0

Los desplazados por la insurgencia de Boko Haram recurren al trueque para sobrevivir

Aisha Umaru sostiene un recipiente de leche mientras Umari Usman Kaski sostiene leña en el campo de desplazados internos de Bakasi, Maiduguri, Nigeria
Aisha Umaru sostiene un recipiente de leche mientras Umari Usman Kaski sostiene leña en el campo de desplazados internos de Bakasi, Maiduguri, Nigeria Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde
El polvoriento campamento Bakasi se encuentra a las afueras de la ciudad de Maiduguri en Borno; allí se intercambian hierbas y especias para hacer sopa, maní para ayudar a una madre que amamanta a producir leche o detergente para la ropa de la familia
0
4 de enero de 2018  • 01:36

Mohammed Ali sostiene dos tomates y algunas hojas secas de vegetales
Mohammed Ali sostiene dos tomates y algunas hojas secas de vegetales Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Falmata Ahmadu, cambia su tazón de maíz por las verduras de amaranto de Musa Ali Wala
Falmata Ahmadu, cambia su tazón de maíz por las verduras de amaranto de Musa Ali Wala Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Aisha Umaru Gaye sostiene una calabaza
Aisha Umaru Gaye sostiene una calabaza Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Zainab Umar le da pasta de soja precocida a Aisha Jaule a cambio de espaguetis
Zainab Umar le da pasta de soja precocida a Aisha Jaule a cambio de espaguetis Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Famta Musa Tamaha tiene un maple con huevos
Famta Musa Tamaha tiene un maple con huevos Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Isa Zakariya Audu sostiene pedazos de leña, mientras que Kakaye Ahmadu Maikifi sostiene un plato de okra
Isa Zakariya Audu sostiene pedazos de leña, mientras que Kakaye Ahmadu Maikifi sostiene un plato de okra Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Jibril Adamu sostiene semillas de okra y maníes azucarados, listos para el intercambio
Jibril Adamu sostiene semillas de okra y maníes azucarados, listos para el intercambio Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Binta Lawal sostiene un tazón de comida de aves de corral con Aisha Buba
Binta Lawal sostiene un tazón de comida de aves de corral con Aisha Buba Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Abachi Mohammed tiene seis paquetes de fideos instantáneos
Abachi Mohammed tiene seis paquetes de fideos instantáneos Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Nasiru Buba intercambia detergente por una bandeja de maní
Nasiru Buba intercambia detergente por una bandeja de maní Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Aisha Alhajji Audu sostiene cuatro pequeñas cebollas rojas en su mano
Aisha Alhajji Audu sostiene cuatro pequeñas cebollas rojas en su mano Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Falmata Madu intercambia su plato de arroz crudo por el maíz molido de Hadisa Adamu
Falmata Madu intercambia su plato de arroz crudo por el maíz molido de Hadisa Adamu Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

Abdulwahal Abdulla sostiene un tazón de pescado seco de tilapia
Abdulwahal Abdulla sostiene un tazón de pescado seco de tilapia Fuente: Reuters - Crédito: Afolabi Sotunde

El dinero en efectivo casi no existe entre la gente del campamento de Bakasi.

En cambio, un pequeño paquete de leña puede ser intercambiado por un poco de leche. Un plato de pescado no deseado es bueno a cambio de aceite de cocina. Los maníes siempre tienen una gran demanda.

Con poco dinero para entregar en el mejor de los casos, y luchando por encontrar los bienes que necesitan, el trueque es clave para sobrevivir a las más de 21.000 personas desplazadas de Bakasi.

La insurgencia de 8 años de Boko Haram en el noreste de Nigeria ha desplazado a alrededor de 2 millones de personas, algunas en Nigeria y otras en el extranjero. Las Naciones Unidas lo consideran una de las peores crisis humanitarias del mundo.

Más de 670.000 de esas personas viven en campamentos en el noreste de Nigeria, donde es difícil encontrar dinero en efectivo, las oportunidades de trabajo son raras y la comida y ayuda que reciben a menudo no es suficiente.

"No obtenemos dinero, es por eso que hacemos esto", dijo Umaru Usman Kaski, con la esperanza de intercambiar un pequeño paquete de leña por valor de aproximadamente 50 nairas ($ 0,16 dólares) para mantener a su familia de ocho integrantes.

Mientras que muchos preferirían dinero, la distribución de efectivo en el noreste de Nigeria está plagada de riesgos.

Los informes de corrupción en los esfuerzos de alivio de la crisis humanitaria abundan. Se alega que los involucrados, como los funcionarios del gobierno, los trabajadores humanitarios y los soldados, se escapan antes de distribuir la ayuda.

Entonces, los desplazados de Nigeria están encontrando sus propias formas de equilibrar lo que reciben con sus necesidades.

Abdulwahal Abdulla, un hombre de 50 años que vive en Bakasi hace tres años, espera cambiar su cuenco con tilapias (pescado típico africano) por valor de aproximadamente 150 nairas por aceite de cocina.

Abdulla, había comprado el pescado porque los productos eran escasos y era lo único que podía comprar en ese momento, dijo.

Nasiru Buba estaba intercambiando paquetes de jabón para la ropa. Los había comprado después de trabajar como portero en la ciudad, empujando un carro cargado con las pertenencias de las personas, y quería cambiarlos por maníes.

"Mi esposa acaba de dar a luz un bebé y de su pecho no sale leche", dijo Buba.

"Necesitaba obtener maníes para que ella comiera, así que ella producirá suficiente leche materna, y yo no tengo dinero. Cuando obtuve el jabón, no lo necesitaba, pero eso lo cambié".

Fotos de Afolabi Sotunde

Texto de Reuters

Edición fotográfica de Dante Cosenza

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.