Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Prius: el modelo ecológico de Toyota

El Toyota Prius es el único modelo con propulsión alternativa en el mercado local. Sistema híbrido que combina 122 CV, buen equipamiento y tecnología.

Martes 02 de enero de 2018 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El nuevo Toyota Prius
El nuevo Toyota Prius. Foto: Archivo

En la primera mitad de 2017, el gobierno nacional anunció con bombos y platillos la baja de aranceles para la importación de vehículos eléctricos, híbridos y de propulsión a hidrógeno. La noticia generó expectativas de un boom verde que sigue sin verse en Argentina. Aunque se espera que la tecnología eléctrica arribe en algún momento (hay planes avanzados de varias marcas), las automotrices no usaron el beneficio (que incluye solo las firmas que tienen fábrica en el país) para lanzar nuevos modelos. Y en la línea ecológica se mantiene un solo auto en cartel: el híbrido Toyota Prius.

Por híbridos se entiende los vehículos que tienen 2 motores: uno térmico (naftero o diésel) y otro eléctrico, propulsores que se combinan para dar una mayor autonomía y contaminar menos. Y en este sistema Toyota es el rey. El Prius fue el pionero en el mundo, y lleva 20 años de experiencia desde el lanzamiento de la primera generación en Japón. En Argentina también ganó de mano, cuando con su desembarco allá por 2009 marcó el hito de convertirlo en el primer híbrido en venderse en el país.

Entre los gadgets del interior, cuenta con un cargador inalámbrico de celular.
Entre los gadgets del interior, cuenta con un cargador inalámbrico de celular.. Foto: Archivo

Sin embargo, cambios impositivos y variopintas políticas de importación le dieron una vida de sobresaltos, al menos en cuanto al precio. Mientras que su llegada tuvo un beneficio que lo ubicó en US$ 49.700, tiempo después llegó a costar más de US$ 100.000, un disparate en comparación con su valor en otros mercados. Luego, la última rebaja de aranceles le permitió a Toyota anunciar que el Prius se ofrecería en nuestro país a US$ 38.900, precio que se mantiene hasta hoy y que le da sentido lógico a su existencia comercial en las vidrieras locales. De todas maneras, como se verá, el Prius no es un auto lineal para analizar. Lo racional no es garantía, pese a tratarse de un auto sobrio y japonés. Su cliente ideal deberá anotarse, a priori, entre los que hacen bandera del cuidado del medio ambiente.

Silencioso

"Pensé que te habían robado el motor", dice el playero de la estación de servicios cuando ve -pero no oye- acercarse el Prius. A bajas velocidades el auto funciona solo con el motor eléctrico, y entonces el vehículo hace tanto "ruido" como cualquier artefacto al enchufarse. Es decir, cero. O casi. El híbrido genera curiosidad. Quienes saben de su existencia preguntan por su andar. Quienes no, suelen sorprenderse por estas cuestiones de la insonoridad.

La estética, aunque siempre es subjetiva, no se anota entre los puntos altos del Prius, si bien esta cuarta generación tiene un look algo más deportivo que sus antecesores, en especial en la parte frontal. No respeta patrones de diseño de otros modelos de la marca japonesa. Y la caída trasera y la luneta son quizá las soluciones más novedosas.

El interior está dominado por una gran plancha central con un plástico que baja desde la consola hasta el apoyabrazos y le da un toque futurista. Allí hay un cargador inalámbrico para celulares, en el que basta con apoyar el teléfono. La pantalla central de siete pulgadas incluye navegador y las funciones de audio y bluetooth. Pero es más simpático el otro display, el superior de dos pantallas de 4,2 pulgadas que muestra no solo indicador de velocidad o autonomía, sino una infografía en tiempo real que refleja si las ruedas reciben energía desde el motor térmico o desde las baterías de níquel-metal-hidruro. Las flechas varían y cambian de color cuando con la energía del frenado o con el propulsor naftero se está recargando la batería. También se puede allí configurar modos de conducción Eco, EV (solo eléctrico) o Power. Y al apagar el auto nos da una calificación como conductores. El sistema, completo y hasta lúdico, también lleva a la tentación de desviar la vista del camino a cada instante.

Comportamiento

El motor naftero es el 1.8 VVT-i, de ciclo Atkinson, de 98 CV y un torque de 142 Nm. A su vez, el eléctrico eroga 72 CV con un torque de 163 Nm. Las potencias no se suman de forma lineal y combinadas dan 122 CV. La transmisión es automática CVT con una selectora que se ubica no sobre el "piso" del auto, sino debajo de la pantalla del navegador. Y lleva unos segundos entenderla.

