Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La suba del dólar y la quita de impuestos pegarán en el precio de los autos 0 km

El Gobierno adelantó los cambios de gravámenes previstos en la reforma tributaria; en el sector estiman que ahora algunos modelos serán más baratos y otros, más caros

Sábado 30 de diciembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Las concesionarias ya se preparan para las listas actualizadas
Las concesionarias ya se preparan para las listas actualizadas. Foto: Archivo

Una Hyundai Tucson bajará alrededor de US$ 4000 tras la decisión del Gobierno de eliminar una de las bases del impuesto interno a los autos. Pero ese beneficio será un negocio completo sólo para el comprador que ya tenía billetes verdes en la mano antes del ascenso del dólar, que comenzó hace unos diez días y que pareció estabilizarse ayer.

En la firma coreana creen que la quita del gravamen interno redundará en una baja promedio de 9% de los precios de los vehículos antes alcanzados, pero todos ellos son importados extra-Mercosur -con un arancel del 35%- y sus listas de precios están en dólares. Esa moneda subió 7% en las últimas semanas.

En los próximos días habrá una revolución de precios en el mercado automotor. Eso sí. En las automotrices nadie se atreve a visualizar cuál será la tendencia predominante. Bajarán de precio aquellas unidades antes alcanzadas por la alícuota ahora eliminada, pero podrían subir aquellas "topeadas" hasta hace muy poco debajo de la línea que demarcaba el ingreso en el gravamen. Pero esa lógica estará tironeada por otras fuerzas: el nuevo valor del dólar en un mercado con productos finales y muchos insumos dolarizados, la suba de costos y la sobreoferta (los importados subieron a un ritmo de más de 40% durante este año).

El Gobierno decidió ayer anticipar por decreto unas de las medidas que estableció en la reforma tributaria, que, pese a que también se publicó ayer en el Boletín Oficial, tardaría unas semanas en instrumentarse. La norma 1111/17 estableció la eliminación de la franja del impuesto interno que actualmente gravaba con un 10% (tasa efectiva de 11,1%) a los autos con un precio de lista de $ 380.000 (valor final de $ 525.000, si se suma el IVA y el margen promedio de los concesionarios). Por otro lado, subió de $ 800.000 a $ 900.000 la base de los autos que pagan una alícuota de 20% (25% efectiva). Se trata de vehículos con un valor final de alrededor de $ 1.240.000. La suba de esa base es de 12,5%, levemente inferior a los aumentos de precios de los 0 km previstos por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), que estimó un alza de 14% para este fin de año. Es más, su Índice de Precios del Sector Automotor (IPSA) ya para octubre mostraba un acumulado de 12,7 por ciento.

Justamente, otra de las grandes novedades para el sector -porque ofrece previsibilidad a las firmas- es la posibilidad que quedará plasmado en la reforma tributaria de que el impuesto interno se actualice una vez al año, de forma automática, mediante el IPC Nacional del Indec. Hasta la actualidad, era una operación semestral que dependía de la discrecionalidad de un funcionario.

"El efecto de la eliminación [del impuesto interno] es un beneficio al consumidor", afirmó a LA NACION Ernesto Cavicchioli, CEO de Hyundai Motor Argentina, que sugirió que es preciso poner el foco en un cambio estructural, como el de impuestos, y no coyuntural, como el del dólar. "Es imposible que esto sea más margen para las automotrices por la actual competencia. Nosotros vamos a bajar los precios más que la rebaja que tuvo el interno porque queremos vender mas", anticipó el ejecutivo.

Cerca de las terminales locales -que además son importadores- también pusieron la enorme competencia como "el gran regulador del mercado", aunque no descartaron aumentos puntuales en los vehículos que hasta la actualidad estaban "topeados" en sus precios para no caer dentro del impuesto. "Puede ser que algún producto puntual suba, pero en general por la competencia que hay en el mercado va a ser difícil que lo puedan trasladar a precio", anticipó un ejecutivo que habla con todo el sector. Hasta mediados de año, según datos de la consultora Abeceb, había 157 modelos importados y siete nacionales que pagaban la alícuota del 10%. En tanto, sólo había 111 (todos importados), que abonaban la del 20 por ciento.

"Lo mismo ocurre con el dólar. Tanto los autos como las piezas están planificadas con dos o tres meses de anticipación. No creo que haya un ajuste automático. Todo dependerá del mercado, de si valida o no algún ajuste", agregó el ejecutivo.

Una empresa europea resumió lo que parece ser el consenso entre los fabricantes locales. Por el dólar, "hoy revisamos el porcentaje de precios que íbamos a mandar. Pero no va a haber una variación muy grande", anticipó una directiva del sector. Otros, incluso, esperarán que se estabilice la variación de la moneda para ver qué hacen con sus listas en pesos y dólares, según dijeron, aunque es una variable que tendrán en cuenta pero siempre mirando la competencia. "La suba del dólar no se comerá toda la baja del impuesto. Varios modelos van a bajar y en algún caso puntual habrá aumentos. En nuestro caso, en las versiones de alta gama que vienen de fuera del Mercosur", cerró.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas