0

Desde lo más alto: la mejor platea para disfrutar el Rally Dakar

Los vuelos en helicóptero permiten admirar los paisajes y la velocidad de los vehículos desde 350 metros de altura; hay 8 aeronaves
Fernando Vergara
0
7 de enero de 2018  

A sol y sombra: el Mini de Nani Roma seguido por uno de los helicópteros llegados de Chile
A sol y sombra: el Mini de Nani Roma seguido por uno de los helicópteros llegados de Chile Fuente: Reuters

PISCO, Perú.– El motor del helicóptero es apenas un ronroneo cuando los auriculares, como filtros, permiten concentrarse en el deleite visual. Abajo, a 350 metros de altura, la inmensidad del desierto peruano. Una postal inigualable del Rally Dakar , en un mar de dunas que despierta tanto fascinación como dolores de cabeza entre los participantes de la competencia motriz más exigente del mundo.

“¿Están listos? ¡A disfrutar desde arriba del primer día de competencia!”. El chileno Hans Eberl es uno de los ocho pilotos que están prestos antes de las 5 de la mañana para despegar apenas asoman los primeros rayos de sol. En su tercer Dakar es uno de los encargados de trasladar a distintos grupos de periodistas para que vivan la competencia desde una altura que permite admirar el paisaje y la velocidad de los vehículos.

“Es el país que más se parece a África”, asevera Stéphane Peterhansel . Su afirmación no da lugar a dudas, pues la arena peruana provoca cierta remembranza del origen de esta competencia. El recorrido a bordo de un helicóptero resulta fascinante. Abajo, a toda máquina, pasan el francés Cyril Despres y el mendocino Orly Terranova en medio de la euforia del público. Los pilotos, conocedores del terreno, señalan cada uno de los puntos convenientes para ver la carrera de forma perfecta. En la aeronave el calor (35 grados) sofoca aun más. “Y yo estoy adentro todo el día”, dice Eberl.

El primer helicóptero –todos llegaron desde Chile en despegar es el Delta, destinado generalmente a la dirección de la competencia y eventualmente a periodistas para que disfruten una parte de la etapa. Los vuelos más tempraneros tienen como prioridad la revisión de los trazados. Ayer, por ejemplo, debieron apartar de las dunas a más de 40 autos particulares. “Es peligroso. Si viene una moto a toda velocidad y no los ve, los choca”, cuentan los pilotos de las aeronaves.

“Lo disfruto tanto como los competidores, porque también recorremos la carrera de punta a punta. Para nosotros el Dakar comienza antes de Año Nuevo”, dice otro chileno, Eric Hermann, que tiene 45 años y es piloto desde los 19. Por día, ellos cuentan más de cuatro horas de vuelo pero la jornada de trabajo se extiende más de 12 horas, de sol a sol. Los helicópteros llevan diferentes nombres: “Golf”; “TVE”, para los camarógrafos de televisión, y “Mike” (en el Dakar figuran el 1, 2 y 3), los encargadas de trasladar a los equipos médicos.

Cae el sol en Pisco. Es tiempo de reposo para los ocho helicópteros que descansan en el campamento y sus conductores. Ellos también viven su propio Dakar.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.