0

La increible historia circular de los autos híbridos

La tecnología de propulsión que hoy combina mejor que nadie eficiencia y performance ya se utilizaba en el origen mismo del automóvil
0
26 de diciembre de 2017  • 00:01

Si uno recorre la historia del automóvil, desde sus orígenes allá hacia fines del siglo XIX hasta hoy, es probable que le cueste encontrar algún punto en común entre aquellos primeros rudimentarios modelos y los super sofisticados de la actualidad. Sin embargo, en materia de autopropulsión hay algo que los une, pues la idea de vehículos eléctricos e híbridos ya estaba presente en esos inicios y su fabricación estuvo bastante extendida en los primeros 20 años de la centuria pasada. Y es que por aquel entonces los autos gastaban muchísimo más combustible que ahora y la gasolina se compraba en farmacias y en pocas cantidades. Cuando la industria petrolera se terminó de desarrollar y la construcción de carreteras le exigió mayor autonomía a los coches, el motor de combustión interna desplazó al eléctrico hasta monopolizar prácticamente la historia moderna de los autos.

En la actualidad, hay varios factores que están llevando a la industria automotriz a abandonar paulatinamente los motores de combustión interna como sistema para mover un vehículo, entre ellos la certeza de que las reservas de petróleo se agotarán en algún momento y una conciencia de época mucho más enfocada en el cuidado del medio ambiente. La exploración de fuentes alternativas de propulsión está tal vez en su momento de mayor interés, pero curiosamente la más aplicable en la actualidad es la híbrida, es decir la misma que impulsó muchos de los primeros vehículos, aunque claro está combinada ahora con más de cien años de evolución tecnológica. ¿Cómo ha sido esta historia circular? Estos son algunos de los hitos en la historia de la tecnología híbrida sin los cuales hoy no sería posible disfrutar de estas verdaderas joyas que combinan un motor naftero con uno eléctrico sin perder potencia y ganando autonomía.

El primer auto híbrido

En la segunda mitad del Siglo XIX, cuando la industria automotriz empieza a dar sus primeros pasos, extraer y transportar hidrocarburos era aún una tarea sumamente difícil. Lo que buscaban los primeros fabricantes de autos era complementar la corriente alterna, la forma de transmisión de electricidad que más se utilizaba, con un motor de gasolina, de manera que cuando uno estaba en su etapa de mayor exigencia, el otro pudiera almacenar energía en estado potencial, para luego liberarla cuando fuera necesario. Aunque hubo otros antecedentes, el Lohner-Porsche Semper Vivus es considerado el primer auto híbrido de producción del mundo. La primera versión fue presentada por Ferdinand Porsche el 14 de abril de 1900 en la Exposición Mundial de Paris y tenía 64 kilómetros de autonomía utilizando únicamente la energía eléctrica almacenada en las baterías. Dos generadores combinados con motores de gasolina formaban una unidad de carga única, proporcionando al mismo tiempo electricidad para los motores que estaban en la maza de la rueda y las baterías.

Toyota recupera la tecnología híbrida

Para finales de la década de 1910, la fabricación de automóviles híbridos se había detenido casi por completo para darle lugar a los vehículos con motor de combustión. El descubrimiento de grandes reservas de petróleo llevó a que hubiera mucha más gasolina a disposición de la industria automovilística y que estos autos, más veloces y capaces de recorrer distancias más largas, se abarataran. Pero en 1976 Toyota decide retomar el desarrollo de aquella "vieja" idea y crea un prototipo de deportivo híbrido en serie movido por turbina de gas (GT) y un motor eléctrico. Se lo llamó Toyota GT Hybrid Concept y estaba basado en el Toyota Sports 800 de 1969.

Sale el Prius

Después de 20 años de investigación y pruebas, en 1995 Toyota presenta públicamente la primera versión del Prius, que aún se llamaba XW10. Lanzado al mercado en Japón en 1997 y en Estados Unidos en el año 2000, se trató del primer híbrido de producción masiva del mundo, reduciendo las emisiones de hidrocarburos gracias a su eficiencia y capacidad. Solo en su primer año se vendieron 18 mil unidades. La marca japonesa siguió apostando a la tecnología híbrida y desarrolló otros vehículos, pero al día de hoy el Prius representa más del 60 por ciento de los más de 10 millones de autos híbridos comercializados por Toyota.

El último Prius llega a la Argentina

El éxito del primer Prius anticipó lo que vendría y posicionó a Toyota como la marca líder en el desarrollo de la tecnología híbrida. Al igual que en todo el mundo, este modelo también fue un pionero en nuestro país. El primero llegó en 2009. Y a fines de 2016, como consecuencia de la baja de aranceles de importación para vehículos de propulsión alternativa, Toyota trajo a la Argentina la cuarta generación del Prius, que estrenó diseño y vino con un nuevo sistema híbrido combinado, el máximo equipamiento en seguridad y la Nueva Arquitectura Global de Toyota. Primer vehículo híbrido homologado en el país, el último Prius tiene un precio de U$D 38.900 y la garantía se ha extendido a 8 años o 160.000km incluyendo a sus componentes eléctricos/híbridos.

Desafío Toyota

La apuesta de la marca japonesa por la tecnología híbrida en general y por el Prius en particular es en realidad parte de un desafío mucho mayor: llegar al 2050 habiendo reducido el 90 por ciento de las emisiones de sus autos, lo que prácticamente implica no producir más coches con el régimen de combustión tradicional. Ese el objetivo mayor del Toyota Environmental Challenge 2050, el plan por el cual la marca investiga y desarrolla tecnologías más respetuosas con el medio ambiente. Los autos híbridos y los eléctricos ya son una realidad. Pero Toyota también trabaja sobre la propulsión a base de celdas de hidrógeno, un sistema aún en ciernes que promete ser una verdadera revolución en el futuro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios