Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Puigdemont, sin filtro tras las elecciones en Cataluña: así se regodea de la crisis que desató en España

En una teleconferencia con sus dirigentes, sin advertir que había periodistas, el líder separatista dijo que tras las elecciones catalanas, "España tiene un pollo de cojones", una forma vulgar de describir un lío grandísimo

Viernes 22 de diciembre de 2017 • 07:46
0
Puigdemont, ayer, desde Bruselas
Puigdemont, ayer, desde Bruselas. Foto: AFP

BARCELONA.- Eufórico ante la posibilidad cierta de recuperar el poder en Cataluña, el ex presidente Carles Puigdemont se regodeó esta mañana de la crisis en que el resultado electoral sumió al gobierno de Mariano Rajoy .

Hablaba por Skype desde Bruselas con sus dirigentes de confianza en Barcelona y no advirtió que había periodistas en la sala a los que se había permitido tomar imágenes del inicio de la reunión. Así habló Puigdemont, sin filtro: "Hemos estado viendo los portales internacionales y es que era constante, transversal. Rajoy perdió y nosotros ganamos. Está claro que España tiene un pollo de cojones".

En la sala barcelonesa estallaron las risas. "Presidente, que no estamos solos", lo corrigió, tentado, el ex vocero de su gobierno y ahora diputado electo, Jordi Turull. La expresión "pollo de cojones" tiene una carga vulgar que va a indignar a unos cuantos. Es como si en la Argentina se dijera que alguien tiene "un quilombo del carajo".

cerrar

En boca de Puigdemont reflejaba el placer de una revancha. "Lo tengo claro. Tienen un problema muy serio. Nosotros somos cada vez más y los autonomistas cada vez más pequeños, más pequeños", insistía con una sonrisa enorme el presidente destituido y candidato de Junts per Catalunya (JxC).

Puigdemont salió segundo en las elecciones de ayer, detrás de la liberal antinacionalista Inés Arrimadas, de Ciudadanos. Pero quedó en condiciones de reflotar un gobierno separatista con quienes fueron sus aliados hasta octubre, Esquerra Republicana (ERC) y los anarquistas de la CUP. Por eso su satisfacción al constatar la interpretación de la prensa internacional sobre el triunfo en las urnas de los separatistas que habían sido destituidos por Rajoy a finales de octubre, después de proclamar una república.

El problema que tiene Puigdemont es con la Justicia. Su huida a Bélgica le evitó caer en prisión, pero si vuelve a pisar España será detenido y puesto a disposición del juez. "Rajoy lo va a tener difícil para explicar esto a Europa", les dijo el candidato a su plana mayor, antes de que desalojaran a los periodistas presentes en las oficinas del barrio de Gracia donde tiene su sede JxC.

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas