0

Vacaciones en Córdoba: el encanto, no tan secreto, de La Cumbrecita

En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
Fue el primer pueblo peatonal de Córdoba; hoy debate cuánto turismo debe admitir
Gabriela Origlia
0
2 de enero de 2018  • 00:08

Es un puñado de casas de estilo centroeuropeo -mucha madera, techos a dos aguas- que emerge entre arroyos y pinos en las cercanías del cerro Champaquí, a unos 110 kilómetros de la capital cordobesa. De 10 a 18 los autos no pueden ingresar (quedan estacionados en playones comunales); fue el primer pueblo peatonal de la Argentina y, también, uno de los más sustentables.

Viven unas 1.200 personas de manera permanente y, cada año, reciben hasta unos 400.000 visitantes. Desde hace varios años discuten si deben limitar el turismo que aumentó desde que, en 2010, se asfaltaron los 40 kilómetros que separan al pueblo de Villa General Belgrano. Con precios más elevados que sus vecinos "regulan" los ingresos.

Ir a instalarse a La Cumbrecita implica ajustarse a los códigos de zonificación y edificación que son muy estrictos ya que es parte de una reserva natural; por ejemplo, los lotes deben ser de mínimo 2.000 metros cuadrados. El objetivo es preservar la tranquilidad y la calidad de vida.

En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas

Yanina Quinteros, secretaria de Turismo, cuenta que están trabajando con otros pueblos a los que les interesa replicar el modelo; hace un año cerraron un acuerdo de colaboración con Purmamarca (Jujuy) por el que buscan colaborar y promocionar a los pueblos con "una marca de identidad propia".

Fue un médico alemán, Helmut Cabjolsky, quien compró unas 500 hectáreas en el "cerro Cumbrecita" en 1934; un año después construyó una casa de adobe con la idea que fuera su lugar de vacaciones. Acostumbrados a recibir amigos, terminaron transformándola en la primera hostería.

De aquellas 500 hectáreas se lotearon 80 y las otras 420 son las de las Sierras Altas que conforman la reserva natural. En los '40 empezó a poblarse de inmigrantes centroeuropeos que le dieron el carácter alpino que caracteriza al lugar; desde entonces se privilegió el cuidado del medio ambiente.

En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas

Ingrid Cabjolsky, nieta del fundador fue responsable de Turismo de La Cumbrecita, donde vive y tiene un restaurante, relata que el sueño de la familia -después del primer albergue de ocho habitaciones- fue crear "un pueblo alpino en la Sierra Grande de Córdoba". Lotearon, llevaron los servicios y reforestaron con ese objetivo.

Sustentabilidad

Todo el tendido eléctrico es renovable, las aguas son tratadas y reutilizadas, cuenta con una planta de tratamiento cloacal y sistemas para recoger el agua en pozos y se reciclan plásticos, vidrios y metales en una instalación a pocos kilómetros del casco del pueblo. La basura orgánica, en general, se transforma en compost para las huertas.

"Sostener el sistema y consolidarlo es un trabajo diario y duro; se va creando la cultura entre los locales que comprenden que se benefician con este estilo y a los turistas les atrae este modelo, buscan la naturaleza, su preservación y la tranquilidad", describe Quinteros.

Esos cuidados conviven con cinco hoteles, dos complejos de suites, cabañas, hosterías y 20 restaurantes. Quinteros asegura que todos "colaboran" con la separación de residuos, la recuperación de aguas en algunos casos y el respeto de la restricción vehicular. La clave, insiste, es la organización.

En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas

En la escuela los chicos aprenden a tratar la basura y los líquidos cloacales y, desde todos los ámbitos, se busca que los vecinos sean una suerte de "guardaparques", de cuidadores del paisaje. Desde 1996 trabajadores, residentes y vendedores de bienes de consumo pueden salir o entrar en auto temprano a la mañana o al atardecer. Se paga por dejar el auto en el playón.

La comuna explica que, con lo recaudado en el estacionamiento (los turistas que se alojan en el pueblo dejan el vehículo donde paran), sostienen "la recolección, separación en origen y tratamiento de la basura generada, tratamiento de los líquidos cloacales, dos ambulancias, médicos y paramédicos al servicio del visitante, transporte de descenso y ascenso a las playas más alejadas".

En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas
En la cumbrecita discuten hoy si deberán limitar el ingreso de turistas

También usan los recursos para mantener "los baños públicos en el centro cívico y la terminal, seguro de responsabilidad civil para los vehículos, planos de información actualizados, con circuitos y guía de servicios y guarda pesca".

De paso, advierte a los turistas que en el pueblo no hay banco ni cajero automático ni estación de servicio. Pide llevar "calzado apropiado" para los senderos internos y recuerda que hay multas para quienes dañen la flora y la fauna.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.