0

Tu cara me suena

Víctor Hugo Ghitta
0
8 de enero de 2018  

A estas alturas, quizá todos nosotros podríamos tener nuestra propia biopic: la película de nuestras vidas estaría hecha de fragmentos de videos caseros en los que aparecemos por azar en un segundo o tercer plano; lo mismo podría suceder con las fotografías: solo Dios sabe en cuántas imágenes capturadas por otras personas en el espacio público aparecemos. En esas secuencias está parte de nuestra involuntaria biografía visual.

No hay remedio: los avances en la tecnología de reconocimiento facial, derivada de la inteligencia artificial, están haciendo estragos y cumpliendo con la ominosa distopía imaginada por Orwell en 1984. El diario El País acaba de dedicarle una gran producción al tema. En ese informe se lee que China ya tiene 1000 millones de fotos de caras de sus habitantes; Kentucky Fried Chicken, casa de comidas en Hangzhou, invita a sus comensales - app mediante- a pagar con su rostro pegado al celular: Smile to Pay; Apple logró que el iPhone X se desbloquee tan solo mirando a cámara. Desde luego, es una excelente noticia para expertos en seguridad: conocerán la identidad de terroristas y delincuentes con apenas una imagen de sus caras. El resto de los mortales deberá resignarse al inexorable fin de la privacidad.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.