Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial Rusia 2018. Croacia, el segundo rival de la Argentina: un medio campo de lujo, la envidia de Jorge Sampaoli

Sostenido en la mística de leyendas más allá del césped, es un equipo combativo y peligroso, con la clase de Modric y Rakitic como faros

Lunes 01 de enero de 2018 • 23:59
SEGUIR
LA NACION
0
Croacia se nutre de la pasión: la celebración tras ganarle el repechaje a Grecia
Croacia se nutre de la pasión: la celebración tras ganarle el repechaje a Grecia.

Zvonimir Boban corría, jugaba y pensaba. No se quedaba quieto al ver la vida pasar: era un combatiente ideológico, una suerte de colérico patriota. El 13 de mayo de 1990, un frustrado partido de fútbol lo graficó de cuerpo entero: envuelto en rabia, lanzó una patada sobre un policía que castigaba a un fanático croata. Dinamo Zagreb y Estrella Roja de Belgrado no sólo no pudieron jugar: fue el principio del fin -futbolero, en este caso-, de Yugoslavia, un país tapizado por el crisol de maquetas, ya dispuesto a desangrarse y dividirse. Lo había atado, con ingeniería comunista, el Mariscal Tito; pero desde su muerte, el 4 de mayo de 1980, la nación se fue desplomando con el odio en la repisa principal. Yugoslavia era -según profetas- un estado de siete fronteras, seis repúblicas, cinco nacionalidades, cuatro idiomas, tres religiones y dos vocabularios. Ni el fútbol -que todo lo puede- supo unirlo.

Ese golpe de Boban, un fuera de serie de Milan durante los 90, fue la apertura de lo inevitable: sangre, dolor y destrucción entre hermanos. Todos los países que se desprendieron de la vieja Yugoslavia conservan un concepto que excede los límites: la devoción por el deporte.

Es un país apasionado, Croacia. Lleva grandes estrellas en sus entrañas. Davor Suker, Goran Ivanisevic, Drazen Petrovic, Toni Kukoc. Ivan Ljubicic, Marin Cilic, Robert Prosinecki. Emblemas de variados deportes, entre los que se destacan el básquetbol y el tenis. También handball, waterpolo y esquí. Y, sobre todo, el fútbol, hoy con figuras de excelencia, como Luka Modric, Ivan Rakitic e Ivan Perisic, estrellas de Real Madrid, Barcelona e Inter, instrumentos que suelen brillar en Europa.

La Argentina debe tener mucho cuidado: Croacia transpira con la pasión sanguínea de sus ancestros y juega con la clase de sus figuras del presente. Zlatko Dalic, el entrenador, se presentó cuando el seleccionado estaba a punto de naufragar en el Danubio. Lo rescató de la angustia, le transmitió valores nacionalistas y el impacto de la fuerza colectiva. Dalic no es croata: es bosnio. En octubre pasado, la Federación de Fútbol lo citó, para reemplazar al destituido Ante Cacic. La presión era demoledora: Croacia estaba a punto de bajar sus banderas.

La goleada de Croacia a Grecia en el repechaje

En su debut, venció a Ucrania por 2 a 0, en Kiev, en la última jornada del Grupo 1; llegó con el sudor sobre su frente al repechaje. Contra Grecia, fue un festival -un colosal 4 a 1- en Zagreb y un trámite -0 a 0- en El Pireo. "Me habría gustado evitar a las mejores selecciones. La Argentina es favorita y no tenemos nada que perder contra ellos. Pienso que mostraremos nuestro potencial", anticipó el entrenador, ratificado por Davor Suker, hoy presidente de la Federación. "A Zlatko y a la selección le vamos a asegurar las mejores condiciones en Rusia para que podamos lograr el mejor resultado posible". El conductor devolvió la gentileza: "No debemos andar con cálculos. La clasificación está a nuestro alcance, pero será difícil. A todos puedo prometer que seguiré dando lo mejor de mí para que la selección juegue al más alto nivel, conforme a la calidad de jugadores que tenemos".

Luka Modric, el cerebro del equipo
Luka Modric, el cerebro del equipo.

El mejor puesto histórico es el tercer puesto en Francia 1998. Tal vez no aspire ahora a tanto, pero guarda en su interior una pequeña dosis de soberbia: tiene una zona media de salón, imprescindible motor en el fútbol de hoy, una locomotora a velocidad crucero. Bajo el dibujo -tan elástico como engañador- de 4-2-3-1, Croacia se nutre de la jerarquía de los volantes. Modric (32 años), el mejor de la final en el Mundial de Clubes, que otra vez logró Real Madrid, es el artista principal. Lleva la 10, el mismo número mágico que en la Casa Blanca. Lleva, también, la cinta: fino estratega, cerebral conductor, con una pequeña gran dosis de marca.

Lo siguen Rakitic (29), rueda de auxilio de Barcelona; Perisic (28), con creación y gol en Inter, Mario Mandzukic (31), un polifuncional de Juventus, suerte de motor de la formación; es el cuadrado de la experiencia. En las zonas bajas, Dejan Lovren (28), el caudillo de Liverpool, demuestra que la sangre croata se nutre de zagueros tan rústicos como temerarios.

Viejo conocido de la Argentina, Croacia es una invitación al respeto. Es un adversario peligroso. Inspirado, no suele fallar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas