0

Wall Street y el Merval empezaron el año con fuertes subas

El Merval y el Dow Jones, con buena rentabilidad
El Merval y el Dow Jones, con buena rentabilidad Fuente: Archivo
Sabrina Corujo
0
8 de enero de 2018  • 11:51

Los inversores volverán a tener un verano intenso. Lo anticipó la última quincena de diciembre, y se terminó de confirmar la primera semana del año. En esta coyuntura es que inversores despabilados serán, en principio, los que harán la diferencia en sus carteras.

En otras palabras, pagará mejor una administración activa que una pasiva de las posiciones, lo que obligará a quizás no perder de vista el mercado durante las vacaciones, al igual que durante el año. En este contexto el arbitraje de posiciones entre pesos y dólares -en lo local- formará parte seguro de cualquier estrategia.

El balance inicial del 2018 se podría calificar de excelente. Bastaría con mirar los máximos que marcó Wall Street, con subas en sólo cuatro ruedas de hasta 3%, que además se combinaron con ganancias similares en Europa y Asia. El rally alcista se mantiene apoyado sobre una economía saludable y expectativas de ganancias corporativas, en combinación a la liquidez que sigue dando vueltas (y se convalida en el ajuste gradualista de las políticas monetarias).

Esto no evita, no obstante, que abunden análisis de hasta cuándo las subas podrían seguir y de que podría finalmente terminar disparando una corrección. Tengamos en cuenta acá, que los principales bancos estiman subas no mayores al 5/6% para los principales índices americanos en el año, contra el 20-25% promedio del 2017.

El escenario local

Pero lo que nos importa más es que esta discusión no es exclusividad externa, sino que la podemos trasladar a lo local. En particular, en el corto plazo, y luego del ritmo de suba de las acciones en las últimas semanas. Para ponernos en contexto: el Merval acumuló un alza en la semana cerca de 7% (duplicando prácticamente la suba promedio de otras bolsas de la región), extendiendo desde diciembre la ganancia a casi el 20%, y marcando sucesivamente en este marco nuevos máximos.

El buen dato en este punto es el volumen operado -se ubicó arriba de los $ 810 millones en promedio en las últimas ruedas, contra uno de $ 600-630 millones entre septiembre y noviembre-. Mientras que las señales que nos lleva a profundizar la cautela de corto apuntan a la mayor selectividad observada en suma a la concentración creciente de los negocios, y la presión intradiaria a una corrección reciente que sería hasta sana.

El dólar cotiza en la rueda de hoy a $19,30 para la venta
El dólar cotiza en la rueda de hoy a $19,30 para la venta Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock

La estrategia es mantenerse acompañando así la tendencia fijando stop loss progresivamente al alza para proteger ganancias acumuladas en posiciones de trading, o incluso tomar parcialmente ganancias en parte de la cartera. Para nuevas posiciones, en tanto, esperar alguna toma de ganancias -aunque entendiendo que el piso igual no estará muy abajo-.

Dentro igualmente de un escenario en el que de mediano plazo consideramos que el riesgo argentino sigue siendo una buena opción, y que nos mantenemos moviéndonos dentro de un ciclo alcista. Seguimos viendo atractivo en los activos locales sea por una probable expansión de múltiplos en acciones (impulsado por varios factores), una esperada mayor aún comprensión del riesgo argentino (aún estamos más de 150 puntos arriba de Brasil), y la recuperación económica que debería ir cobrando sostenibilidad si el Gobierno avanza en las reformas necesarias.

Mismos drivers, lógicamente, que fundamentan la posición en bonos. Los retornos proyectados en dólares se ubican en promedio entre 5-10% para el año, aún cuando el comienzo no fue tan auspicioso como en las acciones. Estos mostraron cierta mayor debilidad en la primera semana, que se puede refugiar, en un escenario de cierta volatilidad en la tasa americana y una curva que se reacomoda a la nueva oferta del Gobierno -tres nuevos bonos al 2023, 2028 y 2038 se sumaron-.

La agenda financiera incluso seguirá esta semana con la emisión de Letes del Tesoro. En dólares, puntualmente, la demanda volverá a estar asegurada. En especial, en el contexto de volatilidad alta en el que opera el mercado de cambios, y en donde la suba del billete se justifica por una mayor dolarización de las posiciones en un marco de algunos ruidos internos, estacionalidad, e incertidumbre sobre el camino de la política monetaria.

Sin embargo, insistimos que los máximos marcados a fines de diciembre deberían ser un techo, al menos, para las próximas semanas. Parte de esta visión, igual, podrá confirmarse o no este martes cuando se conozca cuál es la posición del BCRA luego del cambio en las metas. Se descarta un recorte en la tasa de referencia (incluso así lo anticipa el mercado secundario de letras), pero la magnitud del mismo será la clave para el comportamiento de corto del dólar, como de las expectativas de inflación y claro está, las tasas.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.