Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con Trump, la política de riesgo controlado es la nueva normalidad

Domingo 07 de enero de 2018
The Washington Post
0

WASHINGTON.- Hacia finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando por primera vez Estados Unidos usó armas nucleares contra un enemigo, al principio la opinión pública norteamericana estaba mayoritariamente a favor de su uso. Eso cambió cuando las consecuencias -unas 225.000 personas que murieron en cuestión de segundos en Hiroshima y Nagasaki- quedaron a la vista.

Ese sentimiento se mantuvo durante décadas, y solo parecía profundizarse con el paso del tiempo... hasta hace poco.

En su tributo al pueblo de Hiroshima, en mayo de 2016, el entonces presidente Barack Obama instó a la comunidad internacional a "elegir un futuro en el que Hiroshima y Nagasaki no sean consideradas como el nacimiento de la guerra atómica, sino como el principio de nuestro propio despertar moral".

Por entonces, nadie predecía la victoria de Donald Trump. Durante su primer año en el cargo, el republicano cambió drásticamente el tono cauto y consciente del peso de la historia para hablar de armas nucleares.

El martes pasado, Trump redobló su guerra discursiva con el líder norcoreano, Kim Jong-un. En respuesta a la chicana de Año Nuevo lanzada por el dictador sobre el botón nuclear que tenía siempre a mano sobre su escritorio, Trump retrucó que su "botón nuclear" era "mucho más grande y más poderoso". A continuación, amenazó al afirmar que el arsenal norteamericano "sí funciona".

La respuesta de Trump es apenas la más reciente de esas salvas retóricas -hace unos meses, amenazó a Corea del Norte con desatar "el fuego y la furia"-, y sus palabras hicieron preguntarse a los analistas si Trump es consciente de los catastróficos efectos que tendría apretar cualquiera de esos dos botones.

Los observadores de Estados Unidos y otros países criticaron sus palabras y las calificaron de "infantiles" y desafortunadas.

"Trump juega con ese tema de manera tan irresponsable y temeraria como si se tratara de un videojuego", tuiteó Aaron David Miller, miembro del Centro Internacional Académico Woodrow Wilson y asesor de varios exsecretarios de Estado. "Siento que me explota la cabeza", añadió.

"Trump parece obtener una especie de placer malsano en recordarle al mundo que puede borrarlo de un plumazo", dice Matt Korda, investigador del King's College de Londres y experto en armas nucleares. "Por lo menos, su comportamiento errático reavivó una discusión largamente postergada sobre la sensatez de concentrar el poder de lanzar armas nucleares en manos de un solo individuo".

Lo preocupante es que Trump tal vez esté dispuesto a trastocar un consenso que lleva décadas y que probablemente impidió que otros líderes del mundo recurrieran a las armas nucleares. Algunos investigadores dicen que la noción disuasiva que sostiene ese consenso es que las repercusiones de una guerra nuclear serían tan catastróficas -algunos escenarios predicen un "invierno nuclear" que barrería del mapa a la mayor parte de la especie humana-, que ningún líder querría desatar dicho conflicto.

Por eso es que varios países se comprometieron a no usar armas nucleares en primer lugar.

Para algunos, los comentarios de Trump sobre el "fuego y la furia" hechos en agosto indican que el presidente estaría dispuesto a realizar un ataque nuclear preventivo contra Pyongyang, por más que luego haya suavizado su postura por la insistencia de sus asesores.

Otra teoría de por qué el uso de armas nucleares quedó en el ostracismo por décadas enmarca esa decisión en un "tabú moral". En su libro The Nuclear Taboo (El tabú nuclear), la investigadora Nina Tannenwald dice que los líderes de Estados Unidos se abstuvieron del uso de estas armas por una restricción moral. En base a un análisis histórico, Tannenwald señala que "la poderosa revulsión asociada a las armas nucleares cumplió el papel de inhibir su uso".

Comparemos eso con el apodo de "hombre cohete" que Trump le puso a Kim, o con su proclama de agosto, cuando escribió que su primera orden como presidente fue "renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear, que hoy es más fuerte y más poderoso que nunca antes".

El almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto durante el gobierno de Obama, advirtió que Estados Unidos está "más cerca que nunca de una guerra nuclear con Corea del Norte". Y Trump no es el único culpable de que así sea, ya que las pruebas misilísticas de los norcoreanos solo suman presión.

Sin embargo, hay que reconocer que, a pesar de la feroz indignación que causaron en las redes sociales las palabras de Trump del martes pasado, el apoyo que concitan sus amenazas en la opinión pública es mucho más extenso de lo que los impulsores del desarme querrían constatar.

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas