Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump alardeó que su botón nuclear es más grande que el de Kim y desató otra polémica

Sus críticos lo calificaron de "infantil" por comparar el tamaño del arsenal nuclear de EE.UU. con el de Pyongyang; lo hizo, además, en un momento de distensión con Seúl

Jueves 04 de enero de 2018
SEGUIR
LA NACION
0
El polémico tuit de Trump estuvo omnipresente ayer en las calles de Seúl
El polémico tuit de Trump estuvo omnipresente ayer en las calles de Seúl. Foto: AP / Ahy Young

WASHINGTON.- El estilo y la retórica tuitera de Donald Trump volvieron a agitar los temores de una guerra con Corea del Norte, luego de que el presidente, en otro controvertido mensaje que monopolizó la discusión en Estados Unidos -defendido por su tropa, catalogado de "infantil" por sus críticos-, afirmó que su "botón nuclear" era "mucho más grande y poderoso" que el de Kim Jong-un.

La nueva amenaza presidencial ocurrió luego de que Kim dijera, en su mensaje de Año Nuevo, que tenía el "botón nuclear" listo sobre su escritorio, un nuevo desafío a Occidente al cual Trump respondió por Twitter.

"El líder norcoreano Kim Jong-un acaba de decir que el «botón nuclear está en su escritorio todo el tiempo». ¿Algún miembro de su régimen agotado y hambriento de alimentos le informará que yo también tengo un botón nuclear?, pero es mucho más grande y más poderoso que el suyo, ¡y mi botón funciona!", retrucó el mandatario.

La frase, publicada antenoche en la cuenta personal del presidente, desató una vertiginosa conversación que monopolizó la agenda mediática. Paradójicamente, el nuevo contrapunto ocurrió justo cuando el régimen de Kim brindó las primeras señales de distensión diplomáticas en años, al restablecer un canal de comunicación directo con Corea del Sur en la frontera, proponer negociaciones directas e incluso abrir la posibilidad a participar en los Juegos Olímpicos de Invierno (ver aparte).

Las tensiones en la península coreana arreciaron el último año con el avance armamentista de Pyongyang, visto por el mundo entero en la seguidilla de pruebas de misiles. La Casa Blanca, más allá de las amenazas de Trump en Twitter, discursos o declaraciones a periodistas, ha buscado una solución diplomática, al elevar al máximo la presión internacional sobre Kim con una batería de sanciones desde Washington y las Naciones Unidas para atenazar al régimen norcoreano y forzarlo a una negociación para congelar su programa nuclear.

Hasta su reciente señal a Corea del Sur, Kim parecía decidido a abrazar el aislamiento.

Grieta

El principio de acercamiento entre las dos Coreas quedó eclipsado, aquí, por el mensaje de Trump, en un día de furia tuitera que volvió a generar cuestionamientos de sus críticos, que lo tildaron de "juvenil" o "infantil", y elogios de sus más fervientes seguidores, otro reflejo de la grieta que domina la lectura sobre cada decisión presidencial.

"Este es un presidente que no va a acobardarse", lo defendió la vocera presidencial, Sarah Sanders, ayer por la tarde, en su tradicional encuentro con la prensa. "Este es un presidente comprometido a proteger a los norteamericanos y a la gente de este país", insistió. Varias de las preguntas estuvieron abocadas a la nueva amenaza, y un periodista incluso llegó a preguntarle si los norteamericanos debían estar preocupados por la salud mental de Trump.

"La gente de este país debería estar preocupada de la capacidad mental del líder de Corea del Norte", replicó Sanders.

Otros defensores del mandatario vieron en su mensaje simplemente una declaración obvia: Estados Unidos tiene un arsenal nuclear mucho más amplio, poderoso y efectivo que el de Corea del Norte, si bien no existe un "botón nuclear" (sí existe un "balón nuclear", tal como se llama al portafolio que carga un militar con las instrucciones para lanzar un ataque).

"Una simple verdad", dijo Sean Hannity, periodista de la cadena Fox, y uno de los principales defensores de la agenda presidencial, sobre el mensaje presidencial.

El mensaje de Trump causó alarma y dejó azorados a sus críticos, acostumbrados a redefinir casi a diario los límites de la retórica y el protocolo presidencial. Jim Himes, congresista demócrata, lo tildó de "infantil". Eliot Cohen, ex asesor del Departamento de Estado durante la presidencia de George W. Bush, dijo que hablaba como "un petulante de 10 años".

"Es perturbador que el presidente de Estados Unidos haya decidido participar en un intercambio juvenil en Twitter con el dictador de Corea del Norte sobre armas nucleares", dijo a LA NACION Daryl Kimball, director Ejecutivo de la Asociación Control de Armas. "Es un asunto muy serio, tenemos altas tensiones en la península, hay esfuerzos para entablar un diálogo para reducir las tensiones y este tipo de comentarios desordenados e imprudentes sólo aumentan las tensiones", agregó.

Kimball recordó que Trump tiene un "enorme poder" sobre millones de personas, ya que puede lanzar un ataque nuclear en 10 minutos. "Hay muy poco que se puede hacer para detener esa orden", indicó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas