Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El caudillo que marcó a fuego los años oscuros de Perú

Martes 26 de diciembre de 2017
Reuters
0

LIMA.- El ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) se la jugó y, luego de una década preso por abuso de los derechos humanos y corrupción, ganó su libertad y confirmó que mantiene su influencia política.

A sus 79 años logró a entretelones, esta semana, que un grupo de legisladores encabezados por su hijo menor -Kenji- evitara la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski, que ahora estampó su firma para que el ex mandatario deje la prisión.

Esta actuación pinta de cuerpo entero el perfil de Fujimori, un descendiente de padres japoneses que ganó la presidencia en 1990, en medio de una aguda crisis económica y guerra de rebeldes de izquierda que querían tomar el poder.

Maritza García, una legisladora del partido fujimorista Fuerza Popular, dijo que en la sesión del Congreso que salvó a Kuczynski el ex presidente llamó desde prisión a varios congresistas para pedirles que votaran pensando en Perú, porque una destitución generaría incertidumbre y afectaría la economía local.

"Es un líder histórico con mucho conocimiento político", afirmó García, y agregó que su liderazgo está incluso por encima del de su hija y ex candidata presidencial, Keiko Fujimori, que buscó la vacancia de Kuczynski.

Fujimori fue internado el sábado pasado en una clínica local por un cuadro de hipotensión y arritmia. Su médico, Alejandro Aguinaga, dijo que la salud del ex mandatario se había deteriorado por la pugna política de sus hijos.

En prisión, Fujimori sufrió de depresión, hipertensión arterial y fue operado por lo menos en cinco ocasiones en la lengua por lesiones cancerígenas, según sus médicos.

En 2013, el ex presidente Ollanta Humala le había negado el indulto humanitario solicitado por sus hijos.

Sus simpatizantes lo recuerdan como un líder de mano dura que salvó al país del terrorismo y la hiperinflación del 7500% que había cuando el profesor de matemática llegó al poder.

Pero sus detractores afirman que Fujimori fue un déspota que disolvió el Congreso en 1992, juzgó a sus enemigos por movimientos insurgentes ante tribunales encapuchados y violó los derechos humanos para mantenerse durante una década en el poder.

"El Chino", como lo llamaban en Perú, emergió a la política peruana al ganar la presidencia al escritor y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, y repitió al derrotar a otro ilustre, el ex secretario general de las Naciones Unidas Javier Pérez de Cuellar.

Su buena estrella terminó cuando opositores difundieron en 2000 -luego de una segunda reelección en unos comicios plagados de denuncias de fraude- un video en el que aparecía su mano derecha y asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos al entregar dinero a un legislador opositor a cambio de apoyo para el gobierno.

Fujimori huyó a Japón, desde donde mandó su renuncia por fax, pero el Congreso no la aceptó y lo destituyó.

En Tokio vivió varios años, escudado en su doble ciudadanía para esquivar a la justicia peruana, y hasta se postuló sin éxito al Senado japonés para evitar su extradición. Eso, hasta que en 2005 viajó sorpresivamente a Chile y en 2007 fue extraditado a Perú para enfrentar a los tribunales, donde recibió una condena de 25 años de prisión por ser autor intelectual de la muerte de un grupo de estudiantes y civiles a manos de un escuadrón militar clandestino que operaba bajo la sombra.

"¡Soy inocente!", gritó enojado el ex presidente peruano en el inicio de sus maratónicos juicios, en los que llegó a dormirse delante del juez.

Fujimori pudo mantener un respaldo popular con el apoyo de dos de sus hijos, que construyeron un partido que se ha convertido en la mayor fuerza política del país. Pero, ahora, su libertad podría causar una fractura en el grupo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas