Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La aventura de DeMario Mayfield: lejos de la NBA, juega en Bagdad y representa a Irak

El norteamericano tuvo un proceso judicial por un robo a mano armada y eligió un destino riesgoso; cómo vive su experiencia

Jueves 28 de diciembre de 2017
0
DeMario Mayfield elonga durante el entrenamiento del Baghdad Oil Club
DeMario Mayfield elonga durante el entrenamiento del Baghdad Oil Club. Foto: AFP

BAGDAD (AFP).- Cuatro años después de su detención en Estados Unidos por haber participado en la preparación de un robo a mano armada, DeMario Mayfield ha abandonado su país y ahora es la gran esperanza de la selección de básquetbol de Irak, con la que espera ir al Mundial de 2019, algo que no veía posible conseguir en el país de la NBA .

En mayo de 2013, después de tres temporadas en el campeonato universitario estadounidense, el joven fue detenido en su estado natal de Georgia por "complicidad en los preparativos de un robo a mano armada". Reconoció los hechos y, tras un acuerdo judicial, fue condenado únicamente por posesión de armas de fuego: pasó 10 meses en libertad condicional en un centro de rehabilitación mediante el trabajo. Con su pena cumplida, un nuevo equipo le dio la oportunidad en el nivel universario, pero el camino a ser profesional estaba bloqueado.

"Creí que era el final. Después comprendí que tenía que confiar en mí y salir del agujero viniendo aquí (a Irak)", cuenta a AFP.

DeMario Mayfield elonga durante el entrenamiento del Baghdad Oil Club
DeMario Mayfield elonga durante el entrenamiento del Baghdad Oil Club. Foto: AFP

Con la camiseta verde y blanca, con el número 00 del club, Baghdad's Oil Club, que pertenece al Ministerio del Petróleo, Mayfield, de 26 años, asegura sentirse feliz en Irak, un país que es considerado uno de los más peligrosos del mundo. "Al principio tenía mucho miedo por lo que leía en los diarios, pero estoy contento con haber tomado la decisión de venir. No tengo, eso sí, la intención de hacer venir a mi familia", explica.

Su esposa y su hijo viven en Jacksonville, en Florida, e incluso ha descartado la idea de que se trasladen a Dubai o a Amman.

En el básquetbol empezó, guiado por su madre, cuando tenía 5 o 6 años, en el patio de su casa. "Después jugué en el instituto, pero me hice profesional ya aquí, en 2015", relata. "Hay que tener claro que es muy difícil llegar a la NBA. Así que consideré que ésta era una gran oportunidad para mí, para poder comenzar mi carrera", asegura. "Tenía ya amigos que estaban aquí y me convencieron de venir, después de muchas conversaciones", apunta después de un partido con el club de la Policía.

A pesar del peligro que representa el grupo Estado Islámico (EI), unos 80 jugadores de básquetbol han acudido desde 2015 a jugar a la liga iraquí. Trece de ellos siguen en los ocho clubes del país.

Este joven basquetbolista llegó a Irak en 2015 y después se fue a jugar seis meses a Arabia Saudita, antes de volver en 2016 a Bagdad.

"Soy un estadounidense-iraquí y esa doble nacionalidad me permite jugar en la selección nacional. Estoy haciendo lo que me gusta. Muchos estadounidenses no tienen esta oportunidad y valoro tenerla", insiste.

Se ha hecho iraquí, aunque reconoce que no habla árabe: "He aprendido el vocabulario sobre el juego, para poder comunicarme con mis compañeros".

DeMario Mayfield vive en un hotel en Bagdad y gana 70.000 dólares por una temporada de cinco meses, además de 3000 dólares por jugar con la selección nacional. Se ha adaptado bien a su nueva vida y dice que ha hecho amigos, con los que acude cada día a tomar té y conversar.

Práctica de lanzamiento en Baghdad, con DeMario Mayfield; detrás, la bandera iraquí
Práctica de lanzamiento en Baghdad, con DeMario Mayfield; detrás, la bandera iraquí. Foto: AFP

"He jugado ya con la selección nacional en Jordania y Kazakhstán", se ilusiona. En Amman, Irak le ganó a Irán por primera vez desde 2009, aunque en Astana cayó en su partido ante los kazajos. El camino hacia la etapa final del Mundial de China 2019 es todavía largo.

"Era la primera etapa y espero que podamos continuar nuestro camino", dice sobre esos resultados recientes en las eliminatorias mundialistas. El próximo desafío es Qatar, a comienzos de 2018. "Mi objetivo es participar al más alto nivel de competición e inculcar a mis compañeros la cultura del básquetbol, mostrarles que para ser un buen jugador hace falta trabajar muy duro", sentencia.

Un héroe: la influencia en su club y en la selección

Cuando DeMario Mayfield no fue seleccionado en el draft 2015 de la NBA, tomó la decisión de instalarse en Irak. "Antes de llegar a Bagdad no sabía qué esperar, tenía todas malas expectativas. Luego llegué y conocí a algunas de las personas más genuinas y agradables que he conocido", le dijo a NBC News.

Mayfield representó a tres universidades en Estados Unidos: la de Carolina del Norte, la de Georgia y la de Texas. Tras su incidente, quedó vedado de jugar en su país, en Europa y en China, los tres mercados más fuertes. Y se abrió la chance de Irak, donde la Federación confía en que Mayfield sea el inspirador de las futuras generaciones del básquetbol. En la temporada pasada, su equipo, el Oil Club, se consagró campeón y él promedió 29 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias por partido. Y con la doble nacionalidad se transformó en la esperanza del seleccionado. "Todos miran al estadounidense como el héroe aquí. Definitivamente tengo que guiar a estos muchachos para que den lo mejor de ellos", dijo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas