0

El caso de Marcelo Balcedo: una patota sindical al servicio de la "obra social fantasma"

Balcedo fue detenido ayer en Uruguay
Balcedo fue detenido ayer en Uruguay Crédito: Ministerio del Interior de Uruguay
El gremialista ordenó aprietes en Santa Fe para quitarle afiliados a otros gremios
Germán de los Santos
0
5 de enero de 2018  • 19:23

El titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme), Marcelo Balcedo, y su lugarteniente Mauricio Yebra incursionaron en Santa Fe durante setiembre de 2013 con un intento de ocupar de forma violenta la sede santafesina del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop). Para cumplir ese objetivo usaron una patota que viajó hacia esa ciudad desde La Plata.

Ese mecanismo y esa estrategia basada en la violencia se repitió tres meses después en un piquete que montaron dirigentes de Soeme en la sede de la Universidad Católica Argentina de Santa Fe, donde impidieron que se realizaran los actos de graduación de alumnos. Presionaban para que los afiliados a la Asociación Personal Universidad Católica (Apuc) pasaran a Soeme.

Pedro Bayugar, secretario gremial de Sadop a nivel nacional, recordó que la intención de Balcedo era presionar a los docentes privados para que afiliaran a la Obra Social para los Trabajadores de la Educación Privada (Ostep), que manejaba el dirigente platense detenido en Uruguay junto a su mujer Paola Fiege.

Bayugar señaló a la nacion que en ese momento la obra social de Soeme "comenzó a cobrar un fondo solidario obligatorio que descontaba a los afiliados el 4,5 por ciento del sueldo sin ninguna contraprestación". Esto lo autorizó, según el dirigente de Sadop, el Consejo de Educación Católica de Santa Fe, tras fuertes presiones de Balcedo.

Yebra se entregó hoy en La Plata
Yebra se entregó hoy en La Plata

"Tenían una obra social fantasma y además fundida", apuntó el dirigente, y reveló que "Ostep no tenía ni un solo prestador en Santa Fe, por lo que el descuento iba a parar a su propio bolsillo", sostuvo.

En Sadop calcularon que ese descuento equivalía a unos 600.000 pesos mensuales. Martín Lucero, secretario general de Sadop en Rosario, dijo que Balcedo tercerizó en un estudio jurídico los reclamos judiciales contra los colegios que no ejecutaban los descuentos del fondo solidario.

"Muchas escuelas decidieron pagar al gremio el fondo solidario y no descontárselo a los docentes", apuntó Lucero, quien reconoció que "Balcedo realizaba este tipo de maniobras bajo coacción en distintas provincias".

Balcedo protagonizó un incidente similar en la Universidad Católica Argentina de Santa Fe donde existe el gremio de la Apuc, que agrupa a los no docentes de esa institución. Ese año de presunta expansión de Soeme, Balcedo desembarcó con su patota en la UCA y en noviembre de 2013 se tuvieron que suspender los actos de graduación, debido a un piquete en la puerta de dirigentes de Soeme. Pretendían que los afiliados a Apuc pasaran al gremio capitaneado por Balcedo.

La lujosa chacra en la que detuvieron al gremialista Marcelo Balcedo, vista desde un drone

0:57
Video

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.