Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se registran otros casos con víctimas múltiples

Se trata de varios ataques ocasionados por la violencia de género

Sábado 30 de diciembre de 2017
0

Frente a masacres generadas por violencia de género aparece como antecedente inmediato el caso del odontólogo Ricardo Barreda. En noviembre de 1992 tomó una escopeta y en su casa en la ciudad de La Plata mató a su esposa, de 57 años; a sus dos hijas, de 24 y 26, y a su suegra, de 86. La Justicia consideró que cumplió su pena por cuatro homicidios y hoy está libre.

Pero ese episodio de violencia con múltiples víctimas no es el único registrado en la Argentina. Es más, en los últimos dos años se conocieron varias situaciones similares a la registrada ayer en la capital santafecina.

En febrero pasado, los vecinos del conurbano quedaron conmocionados por un quíntuple homicidio cometido en Hurlingham. El atacante fue identificado por la policía como Diego Loscalzo, quien fue atrapado en Córdoba algunos días después de la masacre. La víctima central del ataque fue Romina Maguna, quien era policía en el Comando de Patrullas de San Isidro. Las discusiones por celos de Loscalzo habrían llegado a agresiones físicas y ese día tomó la pistola reglamentaria de la mujer y la ejecutó. Luego seguiría con una cacería por la casa. También murieron la hermana de Romina, Vanesa Gisela Maguna; su hermano, José Eduardo Maguna; su madre, Juana Paiva, y su cuñado, Darío Daniel Díaz. Otra víctima pudo ser salvada de las heridas de bala, pero estaba embarazada y los médicos no pudieron evitar la muerte del bebe.

También en febrero pasado se registró un ataque similar en Santiago del Estero, donde un hombre de 61 años, identificado como Rodolfo Ferreyra, asesinó a su esposa, Nancy Lastra, y a los cuatro hijos, de 12, 11, 9 y 3 años.

En noviembre de 2016 fue la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay el escenario de una tragedia de similares dimensiones. El atacante fue identificado como Juan Pablo Ledesma, quien asesinó a su ex pareja Johana Carranza, a sus dos hijas, de 5 y 7 años, y al novio de Carranza.

En julio de 2016 también se notificó una masacre originada en violencia de género en Necochea. El asesino, Roberto Daniel Vecino, tomó un machete y un cuchillo para matar a su esposa, Marta Curuchet, y a dos de sus hijos. Alertado por los gritos, un hombre intentó frenar la masacre, pero resultó mortalmente acuchillado. El atacante se suicidió.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas