacia el apocalipsis, sino que dejó al desnudo la farsa del proceso de paz", agrega.

En medio del recrudecimiento de la tensión, se habló de una tercera Intifada. Pero Erakat no cree en ese escenario. "Una sublevación en masa de los palestinos es improbable por dos motivos: el primero es que la mayoría no está armada, porque a partir del año 2000, Israel ha aumentado notablemente el uso de la fuerza contra los palestinos; el segundo es que, sin un cambio revolucionario de la clase dirigente palestina, una revuelta es imposible porque, desde 1993 hasta hoy, los líderes palestinos llevan adelante una estrategia de contención, intentando alivianar el peso de la ocupación, haciéndola más tolerable", afirma.

Coincide Ramez, un joven que fue mi intérprete en una de las guerras de Gaza, director de relaciones internacionales de la Universidad de esa ciudad. "Lo que ha hecho Trump es una locura. Pero no creo que haya una tercera Intifada", dice, en diálogo telefónico vía WhatsApp, entrecortado por los apagones que suelen afectar ese castigado rincón del planeta.

Padre de una nena de tres años y de una beba de dos meses, Ramez, que destaca la pésima situación económica en Gaza, asegura que la gente no quiere más guerra con Israel. "Todos, con sus hijos y sus familias, quieren vivir en paz."

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.