Aunque otros medianos tienen más potencia y hasta son más livianos, el Prius se mueve con agilidad y tiene una gran respuesta en especial ante la aceleración repentina. En la ciudad, el consumo de combustible es una maravilla. En el tránsito trabado porteño, el Prius enciende poco el motor naftero. Aparece ante esfuerzos como subir cuestas, si el auto va muy cargado o si se puede elevar algo la velocidad. En esos casos, el sonido también cambia. En la práctica urbana, la aguja del tanque de combustible no se mueve y da un consumo de 25 kilómetros por litro.

En ruta la cosa cambia, porque ahí el naftero va encendido la mayor parte del trayecto y los consumos son completamente normales en relación con los autos estándar. En el comportamiento se destaca el agarre del auto y la estabilidad, con un centro de gravedad más bajo que las generaciones anteriores. Las suspensiones independientes también dan confort de marcha.

El equipamiento es completo. Incluye ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistencia de frenado de emergencia (BA), control de estabilidad (VSC), control de tracción (TRC) y faros antiniebla delanteros y traseros LED. Pero, si se tiene en cuenta que su precio es casi $200.000 mayor que el de los medianos tope de gama de las marcas generalistas, está algo acotado. Quizá quien lo compre nunca llegue por su precio local a compensar la diferencia con ahorros en el consumo de combustible. Pero estará manejando un auto con consciencia sustentable que hizo historia en la industria automotriz.

Para 7 pasajeros

La Tiguan Allspace amplía las posibilidades del SUV con la incorporación de la tercera fila de asientos. Equipamiento premium, 2 motorizaciones y versiones 4x2 y 4x4.

Tiguan Allspace
Tiguan Allspace. Foto: Archivo

El mercado local sigue ganando en variedad con más marcas que se suman a dar soluciones para familias numerosas. Ahora, Volkswagen lanzó la variante Allspace del Tiguan, un SUV que incorpora una tercera fila de asientos que permite aumentar su capacidad hasta siete pasajeros.

Su presentación fue en el pasado Salón del Automóvil de Buenos Aires y ahora está llegando a la red de concesionarios con un equipamiento y nivel de terminación de alta gama. Techo solar panorámico, butacas en cuero calefaccionables con memoria, apertura de baúl con pedal virtual, algunos de los chiches del SUV.

El Tiguan Allspace se comercializa en 3 niveles de equipamiento.

El Trendline tiene motor 1.4 TSI de 150 CV asociado a una caja DSG de 6 velocidades y tracción simple. Por otro lado, el Comfortline y Highline vienen con motorización 2.0 TSI de 220 CV con caja DSG de

7 velocidades y tracción integral 4Motion. Importada desde México, incluye de serie 6 airbags, frenos ABS con EBD, control de estabilidad, control de tracción, control de balanceo de tráiler, anclajes Isofix y monitoreo de presión de neumáticos.

Los precios comienzan en US$ 38.950 y terminan en US$ 59.750.

Apuesta mexicana

El nuevo Cerato viene ahora importado desde México, tras la apertura de una planta que le dará ventajas comerciales a Kia Motors en esta región. Se destaca la inédita variante hatchaback.

Nuevo Cerato
Nuevo Cerato. Foto: Archivo

La inauguración de una fábrica en México por parte de la automotriz coreana Kia fue recibida con entusiasmo en América latina. La nueva planta le permitirá abastecer el Mercosur con mejores costos, más rapidez y también eludir una serie de impuestos de importación por los convenios vigentes de Argentina con el gobierno mexicano.

La punta de lanza de esta estrategia de Kia fue la llegada de su modelo Cerato, en versiones Sedán y Hatchback (toda una novedad esta última en nuestro país), provenientes de la terminal de Nuevo León.

Las motorizaciones que ofrece el Cerato son dos: 1.6 de 130 CV y 16 kgm de torque (Hatch entrada de gama) y 2.0 de 156 CV y 19,6 kgm de par (Hatch y Sedán). Todas las versiones vienen con caja automática de seis velocidades.

El Cerato cuenta con pantalla de siete pulgadas con conectividad Android Auto y Apple CarPlay, además de llantas de 17 pulgadas.

Los precios van desde US$ 25.200 hasta US$30.200.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas