Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"La depilación es mi calvario": de la cera en casa a la luz pulsada en primera persona

.
.. Foto: shutterstock
Sábado 06 de enero de 2018
0

Si alguien me describe físicamente seguramente lo primero que dirá es que soy rubia, de ojos marrones, un poco petisa. En cambio, si soy yo la que tengo que decir algo característico de mi aspecto no duraría en afirmar que soy muy peluda. Si el resto del mundo no lo lo ve como yo, es porque destino mucho de mi tiempo a que no se note. Porque además de peluda, soy fóbica a los pelos.

Durante años fui la típica clienta fiel de una misma depiladora, la que antes de irse ya agendaba el próximo turno, la que se llevaba un poquito de esa cera por si acaso fuera imprescindible hacer repaso en alguna zona.

Para zonas delicadas, como la cara o la panza, solía usar agua oxigenada y teñir de rubio esa pelusa que para muchos resultaba imperceptible y para mí, un bosque tupido de sombras indeseadas.

Hace algunos años decidí comprar mi propia fundidora de cera con filtro. Casi como un ritual, una vez por semana, la sacaba del placard y me depilaba las axilas, las piernas, el bozo. Con los años me convertí en una verdadera experta, incluso en las partes más difíciles. Con algo de técnica y bastante práctica se alcanza una gran pericia, el secreto es tirar rápido, no vacilar y jamás sentir autocompasión.

Así fue hasta que decidí ponerle fin al padecimiento. Averigüé todo sobre la depilación definitiva y me embarqué en las promesas de la luz pulsada con mucha ilusión. Como el tratamiento es largo y bastante caro, busco continuamente promociones en Internet y compro algunas sesiones, aunque después tenga que manejar una hora para llegar al lugar. Pero eso no es lo que más me molesta. Lo peor es que te obligan a afeitarte antes de ir. Algo que nunca hice porque después, cuando empiezan a crecer, pica. Pica mucho y rascarse, es bastante incómodo y muy poco elegante, claro.

Intuyo que lo de "definitiva" puede ser una exageración marketinera, pero tengo fe que en algún momento mi lucha contra los pelos terminará o que con los años simplemente dejarán de crecer tanto. Por ahora, confieso, sigo envidiando a todas las mujeres lampiñas y a las relajadas que solo se preocupan por depilarse cuando empieza el verano.

Si querés compartir tu historia, podés mandarla a: lnmodaybelleza@lanacion.com.ar y será revelada por M&B bajo el más estricto anonimato

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas