La democracia enfrenta un nuevo desafío de la violencia política

El kirchnerismo perdió una batalla, pero anunció que ese será el camino; al Estado le toca defender las instituciones

3 de enero de 2018  

Un muerto hubiera convertido en tragedia el drama de la democracia argentina representado los pasados jueves 14 y lunes 18. En dos escenarios simultáneos, la plaza y el recinto del Congreso, se teatralizaron dos maneras de entender la democracia, cuya habitual coexistencia pudo convertirse en colisión violenta.

En la plaza, grupos de manifestantes agredieron a las fuerzas de seguridad y pretendieron invadir el recinto donde deliberaban los diputados. El jueves lo defendió una Gendarmería profesional y dura, remplazada el lunes por bisoños policías urbanos, quienes pusieron el cuerpo y la cabeza a los piedrazos. Hubo contusos y heridos de ambos lados, pero faltó ese muerto con el que la facción kirchnerista hubiera logrado su propósito: levantar la sesión.

Dos cosas quedaron claras al fin de estas jornadas: el imprevisible impacto que la violencia exacerbada está provocando en la política democrática y, como telón, el renacido conflicto entre dos formas de entender esta política.

Una tensión nunca resuelta recorre la democracia. El "pueblo soberano", fuente de la legitimidad, es un ente de existencia abstracta, que puede sustantivarse de distintas maneras. Para algunos, el pueblo gobierna de manera directa en asambleas o bien se expresa de manera unívoca, aclamando a un líder que interpreta su voluntad. Para verlo en acción, les basta con una multitud numerosa y expresiva. Para otros, ninguna asamblea podrá equivaler al pueblo, la aclamación es inverosímil, y la delegación en una persona conduce a la tiranía.

Nuestra Constitución, como muchas en su tiempo, optó por otra alternativa: el régimen representativo. Estableció taxativamente que el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes. Electos por el sufragio ciudadano, encarnan transitoriamente al pueblo soberano, y deliberan de acuerdo con reglas precisas, destinadas a garantizar su libre discernimiento. Es una manera verosímil de transformar lo abstracto en concreto.

Ambos criterios coexisten desde la Revolución Francesa, cuando la Convención estaba permanentemente cuestionada por los sans culottes de la calle. Desde entonces coexisten quienes ven al pueblo en los magistrados y legisladores que lo representan, y quienes lo encuentran en las reuniones masivas, donde la gente se expresa con vehemencia, para influir sobre los representantes. Esta interacción y competencia entre la calle y el Congreso es tan intensa como apasionante. ¿Cuál de las dos es más legítima?

Aunque la Constitución es muy clara, son muchos los que creen en la primacía del "pueblo" reunido. "Esta ley se gana o se pierde en la calle", dijo el jueves la diputada V. Donda; uniendo la acción a la palabra, se sumó a los manifestantes para derribar las vallas que protegían el recinto.

La facción kirchnerista y sus aliados, decidida a bloquear la sesión, jugó en los dos escenarios. En la calle, un conjunto de violentos fogoneó los incidentes para sumar fotos que probaran la salvaje represión del "pueblo" y justificaran el levantamiento de la sesión. En la Cámara utilizaron los métodos de la calle, patoteando a los diputados justicialistas acuerdistas y hasta al presidente de la Cámara. La misma Donda, que exhibió como trofeo de combate su pierna vendada y sus muletas, recurrió a una cacerola para obstruir la discusión.

La violencia en la calle es preocupante, pero su cruce con la actividad parlamentaria es más inquietante aún. Romper la deliberación apelando a la violencia fue el método de Mussolini y Hitler, y -mucho antes- el de quienes, a fines del siglo XIX, descubrieron que esta política del grito y la camorra hería al parlamentarismo en su talón de Aquiles.

La escena de aquel jueves y aquel lunes exigió algo más que la identificación del "pueblo soberano" con una manifestación masiva. Había que aceptar que el pueblo hablaba a través del reducido grupo de violentos, organizados para provocar a las fuerzas de seguridad. ¿Resulta verosímil esta identificación? No faltan precedentes. En el siglo XIX, G. Sorel apostó a la violencia para desatar la lucha de clases. Los anarquistas -como nuestro RAM- creían en la violencia terrorista para destruir al Estado. Lenin y Trotski desarrollaron la idea de la vanguardia consciente del proletariado. El fascismo usó los grupos de choque para depurar al pueblo de indeseables.

En el mundo del peronismo no hay mucha teoría, pero sí una rica experiencia práctica, cultivada por guardaespaldas, barrabravas y otros afines. Sólo una inmensa fe en la bondad intrínseca del pueblo permite creer que este se exprese a través de semejantes voceros. Y sin embargo, un costado no menor de la opinión pública es sensible a esos argumentos.

Pero hay algo más. Nadie sabe con certeza qué hacer con la violencia en la calle. En 1983 creímos definitivamente cerrada esta experiencia. Nunca más. Sin embargo, la violencia reapareció desde 1995 y se expandió durante la crisis iniciada en 2001, que puso en cuestión la legitimidad de la representación. Ese germen de violencia parece desarrollarse hoy, impulsado por irresponsables aprendices de hechiceros.

¿Qué debe hacer un gobierno republicano frente a estos brotes violentos, que surgen entremezclados con manifestaciones legítimas? ¿Cómo debe emplear el Estado la fuerza, cuyo monopolio detenta? La respuesta no es fácil. El Proceso nos legó unas fuerzas de seguridad sumamente deterioradas, cuyo accionar es imprevisible, particularmente por la tendencia al gatillo fácil y al apaleo. Siempre se debe indagar si hubo brutalidad, pero una buena parte de la opinión la da por probada de antemano.

Por otro lado, el sano movimiento cívico de repudio a la represión militar terminó tachando de autoritarismo cualquier forma de autoridad, y de represivo cualquier uso de la fuerza publica. Es singular que no haya un sinónimo aceptado para esta palabra, irremediablemente denostativa.

El Estado no encuentra hoy una forma legítima y aceptada de ejercer la fuerza pública que no sea descalificada como represiva y dictatorial. Quizá por eso los Kirchner tercerizaron la represión, recurriendo a grupos afines, como los matones de la Unión Ferroviaria que dieron muerte a Mariano Ferreyra.

El lunes 18, la facción kirchnerista perdió una batalla, pero anunció cuál será su camino político futuro. Cuenta con los grupos de acción organizados y con un sector importante de la opinión, dispuesto a legitimar este tipo de episodios. El gobierno de Macri se ha comprometido a restablecer el orden público, como se lo demanda una buena parte de la sociedad. Está tratando de depurar y reformar a las fuerzas de seguridad, y de momento las utiliza con precaución.

Pero la mayoría de la gente, incluso quienes reclaman por el orden, presupone que todo su accionar es represivo e ilegítimo. En este caso, como en muchos otros, el Gobierno queda colocado en situación de elegir entre soluciones malas o peores. Empeñado en la normalización del país, transita por un estrecho desfiladero, aun a riesgo de despeñarse.

Historiador, Fundación Universidad de San Andrés

TEMAS EN ESTA NOTA